Home / Opinion / ¿Qué hacer con la élite? Miguel Ángel León R.

¿Qué hacer con la élite? Miguel Ángel León R.

En otras palabras, primero debemos tener una mente renovada por la verdad (el vino nuevo de Dios) para poder transformar nuestra sociedad

¿Cambiar de collar o dejar de ser sus perros?
Si seguimos haciendo lo mismo de siempre (ser complacientes con ellos) jamás obtendremos resultados diferentes, ellos seguirán controlando todo y nosotros seguiremos siendo sus esclavos.
Recuerda; no se trata de cambiar de collar, hay que dejar de ser sus perros.
El problema no es personal, sino sistémico. Todo es programado y ejecutado magistralmente por la élite desde la clandestinidad con el apoyo de la clase política a nivel mundial.
El cambio comienza dentro de cada uno de nosotros y debe ser expresado en cada cosa que hacemos todos los días.
Jesús nos advirtió sobre el problema y nos enseñó lo que debíamos hacer para solucionarlo con dos ejemplos muy sencillos.
Jesús usó dos ejemplos para enseñarnos el mismo principio. En primer lugar, nos dijo que era un error colocar un paño de remiendo nuevo en un vestido viejo, porque al estirarse la tela por el uso se romperá.
En segundo lugar, nos dijo que era un error echar vino nuevo en un odre viejo, porque cuando el vino nuevo fermente y produzca gases romperá el odre viejo, ocasionando que se pierda tanto el vino como el odre.
¿Cuál es la moraleja?
El remiendo nuevo y el vino nuevo no funcionan bien con el vestido viejo y el odre viejo. Se requiere una solución nueva para un problema viejo.
Es un error tratar de remendar o reparar un sistema viejo que no es funcional para lo que se quiere, de la misma forma que es un error tratar de resolver los problemas de un sistema esclavista con una idea novedosa. En otras palabras, el vino nuevo debe echarse en un odre nuevo.
El mundo necesita un sistema social nuevo (un odre nuevo) no la reparación del antiguo sistema (el odre viejo), para poder ser funcional con la verdad nueva (el vino nuevo) y eso comienza dentro de cada uno de nosotros, no fuera de nosotros. Nada cambia de afuera hacia adentro. Todo cambia de adentro hacia afuera.
Ellos tienen éxito con su sistema porque nosotros vibramos con su sistema, debido a la programación mental con la que nos programaron desde nuestro nacimiento. Necesitamos ser un odre nuevo para procesar desde adentro el vino nuevo de la verdad que está sepultada bajo muchas capas de programación mental.
No recordamos quienes somos realmente, porque vivimos desde el ego en vez de vivir desde nuestra esencia.
La única forma de ser libres de este sistema de esclavitud es conociendo la verdad, despertando a la realidad de quienes somos desde siempre, más allá de los conceptos y las ideologías políticas, sociales y religiosas, además de todas las etiquetas sociales con las que el sistema nos dió una falsa identidad.
La solución es bien simple: No te amoldes a este siglo (sistema) antes debes renovar tu entendimiento, para transformar tus pensamientos, para que puedas comprobar la voluntad de Dios (El vino nuevo) que es agradable y perfecta para cada uno de nosotros.
En otras palabras, primero debemos tener una mente renovada por la verdad (el vino nuevo de Dios) para poder transformar nuestra sociedad.
Al fluir en nuestra vida con el vino nuevo desde nuestra esencia, transformamos nuestra sociedad. Eso es igual a echar el vino nuevo en un odre nuevo.
El vino nuevo debe fluir desde nuestro interior (esencia) hacia nuestra sociedad, para transformarla en un odre nuevo (nuevo sistema) capaz de funcionar perfectamente con el vino nuevo (la verdad que nos hace libres) para poder disfrutar lo mejor de Dios en nuestra experiencia de vida.
La pregunta final es: ¿Cuál debe ser el nuevo sistema? Algunos estarán tentados a responder esta pregunta a la ligera, basados en su programación mental.
La mayoría querrá reparar las debilidades de un sistema con las fortalezas de otro, lo cual es igual a usar un paño de remiendo nuevo en un vestido viejo. Ejemplo: Elegirán cambiar un sistema con ideología de derecha con el de la izquierda o viceversa, mientras que otros buscarán una mezcla de lo mejor de ambos sistemas, creando híbridos; ejemplo: un sistema de centro derecha o de centro izquierda, mientras que otros serán más específicos, tratando de cambiar las teorías económicas para librarnos del sistema de consumo reinante en la actualidad, con teorías económicas variadas, ejemplo: ir del capitalismo al socialismo o del comunismo al liberalismo.
La verdad es que todo esto es igual a querer echar un vino nuevo en el mismo odre viejo. Es un círculo vicioso, que finalmente nos conduce a los mismos resultados por caminos diferentes, una clase dominante enriquecida en detrimento de las mayorías empobrecidas.
Entonces, ¿cuál es el sistema ideal? Uno que resuena de forma natural con nuestra esencia, cuyo motivador de la conducta no es el dinero, sino el servicio al prójimo, un sistema fundamentado en el amor incondicional, ni más ni menos. Esto es igual a echar vino nuevo en un odre nuevo.
Obviamente no me estoy refiriendo a la instalación de un sistema religioso institucionalizado en la sociedad, ya que las religiones en su conjunto terminan separando y dividiendo al ser humano tanto como lo hace la política y, al igual que el sistema de consumo, que se ha convertido en una religión social, tiene su asiento en el ego y no en nuestra esencia espiritual.
El Amor incondicional es el sistema óptimo para la humanidad, con el se podrá salir del círculo vicioso y egoísta que nos controla hoy. Ni más ni menos.
Esto es lo que nos propuso Jesucristo y muchísimos otros maestros a lo largo del tiempo.
Sólo así cambiaremos nuestra vibración para cambiar la masa crítica pensante del inconsciente colectivo, para transformar por completo nuestra realidad. Esto comienza dentro de cada uno de nosotros. Despertando a la realidad de quienes somos, para dejar de ser las marionetas de un sistema egoísta controlado por unos pocos en detrimento de las mayorías.
Recuerda: Eres más de lo que piensas, puedes más de lo que crees, hay más de lo que imaginas y ciertamente; Dios es mucho más de lo que te han dicho.

Miguel Ángel León R.
Apóstol, psicólogo y escritor
miguel.angel.leon@hotmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *