Home / Opinion / ¿Hasta cuándo?, Eduardo Padrón

¿Hasta cuándo?, Eduardo Padrón

El llamado se lo hace Dios para que le pongan punto final a su condición y comiencen a caminar por la senda de la sabiduría

/ Freepik

“¿Hasta cuándo, Oh simples, amaréis la simpleza, y los burladores desearán el burlar, y los insensatos aborrecerán la ciencia?” (Proverbios 1:22).
¿Conoce a alguien al que le hayan dicho: “¿¡hasta cuándo!?”. En la Reina-Valera encontré que se emplea 39 veces y todos los casos fueron menciones negativas, de cansancio, frustración o desaprobación. Un buen ejemplo es la reconvención de Elías al pueblo: “¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos?” (1 Reyes 18:21).
La expresión plantea que se ha llegado a un límite de tolerancia exigiéndose correcciones definitivas en la conducta. Pero también es el llamado a la reflexión, un toque a la conciencia, a la posibilidad y necesidad de un cambio de conducta, fruto y destino. Algunas versiones de nuestro proverbio son un llamado contundente: “Simplones, ¿hasta cuándo insistirán en su ignorancia? Burlones, ¿hasta cuándo disfrutarán de sus burlas? Necios, ¿hasta cuándo odiarán el saber?” (NTV); y “¿Hasta cuándo, muchachos inexpertos, seguirán aferrados a su inexperiencia? ¿Hasta cuándo, ustedes los insolentes, se complacerán en su insolencia? ¿Hasta cuándo, ustedes los necios, aborrecerán el conocimiento?” (NVI).
Como vemos, nuestro proverbio se dirige a los simples o inexpertos, a los insolentes o burlones y a los necios u obstinados. ¡Qué trío! El primero ama, el segundo desea y el tercero aborrece lo que a ninguno de ellos les conviene. El llamado se lo hace Dios para que le pongan punto final a su condición y comiencen a caminar por la senda de la sabiduría.
¿Hay algo en tu vida que merezca un “Hasta cuándo”? Honestamente, de todo cristiano se esperan cambios y, mientras los logramos, debemos cuidarnos de lo que ama el simple, disfruta el insolente y aborrece el necio. Debemos amar la sabiduría: este es el principio para todo buen cambio. Decídete, Dios te ayuda.

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
edupadron@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *