Grupos yihadistas propagan la violencia en África subsahariana

0
2
El impacto de esta violencia es devastador, con más de 36 millones de desplazados internos en todo el continente

Aunque la violencia afecta a otros, los cristianos suelen ser blanco de ataques debido a su fe

(Gospel Prime).-

La tasa de violencia en el África subsahariana ha alcanzado niveles récord, impulsada por la creciente presencia de grupos yihadistas en varios países. Grupos como Boko Haram, el Estado Islámico de la Provincia de África Occidental (ISWAP), las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) y Al-Shabaab difunden una versión radical del islam a través de la violencia. Además de estos, los extremistas fulani, los “bandidos” y las bandas criminales armadas también contribuyen significativamente a la actual ola de violencia.
El impacto de esta violencia es devastador, con más de 36 millones de desplazados internos en todo el continente. Las diez crisis de desplazamiento más desatendidas del mundo se encuentran en África, lo que pone de relieve la magnitud del problema y la insuficiencia de la respuesta global.
Según el Índice Global de Terrorismo 2.023, los grupos terroristas más letales en 2.022 fueron el Estado Islámico y sus afi-liados, Al-Shabaab, el Ejército de Liberación de Baluchistán (BLA) y Jama’at Nasr al-Islam wal Muslimin (JNIM). Excepto el BLA, todos están activos en el África subsahariana. El estado islámico, a su vez, tiene alianzas en todo el continente, lo que hace extremadamente difícil la supervivencia.
Durante el período de la encuesta de la Lista de Vigilancia Mundial (LMP) 2024 (del 1 de octubre de 2.022 al 30 de septiembre de 2.023), en África subsahariana:
La tasa de violencia en el África subsahariana ha alcanzado niveles récord, impulsada por la creciente presencia de grupos yihadistas en varios países. Grupos como Boko Haram, el Estado Islámico de la Provincia de África Occidental (ISWAP), las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) y Al-Shabaab difunden una versión radical del Islam a través de la violencia. Además de estos, los extremistas fulani, los “bandidos” y las bandas criminales armadas también contribuyen significativamente a la actual ola de violencia.
El impacto de esta violencia es devastador, con más de 36 millones de desplazados internos en todo el continente. Las diez crisis de desplazamiento más desatendidas del mundo se encuentran en África, lo que pone de relieve la magnitud del problema y la insuficiencia de la respuesta global.
Según el Índice Global de Terrorismo 2023, los grupos terroristas más letales en 2.022 fueron el Estado Islámico y sus afiliados, Al-Shabaab, el Ejército de Liberación de Baluchistán (BLA) y Jama’at Nasr al-Islam wal Muslimin (JNIM). Excepto el BLA, todos están activos en el África subsahariana. El Estado Islámico, a su vez, tiene alianzas en todo el continente, lo que hace extremadamente difícil la supervivencia.
Durante el período de la encuesta de la Lista de Vigilancia Mundial (LMP) 2024 (del 1 de octubre de 2.022 al 30 de septiembre de 2.023), en África subsahariana:
– 1.815 cristianos fueron violados sexualmente o sometidos a matrimonios forzados;
– 3.623 cristianos fueron secuestrados, 3.300 de ellos sólo en Nigeria;
– 4.602 cristianos fueron asesinados, lo que representa el 92 % del total mundial (nueve de cada diez muertes ocurrieron en Nigeria);
– 12.880 casas o propiedades cristianas fueron atacadas;
– 17.498 cristianos fueron abusados física o psicológicamente;
– 112.700 personas quedaron desplazadas en la región.
En los países de mayoría musulmana, los cristianos enfrentan presión y violencia por parte de familias, comunidades y autoridades gubernamentales cuando abandonan su fe ancestral para seguir a Jesús. En algunas sociedades, los cristianos son respetados siempre que no compartan su fe con musulmanes o seguidores del animismo. Sin embargo, muchos viven como ciudadanos de segunda clase, marginados y sin derechos básicos, como informa Puertas Abiertas.
Aunque la violencia afecta a otros, los cristianos suelen ser blanco de ataques debido a su fe. Grupos como Boko Haram, ISWAP y Al-Shabaab expresan explícitamente odio hacia los cristianos, con graves consecuencias para la Iglesia. Incluso los grupos que no declaran explícitamente su deseo de eliminar la presencia cristiana convierten a los seguidores de Jesús en objetivos desproporcionados.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí