Home / Destacadas / Discipulado más profundo transforma vidas en Indonesia

Discipulado más profundo transforma vidas en Indonesia

/ Freepik

(Christian Aid).-

YAKARTA.- Desde que puso su fe en Cristo, Dimas Sinurat (nombre cambiado por motivos de seguridad) ha dejado su hábito de drogas y el robo que lo sustentó, pero su esposa e hijos aún no han regresado con él.
Su familia todavía no confía en Sinurat, que tiene más de 40 años. Solía robar y también atacaba a la gente por su dinero. Su esposa e hijos lo dejaron porque no podían soportar su forma de vida, dijo el líder de un ministerio nativo.
“Había dejado de atracar cuando tenía más de 30 años porque implicaba un alto riesgo de morir en acción”, dijo el líder del ministerio. “Sin embargo, continuó robando y abusando de las drogas hasta finales del año pasado, cuando conoció a nuestro plantador de iglesias”.
Para cuando Sinurat aceptó a Cristo, los trabajadores del ministerio nativo habían descubierto que las formas convencionales de discipular a los nuevos cristianos eran poco prácticas y en gran medida ineficaces; los aldeanos solían trabajar tantas horas para sobrevivir que rara vez tenían tiempo o energía para reunirse para estudiar la Biblia y orar.
“El creyente promedio trabaja largas e irregulares horas para mantener a su familia, y hace que sea difícil para nuestros trabajadores programar reuniones para el discipulado”, dijo el líder.
En las ocasiones en que era posible programar horarios para el discipulado, con demasiada frecuencia los aldeanos, muchos sin teléfono, no aparecían. Los trabajadores concluyeron que necesitaban encontrar maneras de conocerlos mejor y crear un espacio para que los nuevos cristianos hicieran preguntas.
Los misioneros locales se volvieron más activos en la vida diaria de los nuevos discípulos, ya sea que eso significara ayudarlos a trabajar en sus campos o clasificar la basura.
Un nuevo discípulo, un hombre de 57 años recién divorciado, abandonó su hábito de frecuentar prostitutas.
“Después de llegar a la fe en Jesús, dijo que ya no quería ir a las prostitutas”, dijo el líder. “Este año se mudó a una nueva área y trabajó en un basurero. Nuestro trabajador continúa discipulándolo hasta el día de hoy, y lo ha estado ayudando regularmente a ordenar la basura”.
Los trabajadores pusieron en práctica su nuevo enfoque con Sinurat, que ahora se gana la vida como trabajador agrícola.
“Tan pronto como Sinurat llegó a la fe en Jesucristo, nuestro plantador de iglesias comenzó a hacer un discípulo de él visitándolo regularmente en su aldea”, dijo el líder del ministerio. “Muchas veces, ayudó a Sinurat con su trabajo en la granja antes de que estudiaran las Escrituras”.
El misionero local que discipuló a Sinurat ha visto grandes frutos del tiempo que ha pasado con él.
“Ahora hemos visto cambios en él”, dijo el líder del ministerio. “No ha tomado ninguna droga desde que llegó a la fe en Jesús, y nunca ha robado desde entonces. A pesar de que estaba en una situación difícil, hasta el punto de morir de hambre, eligió soportar el hambre en lugar de robar”.
Los misioneros locales quedaron atónitos por el entusiasmo de Sinarut por compartir el Evangelio con los demás.
“En los últimos meses, ha compartido su fe con 20 personas, y dos de ellas se han convertido en creyentes”, dijo el líder. “Era muy serio cuando hablaba del Señor Jesús y confiado cuando hablaba con otros acerca de sus pecados que han sido perdonados por Él”.
A principios de este año, Sinurat y dos misioneros locales comenzaron a trabajar para plantar una iglesia en casa, dijo.
“Entonces uno de sus amigos compartió el evangelio con sus otros amigos, y finalmente hubo cuatro personas más que llegaron a la fe en el Señor Jesús y se unieron a su iglesia en casa”, dijo el líder. “Sin embargo, el mes pasado dos de ellos se mudaron a otra área para conseguir mejores empleos, por lo que actualmente solo hay cinco de ellos”.
Reconciliarse con su esposa e hijos después de haberlos herido tan profundamente ha sido un proceso, pero Sinarut ha comenzado a acercarse a ellos con la ayuda del trabajador que lo ha discipulado.
“Como había sido separado de su esposa e hijos hace muchos años y ahora quería intentar verlos de nuevo, nuestro plantador de iglesias tuvo que involucrarse en el proceso de su reconciliación”, dijo el líder. “Nuestro plantador de iglesias ha invertido bastante tiempo con él”.
Los misioneros locales están invirtiendo en la vida de otros para formar discípulos fuertes en toda Indonesia.◄

About Verdad y Vida

Check Also

En 2033 la AEM se une al llamado a la Iglesia Global para una década de esfuerzo de la Gran Comisión

Como parte de su viaje hacia 2033, la AEM convocará un Foro del Futuro del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *