Perder la fe es morir

0
4
/ Freepik

El profeta Habacuc se encontraba frustrado con lo que estaba viviendo y hace una oración a Dios parecida a la que mucha gente está haciendo actualmente.
“SEÑOR, te llamo y no respondes, ¿hasta cuándo seguirás así? Clamo a ti porque hay violencia, y no haces nada por salvar a los que sufren. ¿Por qué me haces ver tanta maldad y perversión? ¿Por qué tengo que presenciar tanto saqueo y violencia? La ley no se cumple y no se hace justicia. Los perversos destruyen a los justos”.
En medio de sus frustraciones e impotencia, el profeta Habacuc recibe respuesta de Dios: “Escribe la visión. Esta visión es testimonio de que hay un día y una hora señalados. Aunque parezca que demora en llegar, espéralo; porque es seguro que llegará y no tardará. El que se cansa de esperar el cumplimiento de la visión no se comportará conforme a ella; pero el aprobado por Dios vivirá por su fe”.
Esta respuesta la envía Dios hoy a sus hijos que están en la misma situación de Habacuc. Recíbela.
Dios te bendiga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí