Las 10 razones principales por las que los pastores tienen ansiedad (y cómo superarla)

0
18
La combinación de estos puntos de tensión puede crear problemas complejos y matizados en el ministerio. Pero hay algunas formas prácticas de combatir la inevitable ansiedad del ministerio / Freepik

Los pastores y líderes de la iglesia experimentan ansiedad por una variedad de razones. Por lo general, es la combinación de múltiples puntos de estrés en lugar de un solo elemento lo que crea ansiedad

La combinación de estos puntos de tensión puede crear problemas complejos y matizados en el ministerio. Pero hay algunas formas prácticas de combatir la inevitable ansiedad del ministerio / Freepik

(Sam Rainer – The Christian Post).-

“Los mejores pastores tienen un nivel saludable de paranoia”.
El consejo de mi padre me pareció extraño. Tenía poco más de 30 años y pastoreaba en una situación difícil con el potencial de dividir a mi congregación. Estaba ansioso, no alimentó mi ansiedad, pero sus palabras tampoco fueron reconfortantes. El consejo fue honesto y real.
En ese momento, un grupo de personas pretendía hacer daño y necesitaba ser cauteloso. O, como decía mi padre, tener un nivel saludable de paranoia.
“Hago hincapié en la palabra saludable”, me recordó, “pero debes cuidar tu espalda”.
Los tópicos solo empeoran la ansiedad. Lo que necesitaba era una perspectiva realista y soluciones prácticas. Mi padre ofreció ambas.
Los pastores y líderes de la iglesia experimentan ansiedad por una variedad de razones. Como era de esperar, casi dos de cada tres pastores reportan estrés en el ministerio . Por lo general, es la combinación de múltiples puntos de estrés en lugar de un solo elemento lo que crea ansiedad.

1) Disponibilidad constante. El papel del pastor a menudo requiere disponibilidad las 24 horas del día para emergencias, lo que difumina aún más la línea entre el trabajo y el tiempo personal.

2) Aislamiento percibido. A pesar de estar rodeado de gente, los pastores a menudo pueden sentirse solos, particularmente si no pueden compartir sus luchas por temor a parecer débiles o sin fe.

3) Escrutinio público. Como figuras públicas, los pastores pueden sentir la presión de estar siempre “encendidos” y mantener cierta imagen.

4) Trabajo emocional. Los pastores son frecuentemente el primer punto de contacto durante las crisis personales o el duelo. Deben mantener la confianza sobre cualquier número de asuntos personales en la congregación. Los pecados sexuales, el abuso de sustancias y la negligencia espiritual son problemas comunes entre los feligreses que los pastores deben mantener en secreto. Este trabajo emocional puede ser agotador.

5) Presión financiera. Muchos pastores enfrentan inestabilidad financiera, a menudo trabajan con recursos limitados y, a veces, reciben una compensación inadecuada por su trabajo.

6) Negligencia personal. Los pastores pueden involucrarse tanto en satisfacer las necesidades de sus congregaciones que descuidan sus necesidades personales, incluida la salud física, el bienestar mental y el tiempo de calidad con familiares y amigos.

7) Aumento de la polarización. Al igual que otras áreas de la sociedad, las iglesias tienen personas en los extremos, política, ideológica y teológicamente. Navegar por aguas espirituales es un desafío cuando más personas están balanceando el bote. El conflicto es casi siempre estresante. Agregue un par de matones y el viaje puede ser nauseabundo.

8) Críticas desinformadas. Todos los líderes deben esperar críticas, pero la carga de responder a los críticos desinformados es agotadora. Una vez alguien se molestó bastante conmigo. Hizo una diatriba larga y contundente sobre uno de nuestros ministerios. Después de varios minutos de escucharla, me di cuenta de que estaba hablando de otra iglesia.

9) Comparaciones injustas. Algunos pastores ponen expectativas irrazonables sobre ellos mismos y sus iglesias. No puedes ser otra persona. Pero los miembros de la iglesia también pueden ser culpables de comparaciones injustas. Se puede acceder instantáneamente desde cualquier lugar a los mejores sermones de los mejores predicadores. ¿Por qué no puedes predicar como él? ¿Por qué nuestro servicio de adoración no es así? Las preguntas son desalentadoras, si no humillantes.

10) Cónyuge infeliz. Cuando un cónyuge lucha en una iglesia, el trabajo del pastor se vuelve increíblemente difícil. Algunas iglesias colocan expectativas poco razonables sobre el cónyuge. La mentalidad de contratar dos por uno es un problema común. En otros casos, el cónyuge puede sentir la presión de ministrar en formas que no se alinean con sus dones.
La combinación de estos puntos de tensión puede crear problemas complejos y matizados en el ministerio. Pero hay algunas formas prácticas de combatir la inevitable ansiedad del ministerio. Considere estas tácticas.

Deja de usar el razonamiento de todo o nada. Los idealistas son pésimos pastores. La perfección es una meta inalcanzable. Un error no arruina una iniciativa. La mentalidad de perfección o fracaso puede crear una gran cantidad de estrés. En lugar de dejar que un revés cree un efecto dominó de ansiedad, vea el fracaso como una forma de aprender. Además, la mayoría de las cosas en la iglesia son una mezcla de buenas y malas, positivas y negativas. El optimismo, en oposición al idealismo, es el mejor enfoque. El optimista reconoce los reveses por lo que son, pero sigue avanzando.
Haga del estrés potencial un aliado y no un enemigo. Los muebles finos no se fabrican sin la fricción del papel de lija. Las mejores piezas de arte y música suelen producirse en una crisis. Identifica qué te estresa y canaliza tu energía emocional en ejercicios productivos. Haga preguntas sobre lo que puede controlar en lugar de detenerse en lo que no puede cambiar. Una vez se cortó la luz en nuestro santuario. No había necesidad de entrar en pánico por lo que no podía controlar. Llamé a todos más cerca del frente y prediqué desde el suelo. Nadie se quejó. El servicio dominical fue memorable, pero no un fracaso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí