Home / Opinion / Una mandarina de Kiev, Harold Paredes Olivo

Una mandarina de Kiev, Harold Paredes Olivo

/ EFE

Tres días atrás,
ella perdió a su marido;
ahora va de camino
con su pequeño hijo,
porque el mayor decidió
defender su tierra,
no le importa morir,
solo quiere que su país
Independiente, sea más fuerte
y dirija su propio destino.

La madre lleva una mandarina,
y algo de ropa en la mochila;
no pudo tomar algo más.
Fue todo muy rápido,
y sin dinero piensa llegar
con su pequeño a la frontera
de algún vecino bueno
que no haya cerrado sus puertas
a los inocentes bombardeados
por gente descompuesta.

La mandarina aún no comen;
ella espera el mejor momento…
Quizá se la dé toda a su hijo,
y de esos diez trozos jugosos
le hablará a sus nietos;
estando en Kiev de pie,
viendo los nombres
de aquellos valientes
que nunca se rindieron…
También pudo ver unas conchas
de mandarinas en bronce
en aquel monumento.

Babi Yar no se repetirá…
tampoco Holodomor moderno.
Kiev sigue triunfando,
y los obtusos huyendo.
La madre cruzó la frontera,
y en Polonia vio otro cielo.

El mundo fue uno solo
después de muchas lágrimas;
millones fueron a defenderla,
somos una sola patria
cuando un hiltleriano aparece.
Ucrania está adorando
a quien es su Torre Fuerte.

Harold Paredes Olivo
Pastor, comunicador y autor
haroldwjparedes@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

¿Preocupado(a)?, Ramón Tovar

 Gota: “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *