Home / Análisis / Visión que Dios le mostró al profeta Micaías hijo de Imla (1 Reyes 22:19-23; 2 Crónicas 18:18-22)

Visión que Dios le mostró al profeta Micaías hijo de Imla (1 Reyes 22:19-23; 2 Crónicas 18:18-22)

Cómo influye la falsa profecía y la genuina profecía sobre el mundo y acerca de la Nueva Venezuela

/ Freepik

En esta visión Dios le mostró al profeta Micaías, sobre cuál sería el final del rey Acab y de todas sus maldades e idolatrías durante su reinado de veinte y dos años sobre Israel en Samaria. En la visión, el profeta vio al Señor Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba junto a él, a su derecha y a su izquierda. “Y Jehová dijo: ¿Quién inducirá a Acab, para que suba y caiga en Ramot de Galaad? Y uno decía de una manera. Y otro de otra. Y salió un espíritu y se puso delante de Jehová, y dijo: Yo le induciré. Y Jehová le dijo: ¿De qué manera? Él dijo: Yo saldré, y seré espíritu de mentira en boca de todos sus profetas. Y Jehová le dijo: Le inducirás, y aún lo conseguirás; ve, pues, y hazlo así. Y ahora, he aquí Jehová ha puesto espíritu de mentira en la boca de todos tus profetas, y Jehová ha decretado el mal acerca de ti”.
Cuando el rey Acab le hizo una invitación formal al rey Josafat para que le acompañara a pelear contra Ramot de Galaad y tomarla del rey de Siria, el rey Josafat aceptó gustoso la propuesta, pero le rogó que consultara la palabra de Jehová y este reunió a los profetas (servidores del diablo) como a cuatrocientos hombres, a los cuales dijo: ¿iré a la guerra contra Ramot de Galaad, o la dejaré? Y ellos dijeron: Sube, porque Jehová la entregará en mano del rey. Y todos los profetas profetizaban y repetían lo mismo delante de los dos reyes, los cuales estaban sentados cada uno en su silla, vestidos de sus ropas reales.
Sin embargo, lo más grande y maravilloso es que cuando Dios le dio esta visión al profeta Micaías, todavía no había ocurrido la guerra contra el rey de Siria para arrebatarle Ramot de Galaad; pero Dios en virtud de sus atributos divinos: Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente y tener absolutamente todo bajo su dominio, autoridad, gobierno y control de lo que hay arriba en los cielos, la tierra y debajo de la tierra, incluyendo al diablo, Satanás, sus ángeles, demonios y seres humanos; le reveló con anticipación a su profeta la manera como los profetas de Acab serían engañados para que a su vez engañaran al rey y este creyera una profecía falsa. Sin embargo; el profeta advirtió a Acab del mal que Jehová había decretado que le vendría en Ramot de Galaad, pero el rey no creyó la profecía genuina y verdadera de parte del Señor a su profeta, y decidió disfrazarse para evitar el juicio que ya estaba determinado para él y de esta manera burlarse del Señor, y a la vez sedujo al rey Josafat para que se vistiera con sus ropas reales y el ejército enemigo lo confundiera con el rey Acab, como de hecho sucedió. No obstante; el Señor intervino en el momento que Josafat clamó, lo ayudó Dios y apartó a los capitanes del ejército que lo estaban acosando para matarle. Precisamente esas son las consecuencias cuando nos relacionamos con personas que están en desobediencia y el juicio del Señor está sobre ellos y nosotros no lo sabemos, no lo creemos o lo ignoramos.
De esta manera se cumplió lo que la Biblia señala cuando Dios envía un poder engañoso, para que todos los que no creen a la verdad y se encuentran bajo juicio divino crean la mentira. De igual manera la gran mayoría del pueblo del Señor esparcido en el mundo entero no se ha dado cuenta de esta terrible realidad y viven su vida en este mundo totalmente descuidados, despreocupados, indiferentes, apáticos, pensando que el evangelio del Señor Jesucristo es una religión como cualquiera de las miles que hay en la actualidad, sin entender que el evangelio no es religión, sino el poder de Dios manifestado para traer la redención al ser humano y librarlo de la condenación eterna, pero gran parte de la iglesia del Señor no lo ha entendido así. Es por eso que les llega el juicio de Dios de una manera o de otra pero no lo ven.
Tal es el caso de la generación antes del diluvio, y es el Señor Jesucristo quien dice y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos. También está Sansón que no se dio cuenta que Jehová ya se había apartado de él. Así mismo el tomar la Cena del Señor indignamente (en deshonra), acarrea consecuencias, por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros y muchos duermen (han muerto). Otro ejemplo es el juicio que cayó sobre Ananías y Safira por mentirosos, entre otros.
En la visión a la cual hicimos referencia, también quedó demostrado de una manera clara, inequívoca y fehaciente que el Señor Dios Todopoderoso, es el Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores y que sus juicios son verdaderos y justos. Por ello, no hay razón para tanta ansiedad y desespero en nosotros su pueblo, para que Dios intervenga en Venezuela, en vez de descansar en sus promesas y esperar confiados en el amor y la misericordia del Señor que a su tiempo actuará y libertará a Venezuela con la espada de su Espíritu, en cumplimiento a la profecía que el Señor habló hace treinta años y no seguir la conducta equivocada de incredulidad del pueblo de Israel, cuando estaba encerrado en el desierto, Faraón y su ejército detrás y el mar en frente, el pueblo comenzó a protestar y le gritaban a Moisés diciendo: “Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en este desierto”. La respuesta de Moisés, el hombre de Dios lleno de fe, no se hizo esperar y les dijo: “No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre lo veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” (Éxodo 14:12-14).
De igual manera, insisto en llamar la atención, sobre a lo que a mi entender tuvo su cumplimiento en 1999 y es la profecía que muestra que Venezuela es una nación que está aún con dolores de parto y que de un momento a otro nacerá la nueva Venezuela, dicha profecía data de treinta y cuatro años, cuando dos jóvenes decían en una reunión de oración y clamor en el IBC de Barquisimeto, hoy SEPAD, “¡veo una visión, veo una visión!, veo una vieja embarazada, la vieja quiere dar a luz, pero no puede”, otra joven alzando su voz decía: “¡yo también veo una visión, veo una visión!, la vieja está pariendo, da a luz una hermosa niña y el nombre que tiene esa niña es la Nueva Venezuela: la “Vieja Venezuela” morirá, y en su lugar quedará la “Nueva Venezuela” (Memorias de una Nación en Guerra, pág. 55).
Al respecto, cabe señalar que el 15 diciembre de 1999, por mandato del pueblo venezolano, en ejercicio de su Poder Constituyente, se aprobó la nueva Carta Magna con 3 millones 301 mil 475 votos a favor del “Sí”, en el Referéndum convocado al efecto, equivalente al 71,78 % del electorado. Y de esta manera se estableció una nueva estructura de su sistema político y jurídico, quedando previsto en el preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela lo siguiente: “Con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado que consolide los valores de la libertad…” lo que demuestra categóricamente que NACIÓ UNA NUEVA VENEZUELA.
De igual manera continua el tsunami de profecías que según considero no proceden del Señor, ya que caen en desatinos, torpezas, hipocresías, falsedad, vanas esperanzas, hablan visión de su propio corazón, no de la boca del Señor. Todo esto lo que ha traído es mucha confusión, contradicciones, incredulidad, apatía, indiferencia, declaraciones proféticas que no se cumplen, creando toda clase de desengaños que lo que han hecho es ahogar las genuinas y verdaderas visiones y profecías de parte del Dios de amor y bondad sobre nuestra amada Venezuela. La mejor prueba de ello son los refugiados y migrantes venezolanos esparcidos en el mundo. La ONU reporta que han emigrado más de 6 millones de venezolanos. El informe destaca que América Latina alcanzó los 5,06 millones hasta el mes de abril de 2022, el resto se encuentra en Europa y Estados Unidos. De acuerdo con el último reporte oficial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se revela que a 6,11 millones se elevó el número de migrantes venezolanos en el mundo (https://www.sela.org › prensa › servicio-informativo ›onu). Por supuesto hay una gran mayoría de pastores, ministros, líderes y creyentes de la Iglesia Evangélica de Venezuela, que por diferentes motivos también se han ido del país.
En la visión descrita debemos entender y aceptar que no es el diablo y sus ángeles quienes gobiernan y tienen el control de este mundo, a pesar de que hay pasajes en la Biblia que dieran la impresión que fuera así, tales como:

  • Ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.
  • Viene el príncipe de este mundo.
  • El príncipe de este mundo ya ha sido juzgado.
  • El dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos.
  • Y el mundo entero está bajo el maligno (Juan 12:31; 14:31; 16:11; 2ª Corintios 4:4; Isaías 14:12-15).

Nosotros no podemos perder de vista ni olvidarnos que el diablo y todos sus ángeles son criaturas (pero Dios no es el creador del diablo, sino su desobediencia y rebelión lo convirtió en el diablo, el acusador), al igual que nosotros los seres humanos, por lo tanto, todos estamos completamente limitados para actuar aquí en la tierra y sujetos a la autoridad absoluta de Dios.
La mejor prueba de ello, fue cuando el profeta Elías se enfrentó y derrotó completamente a los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal (servidores del diablo) en el monte Carmelo, quienes eran alimentados por Jezabel. Elías les dio tiempo suficiente para que ellos ofrecieran su sacrificio e hicieran sus invocaciones clamando a sus dioses y el Dios que respondiera por fuego, ese sea Dios, ellos clamaron desde la mañana hasta el mediodía, pasó el mediodía y ellos siguieron gritando frenéticamente hasta la hora del sacrificio, pero no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni escuchase. Luego le tocó el turno al profeta Elías quien ofreció el sacrificio y clamó al Señor Jehová, quien inmediatamente le respondió con fuego y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aún lamió el agua que estaba en la zanja. Viéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron: ¡Jehová es Dios, Jehová es Dios! Entonces Elías les dijo: Prended a los profetas de Baal para que no escape ninguno y los llevó Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló (1 Reyes 18:19-40).
En esta historia quedó suficientemente demostrado que el diablo ni sus ángeles pueden actuar sin la aprobación o el permiso de Dios, es decir, no hubo respuesta del más allá, del mundo donde habita el diablo y sus demonios, debido a que Dios les impidió que se manifestaran o hicieran acto de presencia en ese sacrificio. Todo lo contrario sucedió con el patriarca Job, donde el Señor decidió probar la fe y la integridad de Job y autorizó a Satanás para que probara a su siervo Job de muchas maneras, pero en vista de que Job se mantenía fiel y firme en su fe hacia el Señor, el diablo no soportaba esta fidelidad y confianza de Job hacia Dios, a tal punto que el diablo se endiabló y le pidió permiso y autorización a Dios para atacar directamente la salud de Job y de esta manera derrotarlo y que el siervo del Señor se rebelara contra Dios, el diablo recibió una orden muy clara y explícita de parte de Jehová: “He aquí que él está en tu mano, mas guarda su vida” (Job 1:6-22; 2:1-7).
Definitivamente es nuestro Dios el Todopoderoso, quien nos redimió, perdonó, salvó, ahora somos sus hijos y miembros de la familia de Dios y de la Iglesia del Señor Jesucristo, por lo consiguiente hagamos nuestras las promesas del Señor:

  • Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
  • Porque Dios dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.
  • Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal. ¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien (Romanos 8:28; Hebreos 13:5,6; 1ª Pedro 3:12,13).

Orlando Anzola
Ministro del Evangelio
anzolaorlando17@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

La autoridad espiritual en el ministerio

Hay dos problemas hoy en la Iglesia: Los que no ejercen la unción que les …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *