Home / Opinion / Los enemigos de la oración, Néstor A. Blanco S.

Los enemigos de la oración, Néstor A. Blanco S.

Hay una lista interminable de lo que puede hacer el enemigo para que usted no ore, ¿sabe por qué?, porque cuando oramos, todo el infierno tiembla

/ Freepik

Los enemigos más serios de la oración, ante los cuales debemos estar preparados tienen que ver con una colección de dardos del maligno que están diseñados para que no oremos, ni hablando, ni en silencio, ni de ninguna otra forma. Son todas esas tretas diseñadas en el laboratorio más viejo del mundo que funcionan efectivamente para que aplacemos la oración para “más tarde”. Son las que hacen sonar los teléfonos, los timbres de las puertas; son las que traen visitas inesperadas, dolores inexplicables, niños llorando, mares de ideas que desconcentran, pensamientos que descontrolan, sueños, flojera; en fin, una lista interminable de lo que puede hacer el enemigo para que usted no ore, ¿sabe por qué?, porque cuando oramos, todo el infierno tiembla, ¡y tiembla de miedo!
La presencia o ausencia de vida de oración en un cristiano va a determinar su crecimiento espiritual. Hay un arsenal de desarrollo que Dios tiene para los que le buscan. No deben conformarse con una vida religiosa inferior, superficial, imprecisa e indefinida. A través de la oración podemos ser libres de pecados, pues nuestro carácter es afectado por la santidad de Dios.
Esas son, pues, las posibilidades de la vida de oración. De acuerdo a lo que decidamos podremos ser un Saúl o un Samuel; un Judas o un Pablo. Dios no tiene hijos mimados, lo que sucede es que algunos hijos de Dios han aprendido a respetar el altar. Sólo hay dos posibilidades en la experiencia cristiana. ¿En qué lado estás? En todo caso, puedes comenzar aquí y ahora.

Néstor A. Blanco S.
Pastor y escritor

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *