Home / Opinion / ¿Cristianos con ataduras espirituales? Fernando Regnault

¿Cristianos con ataduras espirituales? Fernando Regnault

Cuando nos descuidamos espiritualmente, decimos y hacemos cosas que abren puertas espirituales, entonces el enemigo toma control de áreas de nuestra vida, robándonos autoridad y poder

/ Freepik

“Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres” (Mateo 16:23).
Hay quienes piensan que, por ser cristianos, el diablo no puede tocarlos hagan lo que hagan, pero no funciona así el mundo espiritual. En nuestro texto inicial, encontramos al mismísimo diablo usando a Pedro para tentar a Jesús. Así que, si Pedro que andaba al lado de Jesús fue usado por el maligno de esta manera, claro que cualquiera que se llame cristiano también lo puede ser.
Sabemos que el maligno tentó a Jesús en todo, buscando un punto débil, pero no encontró ninguno. Lo que el diablo buscaba era anular el ministerio de Jesús, si le hubiera hecho pecar, hubiera fracasado el ministerio de Jesús. Pero Jesús, aunque estaba en un cuerpo sujeto a pasiones, como el de cualquier otro ser humano, permaneció Santo y perfecto en santidad.
¡Claro que hay ataduras espirituales en los cristianos! Cuando nos descuidamos espiritualmente, decimos y hacemos cosas que abren puertas espirituales, entonces el enemigo toma control de áreas de nuestra vida, robándonos autoridad y poder. Pablo llama a esto “dar lugar al diablo”; dice: “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo” (Efesios 4:26-27).  Esto es, como que hagamos un espacio en nuestra vida, para que el diablo lo use.
Por ejemplo, quienes han descuidado la oración, y oran por compromiso un momento para comer y un instante para acostarse. Se encontrarán que cuando necesitan orar de verdad, no pueden hacerlo como antes, sienten su oración vacía, como si estuvieran hablando solos. Su mente no puede concentrarla en la oración, sino que su boca dice una cosa, mientras su mente divaga por todas partes. Por descuido, el enemigo los ha atado en esa parte de su vida espiritual, tendrán que ayunar y batallar en oración para recuperar el espacio perdido.
¡Dios te bendiga!!!

Fernando Regnault
Maestro de la Palabra
www.abcdelabiblia.com

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *