Home / Opinion / Ten cuidado con la apariencia, Julio Reyes

Ten cuidado con la apariencia, Julio Reyes

Si tu corazón está lejos de Dios, no importa cuán bien te veas

/ Freepik

1 Samuel 16:7 (NTV): “No juzgues por su apariencia o por su estatura, porque yo lo he rechazado. El Señor no ve las cosas de la manera en que tú las ves. La gente juzga por las apariencias, pero el Señor mira el corazón”.
Así como el profeta Samuel estaba pensando y actuando en el proceso de ungir al futuro rey de Israel, actuamos muchos.
Nos dejamos llevar por la apariencia y por lo que estamos viendo con nuestra vista natural. Y resulta que DIOS no mira como miramos nosotros, sino que mira es el corazón del hombre.
Para muchas personas la apariencia es lo más importante hoy en día, por tal razón buscan su aprobación en la opinión de las demás personas. Sin embargo, debemos tener mucho cuidado con la apariencia, porque a Dios le interesa es el corazón, no la apariencia.
Si tu corazón está lejos de Dios, no importa cuán bien te veas.
Cuando Samuel fue enviado a ungir a David, antes vio al hermano mayor, Eliab, y pensó que él sería un buen rey. Eliab era un joven alto y apuesto que tenía la apariencia de que iba a ser un gran rey y líder.
Pero ninguno de los siete hermanos de David, que aparentemente calificaban para ser reyes, fue elegido por Dios, porque para el Señor lo más importante es el corazón y la vida espiritual.
Las Escrituras dicen que no hay nada oculto delante de Dios (Hebreos 4:13) y que Él escudriña los corazones (Romanos 8:27).
Ten cuidado con la apariencia.
Aparentar ser buena persona no es una buena elección porque tiene consecuencias eternas. Mira lo que Jesús dijo sobre la apariencia:
“Así que, por sus frutos los conoceréis. No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:20-21. RVR 1960).
Por esa razón, es tan importante estar unidos a Jesús, (1ª Corintios 6:17), dice: «Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él». Dejemos que el Espíritu Santo haga su obra en nosotros y nos transforme en personas conforme al corazón de Dios.
Ten cuidado con la apariencia, porque en los últimos tiempos habrá personas que solo tendrán amor por sí mismos. Las Escrituras nos describen cómo será el carácter de los hombres en los días antes del fin, 2ª Timoteo 3:2-4.
Oremos para no caer en la apariencia y trabajemos en agradar a Dios en todo.
Que tengas un hermoso y bendecido día.

Julio Reyes
Pastor

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *