Home / Opinion / “¿Dónde está el Rey de los judíos, que ha nacido?”

“¿Dónde está el Rey de los judíos, que ha nacido?”

Vemos en los magos a unos hombres conocedores de los tiempos, y que estaban pendientes de la señal de que el Mesías iba a nacer

Mateo 2:1-2, “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”.
Gracias PADRE celestial porque tu Hijo nació y el plan de Salvación se cumplió.
Por eso le adoramos y alabamos en Espíritu y en Verdad.
Así como los magos venidos del Oriente traían como propósito y objetivo principal el de adorar al Niño.
Hoy y todos los días debe haber en nosotros ese propósito de adorar y alabar al Rey.
Déjeme decirle amado, que nuestro gozo y alegría no es por celebrar este día. Sino que es porque Él nació. Y nació un día en nuestro corazón.
Ahora… vemos en los magos a unos hombres conocedores de los tiempos, y que estaban pendientes de la señal de que el Mesías iba a nacer y ellos se prepararon para ver personalmente a ese niño que nacería en Belén y que trastornaría la humanidad partiendo la historia en Dos. Un antes y un después de Cristo.
Las Escrituras nos hablan de una estrella de vital importancia que unos magos del Oriente, hombres sabios (de una zona que hoy ocupan Irán e Irak), habían estado observando el cielo en busca de señales del nacimiento del rey enviado por Dios para su pueblo. Llegaron a Jerusalén y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle» (Mateo 2:1-2).
Los astrónomos no se explican ni saben cómo apareció la estrella de Belén, pero la Biblia revela que Dios la creó para señalar al mundo hacia Jesús, «la estrella resplandeciente de la mañana» (Apocalipsis 22:16). Cristo vino a salvarnos de nuestros pecados y a guiarnos de regreso a Dios. Síguelo y encontrarás tu camino al hogar celestial.
Así que, si Jesús aún no ha nacido en tu corazón, hoy es el día que Él ha escogido para ti.
Oremos así:
“Jesús, gracias por ser el Camino a mi hogar eterno en el cielo. ¡Ayúdame hoy a guiarme con tu luz!”.
Que tengas un excelente y bendecido día.

Julio Reyes
Pastor

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *