Home / Destacadas / Autora de ‘La orfandad’: “Venezuela puede reencontrar la paternidad en Dios arrepintiéndose de su rebeldía e idolatría”

Autora de ‘La orfandad’: “Venezuela puede reencontrar la paternidad en Dios arrepintiéndose de su rebeldía e idolatría”

“En cifras porcentuales es muy difícil establecer el abandono; sin embargo, los frutos nos muestran a una nación completamente en ruinas”, expone la autora venezolana María Gabriela González Mendoza”

En palabras de la autora venezolana con motivo de arribar a los 29 años Verdad y Vida dijo: “bendigo este periódico y a todos los que hacen posible este trabajo, muchas gracias por esta entrevista”

(Ernesto González – Verdad y Vida).-
(Twitter e Instagram: @ernestogr20)

La escritora venezolana María Gabriela González Mendoza, nos habla mediante la plataforma comunicacional de Verdad y Vida de la condición de “abandono” que presenta la nación venezolana, esto debido al tema desarrollado en su obra escrita “La orfandad”.
Ante esto, González Mendoza, nos recuerda y habla del Padre que cita Romanos 8:15, «Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: ‘¡Abba! ¡Padre!’».
Una de las interrogantes más asertivas ante esta realidad, es detectar: ¿Venezuela esta huérfana física y espiritualmente antes las atribulaciones que a diario se suman al acontecer nacional?
Con el adjetivo “absoluto” y el adverbio “total”, la autora venezolana nos lo afirma con tres características que son la alerta de este “estado”.
«—Absolutamente—, en Venezuela hay una total orfandad. Existen tres características fundamentales para establecer si se está en orfandad, y es la falta de: afirmación, protección y provisión. Venezuela: es una sociedad huérfana, la ausencia de padres biológicos ha generado que el pueblo ignore por completo la paternidad de Dios», advierte.
Estando en presencia de “espíritus” que obstaculizan aceptar la paternidad de Dios, ¿cómo debería reencontrar Venezuela su paternidad con Dios?
«Las últimas palabras proféticas de Dios en el libro de Malaquías establecen: “Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición”. En esta Escritura, vemos que hay una maldición a causa de la fractura entre la relación de padres e hijos. Dios envía a Juan el Bautista con —la asignación— de hacer “volver”, esta palabra significa en el original hebreo: “restaurar” la relación entre padres e hijos», describe.
La escritora infunde ante sus connacionales el cese de “rebeldía”, “dureza” e “idolatría” ante dioses baales que no poseen autoridad ni para realizar una: “paternidad responsable”.
«La forma en que Venezuela puede reencontrar la paternidad de Dios, es arrepintiéndose de la rebeldía (con sus padres terrenales) y la idolatría, (buscando padres en figuras de autoridad). Para eso, debe preparar el corazón con: arrepentimiento, ayuno y oración; para así recibir la revelación que Jesucristo vino a traer, que es: Dios Padre», advierte.
La direccionalidad a emerger del venezolano ante “este sentimiento de desamparo”, indica que solamente existe un camino que es “Cristo”.
«Desamparo significa: Separado. El único camino es Cristo, quien pago con su propia sangre para destruir la “separación” que existía entre Dios y los hombres. La Escritura establece: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.
Ante una medición del nivel de desvalimiento que vive nuestro país, expone que “es muy difícil establecerlo”.
«En cifras porcentuales es muy difícil establecerlo, sin embargo, los frutos nos muestran a una nación completamente en ruinas».
Nos podría esbozar, ¿cómo Venezuela debe ser conducida por la Iglesia para recuperar la identidad que Dios le dio ante este flagelo?
– Tristemente, la Iglesia actual ha cometido un gran error, tomar para sí la llamada “paternidad espiritual”, —una honra que solo pertenece a Dios—.
Los hombres de Dios puestos en autoridad, deben predicar el arrepentimiento entre padres e hijos, para que sean sanadas las paternidades en la tierra, ya que de esta manera podrá ser sanada la paternidad de los cielos. Sin embargo, la Iglesia en general se ha tomado para sí una paternidad que ni aun Jesucristo con toda su gloria se adjudicó, siendo Él el Maestro de maestros, el Pastor de pastores, el Apóstol de apóstoles, el Profeta de profetas y mientras ejercía estos ministerios siempre dejó claro que representaba a su Padre.
Estos hombres de Dios no han seguido el ejemplo de Jesús, a pesar que en la Escritura nuestro Maestro dice: “Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis”.
Para combatir la orfandad, reitera María Gabriela González Mendoza, que solamente es a través del Padre celestial.
“Para destruir el flagelo de la orfandad, se debe volver el corazón al único Padre que puede dar realmente: afirmación, protección y provisión; recuperar la identidad como hijos de Dios, no como hijos de los pastores, sacerdotes y otros. El tener identidad de hijos de Dios proporcionará tener visión puesto que la Escritura deja claro: “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”, distingue.

DE SU LIBRO

Entrando en el contenido de su obra escrita, hace saber que la misma está sustentada en el “corazón de Dios” y “con la meta de “sanar” las relaciones de paternidad biológica y espiritual”, considerando el “ateísmo” un factor producto de la orfandad.
“La orfandad: es una obra que sale del corazón de Dios para traer sanidad en relación a la paternidad tanto biológica como celestial, y es que de la misma manera que vemos al padre terrenal, traeremos la imagen del celestial, razón por la cual el ateísmo y sus corrientes afines se han establecido en la tierra —debido a la ausencia de padres—, una problemática que se vive en muchos hogares alrededor del mundo”.
Las Sagradas Escrituras, son el fundamento en siete capítulos donde se toca: la identidad,  sanidad, fe, gracia y gloria del “Padre Eterno”, así lo confirma su autora María Gabriela González Mendoza.
“Este trabajo literario está estrictamente sustentado en las Sagradas Escrituras reduciendo al máximo mi subjetividad como escritora. En esta obra, el ser humano será guiado desde la identidad de hijo de Dios hasta la gloria que proporciona tener una relación con Él como Padre. El libro tiene siete capítulos, cada uno está ordenado por niveles espirituales, áreas que se deben sanar para avanzar al siguiente nivel; por ejemplo: debo ser hijo (identidad) para entender que soy amado y una vez que soy amado puedo tener fe (ya que la fe obra por el amor) una vez que tengo fe puedo recibir gracia (ya que la gracia se recibe por fe) y así hasta llegar al último capítulo que es la gloria”.

El libro ‘La orfandad’, está estructurado en siete capítulos, con niveles espirituales, en Amazon lo podrán adquirir

Contactos con la autora
Web: www.coronadejusticia.com
Instagram: @mggm84 / @coronadejusticiaoficial
Facebook: @coronadejusticiaoficial◄

About Verdad y Vida

Check Also

Líbranos del mal

La Biblia nos revela el origen y la historia del bien y del mal, y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *