Home / Opinion / Oración abominable, Eduardo Padrón

Oración abominable, Eduardo Padrón

Dios escucha el clamor del pecador arrepentido y del obediente, pero le ofende la oración del soberbio

/ Freepik

“El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable” (Proverbios 28:9).
¿Puede corromperse la oración? La corrupción es un mal con el que hemos vivido toda la vida. Tal vez nada es tan viejo pues se inicia cuando el hombre transgrede el mandato de Dios. A partir de allí todo lo sano y digno, bueno y agradable ha sufrido por causa de la corrosión que carcome a la humanidad. Lo que podría funcionar bien, beneficiando a todos, se le da un giro egoísta para el propio beneficio. Eso se observa en todas las áreas.
Sin embargo, los casos más lamentables se presentan en aquellas áreas y en las personas en las que se espera un comportamiento íntegro y una de ellas es en la oración. ¿Puede corromperse la oración hasta el punto de pretender sobornar a Dios con ella?
Enseña el diccionario que un soborno es una “cosa que mueve, impele o excita el ánimo para inclinarlo a complacer a otra persona” (DRAE). Es tratar de obtener un beneficio pasando por alto las reglas; y una oración sin sujeción es un intento inútil de torcer a su favor el ánimo de Dios.
El tono de nuestro proverbio describe a todo aquel que desprecia voluntaria y continuamente la ley de Dios; a quienes solo les interesan los beneficios, pero sin respetar ni obedecer su voluntad. Con razón se dice que “también” su oración “es abominable.”
Hoy muchos cometen este error: desean la ayuda divina, pero no quieren obedecerle; el precio les parece muy elevado. ¿No es razonable que Dios rechace la oración de quien desoye su Palabra? Dios escucha el clamor del pecador arrepentido y del obediente, pero le ofende la oración del soberbio. ¿Qué lleva nuestra oración: sujeción o soborno?

Eduardo Padrón
Pastor, comunicador y escritor
edupadron@gmail.com

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *