Todos contra todos, Harold y Mileidy Paredes

0
25
/ Freepik

En DIOS siempre hay solución, la esperanza está viva cuando confiamos en Él; el diablo hurta el amor, mata la comunicación y destruye a la familia; pero Jesucristo da vida, y una vida superabundante

/ Freepik

Mientras leíamos titulares nos encontramos uno que textualmente decía: “Un hombre decapita a su padre en Asturias y lanza la cabeza contra un coche. El presunto autor, de 46 años, se abalanzó posteriormente contra varios turistas con el hacha en la mano”. La nota de prensa describía que todo ocurrió en la casa del padre. La noche de ese lunes, los habitantes y agentes de la ciudad quedaron atónitos por el mencionado hecho. “Según el relato de testigos y de efectivos de la Guardia Civil, llevó la cabeza de su progenitor hasta una glorieta situada a escasos 100 metros de la casa y, tras darle patadas como si fuera un balón, la dejó junto a un quitamiedos de la carretera”. (Vía: El País de España).
Meditando en este suceso, nos acordamos de Mateo 10:21; donde se nos advierte sobre eventos que se vivirán como cosa normal, el verso dice: “Un hermano traicionará a muerte a su hermano, un padre traicionará a su propio hijo, los hijos se rebelarán contra sus padres y harán que los maten” (NTV). Las traiciones y rebeliones de unos y otros se ven como algo común en nuestro presente, indefectiblemente sufrirán todos aquellos que sin DIOS quieren vivir a su manera, pero por qué padecerán; sencillamente porque sin la guía del Espíritu Santo el mundo va desorientado y a un profundo abismo.
El ser humano de hoy quiere soluciones instantáneas, y que constantemente cumplan sus malos deseos. Por cierto, algunos consideran que, quitarle la vida a otro es una ejemplarizante salida para un problema, ya no importa qué grado de parentesco se haya tenido; es una guerra sin cuartel de todos contra todos, y los demonios que provocan estas escenas nauseabundas están riendo a carcajadas. Indudablemente, matar no es la fórmula; sino el principio de mayores desgracias.
Días atrás, en el Prat de Llobregat (Barcelona) un padre se quitó la vida; no sin antes asesinar a su esposa y a sus dos hijas de ocho años. Este hombre cometió un feminicidio, después de consumarlo se lanzó a las vías del tren. Por esto decimos que, pensar en el homicidio o agresión al prójimo no es la solución; además, jamás traerá la supuesta paz que se busca. Lo inmediato, buscar ayuda espiritual; consideramos que la primera ayuda a intervenir tiene que ser de ungidos de DIOS, hombre y mujeres preparados para echar fuera demonios, esto es lo que debe hacer una persona cuando es atacada por estos pensamientos satánicos.
La Iglesia tiene el poder y la autoridad para vencer a los enemigos de la familia; sin embargo, ¿está la Iglesia vigilante o entretenida? Es oportuno destacar que la Iglesia plena de DIOS, sí está preparada para ayudar y liberar a los cautivos por Satanás. Este mensaje es para ti, no vayas por el mundo declarando maldiciones o escuchando lo que dicten las tinieblas. El apóstol Pablo dijo: “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús” (Filipenses 4.6-7, NTV).
En DIOS siempre hay solución, la esperanza está viva cuando confiamos en Él; el diablo hurta el amor, mata la comunicación y destruye a la familia; pero Jesucristo da vida, y una vida superabundante; tu vida vale mucho, no la tires a la basura. Detente, piensa por un momento, respira, y permítele al Espíritu Santo que te lleve a toda verdad, y te haga saber lo que ha de venir; te aseguramos que, con Él ganarás, y los tuyos estarán protegidos por el PADRE ETERNO.

Harold y Mileidy Paredes
Pastores
haroldwjparedes@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí