Home / Opinion / ¿Realmente eres rico?, Miguel Ángel León R.

¿Realmente eres rico?, Miguel Ángel León R.

Si eres rico de verdad, deberías enriquecer la vida de otros

/ Freepik

El mayor placer de un rico es enriquecer a otros con su riqueza.
De otra forma, solo eres un rico muy pobre, porque la mayor utilidad de la riqueza es ayudar a otros.
Todo el mundo da de lo que tiene, no puedes dar lo que no tienes, si eres rico de verdad, deberías enriquecer la vida de otros.
“El rico enriquece la vida de otros”.
“El próspero ayuda a otros a prosperar”.
“El bendecido bendice la vida de otros”.
“El que es grande de verdad, engrandece la vida de otros”.
El problema radica en que vivimos en una sociedad donde todos conocen el precio de las cosas, pero ignoran el valor de las personas.
Piénsalo, nada trajiste a este mundo y nada sacarás de él cuándo te marches para siempre.
Solo te sobrevivirá tu legado, lo que hiciste en favor de los demás, no serás recordado por la riqueza que acumulaste, sino por la riqueza que enriqueció la vida de otros durante tu breve paso por este mundo.
Fuiste bendecido con un solo propósito, bendecir la vida de otros.
Hay algo que es muy abundante en tu vida, conviértelo en un río de bendición que beneficie a todos los que están en la rivera del río de tu vida.
Eres un río no un lago, fluye libremente hacia otros desde tu nacimiento hasta tu desembocadura y jamás te detengas, porque esta es la única forma en la que la gente podrá beber de la vida que hay en tu caudal.
Recuerda, eres una semilla de Dios plantada en este mundo, para dar mucho fruto a los demás.
Esta es la mejor forma de darle un sentido existencial a la oportunidad de vida que te otorgó el creador.
Estás aquí para dar no para recibir.
Dar lo mejor de ti a los demás es lo que te permitirá vivir cosechando cada día más de eso que ya es abundante en ti.

Miguel Ángel León R.
Apóstol, psicólogo y escritor

About Verdad y Vida

Check Also

La Iglesia, ¡la voz de Cristo en la tierra!, Manuel M. Noriega

Somos la boca de Dios en la tierra, para proclamar su verdad, voluntad, promesas, bendiciones …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.