El líder estadounidense de Puertas Abiertas revela lo que la Iglesia occidental puede aprender de los cristianos perseguidos

0
21
Los cristianos africanos están entre los más perseguidos del mundo / ACN_Nigeria

Ryan Brown destaca las realidades que enfrentan los creyentes en regiones hostiles y desafía a la iglesia occidental a despertar de su letargo de comodidad y materialismo

Los cristianos africanos están entre los más perseguidos del mundo / ACN_Nigeria

(Leah MarieAnn Klett – The Christian Post).-

En un mundo donde la comodidad a menudo silencia los gritos por la justicia y la libertad religiosa, Ryan Brown, director ejecutivo del organismo de control de la persecución Open Doors US, destaca las realidades que enfrentan los creyentes en regiones hostiles y desafía a la iglesia occidental a despertar de su letargo de comodidad y materialismo.
“La gente a menudo asume que, cuando nos acercamos a la Iglesia perseguida, el objetivo es sacarla de su persecución y de ese contexto”, dijo Brown a The Christian Post.
“Eso no es lo que están pidiendo. Al acercarnos a la Iglesia perseguida, ellos quieren ser las manos y los pies de Cristo, allí mismo, en el contexto de su persecución. Lo que piden es que los recordemos en oración, que los levantemos, que sean fieles en su testimonio. Creen que Cristo los ha puesto allí por una razón y que quieren ser fieles a ese propósito al que Cristo los ha llamado.
Ciertamente, hay circunstancias en las que es necesario sacar a la gente, pero esa no es su primera petición. Su primera petición es que reciban recursos y apoyo para que puedan ser las manos y los pies de Cristo allí mismo”.
Según Brown, muchos cristianos en países perseguidos priorizan su fe sobre la conformidad cultural, a menudo con un gran sacrificio personal, algo que la Iglesia occidental haría bien en emular.
“Necesitamos que nos despierten, necesitamos fortalecer lo que queda y está a punto de morir dentro de nuestro propio contexto”, afirmó. “Es un testimonio de la forma en que Cristo ha diseñado Su Iglesia. Cuando Él nos reúne a todos, tenemos la oportunidad de elevar a nuestros hermanos y hermanas en oración, brindarles tipos apropiados de apoyo, permitirles ser las manos y los pies de Cristo allí mismo, en su contexto… ellos tienen una comprensión de esta perla de gran precio, saben que el Reino de Cristo nos puede costar algo”.
Fue esta convicción de que la Iglesia occidental puede aprender valiosas lecciones de sus contrapartes perseguidas lo que primero atrajo a Brown a Puertas Abiertas, que trabaja en más de 70 países, suministrando Biblias, capacitando a líderes de la iglesia, brindando apoyo práctico y ayuda de emergencia, y apoyando a los cristianos que sufren persecución y discriminación por su fe.
“Creo que muy pocos de nosotros aquí en Estados Unidos diríamos que vivimos cada vez más en una cultura poscristiana”, dijo a CP. “Ese es un territorio totalmente nuevo para muchos de nosotros. Sin embargo, tenemos nuestros hermanos y hermanas perseguidos en todo el mundo que nos han precedido en esto y, a un gran costo y un gran sacrificio para ellos mismos, han tomado la decisión de utilizar su fe para determinar cómo van a involucrar a sus culturas, en lugar de utilizar su cultura para determinar cómo van a comprometerse con su fe. Y eso es algo que necesitamos aquí en Occidente”.
Una de las contribuciones clave de Puertas Abiertas para crear conciencia es la Lista Mundial de Vigilancia anual, que clasifica los 50 países donde los cristianos enfrentan la persecución más severa.
La lista más reciente, dijo Brown, destaca la preocupante tendencia al aumento de la violencia, particularmente en el África subsahariana, donde naciones como Nigeria ven a creyentes asesinados por su fe en cantidades asombrosas.
“Lo que está sucediendo allí puede considerarse un epicentro de lo que ha sucedido en toda la región, donde la persecución continúa volviéndose cada vez más violenta”, dijo Brown.
La lista también vio un aumento significativo en la persecución de los cristianos a nivel mundial, marcado por un aumento notable en la destrucción de sus hogares, iglesias, escuelas y hospitales, dijo. El número de cristianos obligados a huir de sus hogares debido a la violencia y la persecución también creció exponencialmente, según la Lista Mundial de Vigilancia.
Open Doors USA fue fundada en 1955 por un misionero holandés llamado hermano Andrew, quien en ese momento ayudaba a pasar de contrabando Biblias detrás de la Cortina de Hierro a creyentes perseguidos en Polonia, que en ese momento formaba parte del bloque soviético. Brown compartió cómo hoy Puertas Abiertas se ha adaptado para enfrentar el rostro cambiante de la persecución, abordando necesidades contemporáneas como los medios de vida y la educación.
“A los cristianos se les niega el acceso a oportunidades de subsistencia, se les niega el acceso a oportunidades de educación”, dijo. “Cuando alguien no puede mantener a su familia, aunque desee ser las manos y los pies de Cristo allí mismo, tiene que irse. Entonces, tenéis que acompañar a la Iglesia local y equiparla.
A veces, se trata de crear oportunidades a través de microfinanzas o dar a las personas la oportunidad de ganarse la vida y continuar siendo la iglesia en esas áreas. Otras veces, se trata de brindar acceso a la educación para que sus padres puedan leer la palabra escrita de Dios”.
Para apoyar a Puertas Abiertas y a la iglesia perseguida en todo el mundo, Brown alentó a los cristianos a participar en la Lista Mundial de Vigilancia como punto de partida para la concientización y la oración.
“Se perfila a cada uno de esos países y se brinda cierta información sobre las realidades sobre el terreno, pero no se detiene ahí. De hecho, brinda puntos de oración específicos que podemos elevar a nuestros hermanos y hermanas en oración”, dijo.
“La concientización es un punto de partida. Pero si la conciencia es donde termina, nos hemos quedado cortos. Idealmente, nos pone de rodillas. Deberíamos elevar a nuestros hermanos y hermanas en oración”.
En cuanto al futuro, Brown dijo que su esperanza para la Iglesia global, particularmente para aquellos bajo persecución, está arraigada en la fidelidad. Señaló que la persecución está inherentemente ligada a la fe cristiana, como lo demuestran las experiencias y enseñanzas del Nuevo Testamento.
Algunas de las regiones que hoy experimentan el crecimiento más significativo de la Iglesia, dijo, son también aquellas que enfrentan la persecución más severa.
“La persecución y la fe cristiana están vinculadas”, afirmó. “Incluso ahora mismo, las áreas del mundo en las que la Iglesia está más explotada son donde la persecución es mayor. Mi oración es que oremos por la seguridad, absolutamente, y defendamos la justicia para las libertades religiosas y esos derechos humanos básicos. Absolutamente. (…) Pero la oración es que en esas realidades de persecución, yo y otros seamos fieles en nuestro testimonio de lo que Cristo nos ha llamado a hacer y de lo que Cristo nos ha llamado a ser”.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí