Integridad a toda prueba, Eduardo Padrón

0
11
Con cuánta urgencia necesitamos que los íntegros sean guardados y que los corruptos sean descubiertos / Freepik

Un íntegro es una persona completa. Esto nos indica dos cosas. Una, no tiene una lealtad dividida. Y dos, no está fallo en ninguno de sus lados

Con cuánta urgencia necesitamos que los íntegros sean guardados y que los corruptos sean descubiertos / Freepik

“El que en integridad camina será salvo; mas el de perversos caminos caerá en alguno” (Proverbios 28:18).
Cuando Darío era el rey de Persia, puso a ciento veinte sátrapas para que gobernasen en su reino y, sobre estos, nombró a tres gobernadores. Uno de ellos, Daniel; aventajaba tanto a los otros por sus cualidades administrativas que el rey quiso ponerlo sobre todo el reino. Los gobernadores y ministros buscaron una falta en su administración para acusarlo, pero no la hallaron porque Daniel era fiel y no encontraron ni negligencia ni corrupción (Daniel 6). Era un hombre íntegro en todo.
Dos traducciones de nuestro proverbio llaman mi atención. Una dice: “El que nada debe, nada teme; el que mal anda, mal acaba” (DHH). Y la otra traduce: “El que vive honradamente lleva una vida tranquila. El que es sinvergüenza un día será descubierto” (TLA). Este es uno de los versículos a los que quiero responder con un AMÉN bien fuerte. Con cuánta urgencia necesitamos que los íntegros sean guardados y que los corruptos sean descubiertos. ¡Haz como has dicho, Señor!
Un íntegro es una persona completa. Esto nos indica dos cosas. Una, no tiene una lealtad dividida. Su código moral lo mantiene de una sola pieza por dentro. Y dos, no está fallo en ninguno de sus lados. A Belsasar se le dijo: “Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto” y fue sentenciado en ese momento. Daniel fue librado, pero no el rey Belsasar quien tropezó en uno de sus perversos caminos.
Por tanto, nuestro proverbio es a la vez una sentencia y una ley universal, ambas provienen de Dios y se cumplirán para librar o atrapar. “La integridad no es lo que hacemos sino lo que somos” (Maxwell). Decidamos caminar con esta confianza.

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
edupadron@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí