¡Qué espíritu gallardo!, Harold Paredes Olivo

1
5
Foto referencial
Foto referencial

Con denuedo buscaron libertad;
Pana, se ahogaron en alta mar…
Hijos que estuvieron en los brazos,
venezolanos que se despidieron de mamá.

¿Cuántos muertos lleva este fracaso?
¿Cuántas canciones se han cantado,
en las embarcaciones iluminadas
con amor, sueños y ganas de prosperar?

La felicidad saldrá como cardumen mañana;
serán hijos e hijas que han podido soñar…
¡Qué espíritu gallardo! Nadie les podrá callar.
Presumen de inocencia; los demonios caerán.

¡Mira, esa es mi gente, van con alas nuevas!
Les reciben con los brazos abiertos;
¡Oh Güiria! ¿Quién te pondrá primera?
La sangre en el mar no ha muerto.

Aojamiento de malignos gobiernos
que solo saben tragar sus cuentos.
La razón siempre la tuvieron aquellos
que como almas benditas subieron al cielo.

Harold Paredes Olivo
Pastor, poeta y comunicador

1 COMENTARIO

  1. El mar sólo les hizo el favor de acabar con su agonia. La agonía que produce el vivir en Venezuela con éste gobierno malvado que nos odia visceralmente. Pero tenemos la confianza en Dios que todo ésto pasará. Y lo que con lágrimas sembramos con regocijo recogeremos. Pronto saldremos de éste oprobio y rogamos al Dios de Israel que los confunda y entre ellos mismos se destruyan y que no puedan volver a engendrarse seres tan perversos en nuestro país. Que sean desarraigados en el nombre de Jesús

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí