Alianza Evangélica Costarricense se opone al proyecto que prohíbe terapias de conversión

0
19
“Desde la silla que yo me siento, estoy en contra de ese proyecto”, expresó Rodrigo Chaves, mandatario de Costa Rica / El País

También aclaran sobre organizaciones llamadas cristianas o ecuménicas que le dan todo el apoyo a este proyecto

“Desde la silla que yo me siento, estoy en contra de ese proyecto”, expresó Rodrigo Chaves, mandatario de Costa Rica / El País

(Periódico Maranata).-

SAN JOSÉ, CR.- La Federación Alianza Evangélica Costarricense (FAEC) dejó claro la pasada semana en un comunicado, que se opone al proyecto de Ley 20.970 presentado desde el año 2018 por el entonces diputado del Frente Amplio, José María Villalta.
Para poner en contexto a nuestros lectores, en aquel momento el legislador presentó el proyecto Ley para prohibir todas aquellas «terapias» dirigidas a revertir o modificar con fines de pretendida «curación» la orientación sexual de las personas LGTBI, que pretende prohibir cualquier tipo de terapia curativa para dichas personas.
La iniciativa -según el legislador- procura actualizar la Ley General de Salud, para que esté adecuada a los tratados internacionales que condenan toda forma de discriminación por orientación sexual e identidad de género.
Para Villalta cualquier tipo de terapia que intente restaurar a una persona LGBTI, es un horror y una verdadera tortura, lo cual va en contra de las normativas de derechos humanos.
Dicho proyecto en el capítulo II habla de contravenciones (faltas menores que se cometen contra las personas, sus bienes o contra el orden y la seguridad pública), el cual habla de multas por contravenciones contra la salud y penas hasta cien días multa y la suspensión del ejercicio de la profesión hasta por un lapso de tres años, tratándose de una persona física y la cancelación de la respectiva licencia o permiso sanitario de funcionamiento, a la respectiva persona jurídica.
De lo anterior se infiere, que, siendo la consejería espiritual, la Palabra y el poder de Dios, las mejores herramientas para restaurar a estas personas, en el caso de aprobarse este proyecto, se le podría prohibir a los sicólogos cristianos, terapeutas y pastores, ministrar a estas personas, so pena de infringir una ley y hasta quizá podrían cerrar congregaciones, dependiendo de la interpretación del juez.

FAEC CUESTIONA EL RESPALDO DE IGLESIAS INCLUSIVAS

Durante dicho comunicado de prensa, la FAEC (que representa más de 4.000 iglesias del país), por medio de su presidente Ronald Vargas, sale al paso de un documento firmando por una sería de organizaciones llamadas cristianas que le dan todo el apoyo a este proyecto, entre ellas: la Iglesia Episcopal Libre de Costa Rica, Iglesia Ministerio Amor sin Fronteras, Comunidad más refugio, Iglesia Ecuménica Católica de Cristo, Espacio Seguro Católico y la Red Ecuménica de lectura popular de la Biblia Costa Rica.
«Rechazamos categóricamente los argumentos que varios grupos llamados “comunidades de fe inclusivas” han hecho circular en los últimos días apoyando el proyecto de ley 20.970 que pretende prohibir las «terapias de conversión en el país», es decir, cualquier esfuerzo que haga una persona voluntariamente para buscar apoyo emocional, espiritual y médico para trabajar su identidad sexual.
“Hemos leído con preocupación el comunicado respaldando este proyecto y utilizando versículos bíblicos para justificar un estilo de vida. Podemos entender claramente que muchas personas desean que sus deseos se conviertan en leyes, y es lo que el país ha hecho, pero no podemos tergiversar la Biblia que realmente es clara”, indicó el pastor Ronald Vargas, presidente de la FAEC.
La Federación ha indicado que rechaza tajantemente cualquier ligamen con estas iglesias, que profesan y tienen elementos contrarios a las enseñanzas de Jesús, y que tratan de inducir a error a miles de personas, haciéndoles creer que son movimientos que representan al sector evangélico.
Al mismo tiempo, el presidente de la FAEC, aprovechó para rechazar tajantemente este proyecto que a criterio de la organización es un ataque a la libertad religiosa.
«Eso es un portillo sumamente peligroso para Costa Rica, no es posible que penalicemos y criminalicemos a una organización que intente ayudar a otra persona de manera voluntaria a fortalecer su identidad de acuerdo al sexo biológico. Simplemente les piensan quitar el permiso de funcionamiento por dar apoyo espiritual. Eso es inaceptable. En fiel apego a la autoridad de las Sagradas Escrituras y a nuestro Dios, nos mostramos en completo desacuerdo con el proyecto de Ley 20.970», afirmó Vargas.
En el pronunciamiento público la organización ha explicado sus argumentos bíblicos, pero a criterio de la FAEC, esto ha sido una manipulación y tergiversación de lo que la Biblia dice.
Además, una comprensión poco realista de los Derechos Humanos desde la imposición de los deseos.
«Dicho proyecto no toma en cuenta el derecho que tiene la persona de querer recibir terapia para fortalecer su identidad de acuerdo con su sexo biológico, por tanto, el derecho va en solo una vía. Además, incluye a todas las personas sin distinciones de edad, razón por las que pone en menoscabo el derecho de la patria potestad sobre la persona menor de edad», finalizó el presidente.

EMBAJADAS PRESIONAN AL PLENARIO

Tanto la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUR), como algunas embajadas (Canadá, Colombia, España, Estados Unidos y Países Bajos) han venido realizado una gran presión sobre la Asamblea Legislativa de Costa Rica para que se apruebe este proyecto, asegurando que las terapias de conversión son un flagelo discriminatorio de nuestras sociedades.
«Dependiendo del contexto, la gravedad del dolor y el sufrimiento físico o mental que causan, pueden compararse a tratos crueles, inhumanos y degradantes, o incluso tortura. Tales prácticas degradan y discriminan intrínsecamente a las personas LGBTQI+ al patologizar falsamente la orientación sexual, la identidad o expresión de género o las características sexuale», señalaron desde las misiones diplomáticas en una nota enviada al plenario.
Una opinión parecida fue emitida por la Facultad de Medicina de la Universidad de Costa Rica (UCR), cuyo experto en psiquiatría, el Dr. Adrián Montealegre Castro, ha afirmado que el texto del proyecto está en consonancia con los conceptos actuales de la Psiquiatría y no requiere modificaciones.
Del mismo modo, el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, el Colegio de Profesionales en Psicología de Costa Rica, el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) han expresado su apoyo al proyecto.
En el plenario las fracciones de Liberación Nacional (PLN) y Liberal Progresista (PLP) también avalan la propuesta.
El grupo que si ha presentado una oposición al proyecto de ley es Nueva República (NR), por medio de su líder Fabricio Alvarado.
El legislador considera que prohibir las «terapias» es un «acto de persecución religiosa, un intento de mordaza y una amenaza a la libertad de conciencia, libertad de pensamiento, la libertad de expresión y la libertad religiosa».
«Pretenden provocar que los diputados votemos a favor ese nefasto proyecto, que está completamente dirigido a legalizar la persecución a psicólogos, educadores, orientadores, líderes religiosos y a cualquiera que se atreva a sugerir que un homosexual puede cambiar y volver al heterosexualismo», sostiene.
«Es tanta la intención de perseguir y poner una mordaza, que el proyecto amenaza con cerrar locales y quitarles el permiso de funcionamiento. Eso incluye consultorios e iglesias. Con una ley así, no tardarán en prohibir a católicos y evangélicos predicar lo que dice la Biblia sobre este tema», añade Alvarado.

PRESIDENTE CHAVES SE OPONE A PROYECTO QUE IMPIDE TERAPIAS DE CONVERSIÓN

Durante la conferencia de prensa del pasado miércoles, un periodista le consultó al presidente Rodrigo Chaves su posición sobre el proyecto 20.970, denominado Ley para prohibir todas aquellas «terapias» dirigidas a revertir o modificar con fines de pretendida «curación» la orientación sexual de las personas LGTBI, presentado por el Frente Amplio en el 2018 y que lo quiere revivir esta fracción legislativa actualmente.
Esto, en resumen, fue lo que dijo el presidente de la República de Costa Rica al respecto:
«El Frente Amplio se ha caracterizado por proponer proyectos de ley que son contrarios a los valores de los costarricenses, como aquel que propuso Priscila Vindas de obligar a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a hacer cambios de sexo, sin la aprobación de los padres. Esas son posiciones ideológicas extremas que yo no comparto», expresó.
Y al referirse en concreto a la pregunta, manifestó: «En este caso, yo no creo que a nadie se le deba torturar por expresar su sexualidad, ese no es el espíritu del costarricense y ustedes saben que yo no tengo nada de homofóbico. Sin embargo, el Frente Amplio propone una legislación peligrosa. Por ejemplo, un joven queriendo hablar con un guía espiritual como un cura o un pastor, o con un profesional de la salud y que por eso la persona que lo escucha reciba una sanción. Yo como presidente de la República considero totalmente inaceptable que un grupo de ideólogos quieran mover el péndulo de un lugar de libertad a uno opuesto. Entonces desde la silla que yo me siento estoy en contra de ese proyecto».◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí