Home / Internacionales / La Palabra de Dios transforma a los refugiados en Turquía

La Palabra de Dios transforma a los refugiados en Turquía

“Antes, cuando llevábamos ayuda a los ancianos, enfermos y lisiados en sus tiendas, nos encontrábamos con caras cerradas: no querían reunirse con nosotros, pero ahora nos invitan a entrar”, dijo el líder cristiano

Ahora hay muchos en los campos que dicen: ‘Sabemos que los cristianos no creen en tres dioses, y sabemos que la Biblia no ha sido cambiada’

(Christian Aid).-

ESTAMBUL.- Un niño de 11 años en un campo de refugiados en Turquía que tenía poco más que hacer pasaba la mayoría de las noches leyendo un Nuevo Testamento que los trabajadores cristianos locales le dieron, para el dolor de sus padres musulmanes.
Una noche, su madre se enojó con él por leer el Nuevo Testamento y le ordenó que hiciera sus tareas escolares, según un líder del ministerio nativo. El niño, Abdel (nombre cambiado por razones de seguridad), le dijo que le recordaba el pasaje que acababa de leer en Mateo 19:13-15 sobre los niños que se mantienen alejados del “profeta Jesús”, como se le conoce entre los musulmanes.
“Madre, ustedes son como los discípulos del profeta Jesús”, dijo. “¡Me estás impidiendo acercarme al profeta Jesús!”.
Aturdida, su madre le preguntó dónde había leído eso. Abdel le dijo que acababa de leer el pasaje del Evangelio de Mateo.
A medida que los trabajadores locales distribuyen las Escrituras a los refugiados, a veces encuentran que los niños aprenden el Evangelio y se lo explican a sus padres, o viceversa.
“Esa noche, su madre le explicó este evento a su padre, y juntos se sentaron y leyeron el Nuevo Testamento”, dijo el líder del ministerio. “No estoy diciendo que aceptaron a Cristo inmediatamente, pero verdaderamente Dios está haciendo milagros asombrosos aquí”.
“Les explicamos que Dios ve y ama a estas personas, y estamos seguros de que, a través de sus oraciones, Dios hará un trabajo increíble”, dijo el líder.

AMOR VERDADERO

El interés más profundo de la familia en las Escrituras alentó a los misioneros locales que a veces se preguntan si los refugiados leen las Biblias solo porque reciben ayuda de los trabajadores.
“Es una tradición en su cultura tomar un libro sagrado como la Biblia, besarlo y ponérselo en la cabeza, pero nos hace preguntarnos si es solo un respeto pasajero y temporal lo que están mostrando”, dijo el líder. “Pero estamos descubriendo que no es solo un capricho pasajero de amor por la Palabra de Dios o gratitud por alimentar a sus hijos. Entendemos que están mostrando este respeto porque ven el amor que está contenido en la Palabra de Dios”.
Cuando los trabajadores regresan a los refugiados, encuentran que sus Biblias están gastadas, y “no porque las tiren al suelo, sino porque las leen una y otra vez”, dijo. “La mayoría de ellos nos hacen preguntas e investigan profundamente para aprender más sobre el Señor Jesús”.
Los misioneros locales que enseñan la Biblia a los musulmanes deben superar varios prejuicios y capacitar a los que vienen a Cristo para refutar los prejuicios.
“Los musulmanes crecen pensando que los cristianos creen en tres dioses, que el Nuevo Testamento ha cambiado y que los cristianos quieren matar a los musulmanes”, dijo el líder. “Así que describimos a los nuevos creyentes sobre este Nuevo Testamento y lo que es el cristianismo, y los estamos entrenando para que puedan explicar a sus familiares y amigos cómo estas cosas en las que creen están mal”.
Los nuevos cristianos capacitados en estos temas se vuelven más poderosos espiritualmente y pueden compartir el evangelio sin más ayuda de los trabajadores, agregó.

CAMBIO DE ACTITUDES

El discipulado y la ayuda continuos han cambiado las actitudes hacia las Escrituras y hacia los trabajadores, que encuentran que incluso los refugiados que tienen trabajo están cada vez más presionados para mantener a sus familias.
En muchos casos, los padres van a otras partes de Turquía para trabajar en los campos agrícolas y enviar ingresos a las madres, ancianos y niños en los campamentos.
“En general, ganan mucho menos dinero que los ciudadanos turcos normales y este dinero solo puede satisfacer las necesidades de sus familias durante una semana”, dijo el líder. “Y especialmente si incluso uno de ellos está enfermo y paga por los medicamentos, no queda suficiente dinero para una semana de comida”.
Los trabajadores pueden mostrarles el amor de Dios a través de la ayuda de los donantes de Christian Aid Mission, y esto ha cambiado las actitudes hacia los cristianos, dijo.
“Antes, cuando llevábamos ayuda a los ancianos, enfermos y lisiados en sus tiendas, nos encontrábamos con caras cerradas: no querían reunirse con nosotros, pero ahora nos invitan a entrar, diciendo: ‘¡Espera, espera! Por favor, oren por este que está enfermo’”, dijo. “Algunos han creído en el Evangelio; y algunos han comenzado a ministrar en los campamentos. Ahora hay muchos en los campos que dicen: ‘Sabemos que los cristianos no creen en tres dioses, y sabemos que la Biblia no ha sido cambiada’. Les estamos agradecidos por estas bendiciones”.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Luteranos ordenan a la primera pastora palestina en Tierra Santa

Sally Azar encabezará la congregación de habla inglesa en la iglesia luterana del Redentor (AP).- …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *