Sabio o temeroso, Eduardo Padrón

0
22
No honrar a Dios es el primer gran error del hombre / Freepik

Honrar a Dios es lo que determina tanto la elección como la acción

No honrar a Dios es el primer gran error del hombre / Freepik

“No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal” (Proverbios 3:7).
Desde hace tiempo he creído que el hijo que honra a su padre no hace lo indebido. Le respeta de tal forma que, no creer lo que él cree, no es excusa para faltarle. Lo contrario sucede con quienes toman el avieso camino del mal.
El centro de este proverbio es “teme a Jehová” que está entre “la propia opinión” y el “apártate del mal”. Honrar a Dios es lo que determina tanto la elección como la acción.  Es el freno ante la disyuntiva, ante el “no sé qué hacer” o el “no estoy seguro”, el “yo hago como quiero” o el “yo pienso así”. Siempre debe haber un freno que otorgue segundos para pensar antes de caer en el mal; y el mejor es conocer la voluntad de Dios.
Muchas veces la “propia opinión” no es ni siquiera propia. Sólo adopta la idea de otro: lo que dicen, proponen o piensan. ¿Cuántos están cambiando hoy su manera de pensar y conducta sólo porque alguien sembró una semilla distinta y otros la regaron hasta cambiar vidas, comportamientos y sociedades enteras? Tristemente se están aceptando ideologías que son sólo la idea de alguien supuestamente insatisfecho con lo que ha creído injusto, y aunque sí hay injusticias, ¿estamos seguros de que tales propuestas son las mejores opciones? Echar por la borda los valores, por ejemplo, ¿es la salida?
Quien ha aprendido a respetar a Dios, aunque imperfectamente, evita el mal y toda propuesta que este trae. Pablo dijo una vez: “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Romanos 12:21). No honrar a Dios es el primer gran error del hombre. ¿No te parece?

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
edupadron@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí