Burro con cachos, Teófilo Segovia Salazar

0
13
/ Freepik

Existen personas que no están preparadas para tener riquezas ni poder porque se vuelven arrogantes e impías y casi siempre terminan desafiando a Dios con su manera de comportarse

/ Freepik

“Dios no le echa cacho a burros”. Esta expresión de la sabiduría popular explica lo peligroso que es un recurso poderoso en manos equivocadas. Aunque no aplica en todos los escenarios de la vida, se hace real en muchas ocasiones.
Existen personas que no están preparadas para tener riquezas ni poder porque se vuelven arrogantes e impías y casi siempre terminan desafiando a Dios con su manera de comportarse. El rey Uzías anduvo en rectitud ante Dios guardando sus mandamientos y viviendo íntegramente, y por ese buen proceder Dios lo hizo muy rico y poderoso; “pero cuando se fortaleció, se volvió tan arrogante que hizo algo que mostró su infidelidad al SEÑOR: entró al templo del SEÑOR y quemó incienso en el altar de incienso. En ese preciso instante, delante de los sacerdotes en el templo del SEÑOR y estando junto al altar de incienso, le brotó lepra en la frente”.
Triste final para un hombre que no supo administrar el poder, fama y dinero que Dios depositó en sus manos. Un buen espejo en el que diariamente tenemos que mirarnos.
Dios te bendiga.

Teófilo Segovia Salazar
Pastor y comunicador

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí