Home / Opinion / El que tiene amigos, Eduardo Padrón

El que tiene amigos, Eduardo Padrón

Hay que escoger a los amigos con mucha sabiduría. No hay que hacerlo indiscriminadamente pues será para la propia destrucción

/ Freepik

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano” (Proverbios 18:24).
Una de las canciones de Roberto Carlos dice: “Yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar”. ¿Y quién no? ¿Verdad? Sin embargo, un millón de amigos es una fantasía muy humana y más, si pensamos en lo difícil que es conseguir uno.
Pero nuestro proverbio tampoco nos pone las cosas fáciles; sobre todo en la variada traducción que se hace de la primera parte. Nos hemos acostumbrado a la traducción de la Reina-Valera, pero noten las siguientes: “Algunas amistades se rompen fácilmente” (DHH). “Hay amigos que llevan a la ruina” (NVI). “Con ciertos amigos, no hace falta enemigos” (TLA). No se parecen en nada a la Reina-Valera, pero debemos admitir que declaran también una verdad. Jeremías había advertido a Sedequías que las mujeres se mofarían de él por causa de sus amigos: “Tus amigos más confiables te han engañado y te han vencido. Tienes los pies hundidos en el fango, pues tus amigos te dieron la espalda”, dice Jeremías 38:22. Esto nos enseña que hay que escoger a los amigos con mucha sabiduría. No hay que hacerlo indiscriminadamente pues será para la propia destrucción.
Pero no tenemos el mismo problema con la segunda parte: “el amigo verdadero se mantiene más leal que un hermano” (NTV). Y aquí la palabra “amigo” describe a “uno que ama”; en este sentido Abraham era “el amigo de Dios”. Un verdadero amigo es muchas veces mejor que un familiar. No es un amigo solamente en los buenos tiempos (Kidner). Siempre te dirá la verdad; te afirmará y fortalecerá. Es compañía en la soledad, tendrá tacto y respeto; no se aprovechará en ningún momento. ¡Cuánto se parece a Cristo! ¿Tienes ese amigo?

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
[email protected]

About Verdad y Vida

Check Also

La Iglesia, ¡la voz de Cristo en la tierra!, Manuel M. Noriega

Somos la boca de Dios en la tierra, para proclamar su verdad, voluntad, promesas, bendiciones …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.