Home / Internacionales / Ha llegado el momento de desmantelar las Naciones Unidas

Ha llegado el momento de desmantelar las Naciones Unidas

Naciones Unidas aprobó el año pasado 15 resoluciones condenando a Israel, mientras que solo se aprobaron 13 resoluciones condenando al resto del mundo en su conjunto 

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el año pasado 15 resoluciones condenando a Israel, mientras que solo se aprobaron 13 resoluciones condenando al resto del mundo en su conjunto

(Melanie Phillips – Noticias de Israel).-

El persistente uso de Israel como chivo expiatorio por parte de la ONU se ha prolongado durante demasiado tiempo.
Dedicados vigilantes de la ONU como Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch, y Anne Bayefsky, presidenta de Human Rights Voices, llaman constantemente la atención sobre estas violaciones.
Neuer habló ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos la semana pasada. Explicó detalladamente cómo la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud atacan a menudo a Israel.
El jefe del CDHNU, Eric Tistounet, ha estado llevando a cabo una campaña antisemita de trucos sucios contra Neuer como venganza por haber revelado este prejuicio, como el propio Neuer expuso.
El representante Chris Smith (republicano de Nueva Jersey), presidente de la audiencia, reaccionó con furia tras oír esto y se comprometió a plantear este acoso al secretario general de la ONU, Antonio Guterres.
Sin embargo, el problema con la ONU va mucho más allá.
En mayo de 2021, Hamás y la Yihad Islámica Palestina (JIP) lanzaron miles de cohetes contra residentes israelíes desde Gaza, lo que llevó a Israel a emprender acciones militares. En respuesta, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU creó una comisión que se centró en las víctimas de los ataques y no en los autores.
El ámbito de la comisión es extremadamente amplio y tendencioso, y abarca temas como las “causas profundas” de la crisis en Oriente Medio y las denuncias de “discriminación sistemática por motivos de raza”. Como la hostilidad de las Naciones Unidas hacia Israel es eterna, no tiene precedentes porque no caduca.
Navi Pillay ha sido nombrada nueva presidenta del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Cuando se trata de los que odian a Israel, el “apartheid israelí” es su gran mentira distintiva, y Pillay ya había pedido anteriormente sanciones para el país. El Comisario Miloon Kothari II había despotricado contra “el lobby judío”. El tercer Comisario, Chris Sidoti, había declarado anteriormente que “las acusaciones de antisemitismo se lanzan como arroz en una boda”.
Se ha elaborado un nuevo informe del grupo, que amplía aún más su alcance para incluir críticas a quienes protegen a Israel, ya sean ciudadanos particulares o grupos no gubernamentales “de todo el mundo”.
Naciones Unidas continúa su campaña semanal de doble rasero contra Israel, en la que ignora o blanquea las agresiones mientras condena erróneamente al país como violador de los derechos humanos.
El diplomático noruego que ejerce como representante residente de las Naciones Unidas en Jerusalén, Tor Wennesland, ha realizado recientemente una serie de comentarios deliberadamente engañosos, provocadores y repugnantes. Wennesland calificó de “inaceptables” las operaciones militares puntuales de Israel contra altos mandos de la JIP por las pocas víctimas civiles que inevitablemente se produjeron, aunque ignoró las andanadas de ataques con cohetes desde Gaza dirigidos contra civiles israelíes a principios de este año.
De forma aún más atroz, Wennesland evitó mencionar el terrorismo árabe palestino al decir que las hermanas Dee, Lucy, Maia y Rina, fueron asesinadas “por autores en un coche con matrícula palestina”. Las hermanas Dee fueron asesinadas a quemarropa en su automóvil por terroristas palestinos.
Según un tuit enviado por Wennesland en diciembre, se sintió “horrorizado” al enterarse de que un terrorista árabe palestino que había atacado a un soldado israelí y a agentes de la policía de fronteras había sido asesinado en una “refriega”. Envió sus “sentidas condolencias” a la “desconsolada familia” del terrorista.
Estados Unidos, el Reino Unido y otros veinticinco Estados miembros de las Naciones Unidas manifestaron recientemente su oposición a la investigación de Pillay, argumentando que era “una demostración más de la atención desproporcionada que desde hace tiempo se presta a Israel en el consejo, y debe cesar”.
El cambio fue realmente apreciado. Pero Estados Unidos y otras naciones libres deberían hacer más. Las Naciones Unidas como organización son defectuosas y deberían ser criticadas por ello.
Esto se debe al hecho de que el organismo mundial siempre tiene dentro de sí el potencial para su propia corrupción.
Tras la Segunda Guerra Mundial, líderes de todo el mundo se unieron para formar las Naciones Unidas en un esfuerzo por promover la estabilidad y la igualdad globales. Sin embargo, la gran mayoría de las naciones no practican la democracia ni respetan los derechos humanos. Por lo tanto, cualquier organización internacional de este tipo trabajaría necesariamente en contra de los intereses de la paz y la justicia.
Así resultó.
La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el año pasado 15 resoluciones condenando a Israel, mientras que solo se aprobaron 13 resoluciones condenando al resto del mundo en su conjunto.
Según Neuer, las Naciones Unidas excusan a los peores violadores de los derechos humanos. Y lo que es aún más surrealista, infractores de los derechos humanos como China, Cuba, Catar y Pakistán tienen escaños en el CDHNU.
La República Islámica de Irán, el Estado terrorista más peligroso del mundo, que ejecuta a mujeres por no llevar la cabeza cubierta obligatoriamente y cuelga a homosexuales de grúas, fue nombrada el mes pasado presidenta del foro social del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
Solo Israel, el único defensor de los derechos humanos y la democracia en la región, tiene un punto permanente en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y su propio orden del día permanente. Desde 2006, el Consejo de Seguridad ha aprobado más resoluciones sobre Israel que sobre Irán, Corea del Norte y Siria juntos.
Francesca Albanese, designada relatora especial para “Palestina” por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el año pasado, ha recibido el encargo de investigar las denuncias de abusos contra los derechos humanos cometidos por Israel.
Albanese no es una negociadora digna de confianza. Ha acusado erróneamente a Israel de crímenes de guerra y genocidio, ha comparado el sufrimiento de los árabes palestinos con el de los judíos durante el Holocausto y afirmó en 2019 que Estados Unidos está “subyugado por el lobby judío”. A Hamás le dijo el año pasado: “Tenéis derecho a resistir”.
En mayo, las Naciones Unidas observaron el “Día de la Nakba”, el nombre propagandístico de los árabes palestinos para el día en que se estableció Israel. Se solicitó un discurso de Mahmoud Abbas, líder de la Autoridad Palestina.
Con el micrófono en la mano, repitió la propaganda homicida de la A.P. de que Gran Bretaña y Estados Unidos habían elegido “para sus propios fines colonialistas” construir “otra entidad en nuestra patria histórica” porque “querían deshacerse de los judíos y disfrutar teniéndolos en Palestina: dos pájaros de un tiro”.
Según Neuer, la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud desvía sistemáticamente la atención de un estudio sobre la salud pública mundial en favor de un debate que señala a Israel. Corea del Norte tiene uno de los peores sistemas sanitarios del mundo, pero no se presta una atención similar a Siria, donde los hospitales son blanco habitual de las fuerzas sirias y rusas. La Organización Mundial de la Salud, por otra parte, acaba de elegir a Corea del Norte para su junta ejecutiva.
El demencial ataque a Israel es, como siempre, un remedo de la amenaza que se cierne sobre todo el planeta.
En febrero, una expedición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a China para determinar la causa de la pandemia de COVID declaró que la idea de que el virus se había escapado de un laboratorio ya no se tenía en cuenta. Los científicos chinos, que constituían casi la mitad de la expedición, habían presionado para obtener ese resultado.
Las Naciones Unidas se han mostrado impotentes ante las atrocidades sistemáticas contra los derechos humanos en China y la guerra de Rusia en Ucrania. ¿Quién se escandalizaría? Tanto China como Rusia ocupan puestos permanentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, lo que otorga a cada nación un derecho de veto. Las Naciones Unidas emplean a lobos para que cuiden de las gallinas.
Lo mismo puede decirse de Irán, que ha sido nombrado vicepresidente de la Asamblea General a pesar de su rápido avance hacia la fabricación de armas nucleares como parte de su ataque más amplio contra Estados Unidos y su objetivo declarado de borrar a Israel de la faz de la tierra.
Peor aún, Irán preside ahora el Comité de Desarme y No Proliferación de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Y ello a pesar de que Irán no está dispuesto a cooperar con el Organismo Internacional de Energía Atómica y de que sigue incumpliendo una resolución del Consejo de Seguridad que prohíbe su programa de misiles balísticos.
La parcialidad de la ONU va más allá del Estado de Israel. Sus cimientos fundamentales están podridos de inmoralidad. Por lo tanto, hace algo más que perjudicar a Israel y dar más poder a sus enemigos. No solo viola su mandato, sino que también supone una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.
El organismo internacional ha desviado al mundo libre de su brújula moral al abogar ostensiblemente por la paz y la justicia mundiales, pero favorecer en la práctica a quienes se inclinan por la guerra, el terror y la dictadura mientras denuncian a sus víctimas.
La única opción para que el mundo vuelva a encontrar el equilibrio es que sus miembros abandonen las Naciones Unidas y formen una coalición de democracias.◄

About Verdad y Vida

Check Also

El líder estadounidense de Puertas Abiertas revela lo que la Iglesia occidental puede aprender de los cristianos perseguidos

Ryan Brown destaca las realidades que enfrentan los creyentes en regiones hostiles y desafía a …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *