El vil egoísmo ¿triunfará otra vez en Venezuela?

0
24
El vil egoísmo es la mayor enfermedad moral en Venezuela / Freepik

Puedo afirmar, que el mayor enemigo de la oposición venezolana no es el Gobierno, es el VIL EGOISMO, al que los principales actores opositores le rinden culto

El vil egoísmo es la mayor enfermedad moral en Venezuela / Freepik

Parece ser que el VIL EGOÍSMO será el gran triunfador en las elecciones de Venezuela…
El VIL EGOÍSMO, es un demonio tan fuerte, que tiene poseídos a políticos, opinadores de oficio, periodistas, artistas y a gran parte de la población venezolana.
EL VIL EGOÍSMO es tan fuerte en nuestra nación, que hasta reconocemos su triunfo en el himno nacional. Hasta el candidato pastor parece que ha sido persuadido por ese espíritu territorial.
El vil egoísmo llevó a Caín a matar a Abel… El vil egoísmo llevó a los hermanos de José a venderlos a los ismaelitas… El vil egoísmo llevó a Faraón a esclavizar a los hebreos… El vil egoísmo llevó a Judas a entregar a su amigo Jesús…
El vil EGOÍSMO es la mayor enfermedad moral en Venezuela.
El vil egoísta se enmascara de justiciero, abnegado luchador social o buen político, pero en cuanto tiene la oportunidad se aprovecha de todos. El vil egoísta es traidor.
En Venezuela, de tanto cantarle al triunfo del VIL EGOÍSMO en el himno nacional, este se ha instalado en el pensamiento y comportamiento del venezolano, sin importar clase social, ideología política y hasta religión.
El VIL EGOÍSMO Es un demonio que debe ser echado o exorcizado mediante un arrepentimiento sincero (cambio de la forma de pensar).
Puedo afirmar, que el mayor enemigo de la oposición venezolana no es el Gobierno, es el VIL EGOÍSMO, al que los principales actores opositores le rinden culto. Su egolatría no tiene límites.
En 2018 el dios egoísmo rigió las decisiones de estos. La frase que entonan cual alabanza a su dios-ego es: “SI NO SOY YO EL CANDIDATO, NO ES NINGUNO DE USTEDES”.
A ellos les digo, el Dios verdadero, el Creador, sabe muy bien cómo tratar este pecado. Recuerden al Faraón de Egipto, Nabucodonosor rey de Babilonia, Herodes Agripa, el rey Sedequías en Israel, el rey Saúl y tantos otros que se dieron gloria a sí mismos, se adoraron a sí mismos y no al Dios Creador del cielo y tierra (Mateo 24:15, el que lee, entienda).
Sinceramente, espero que el VIL EGOÍSMO no triunfe otra vez. Que triunfe la cordura, el consenso, la unidad.

Vladimir Martínez
Pastor, ingeniero estructural y politólogo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí