Principios y señales de un verdadero avivamiento

0
15
Creo profundamente que el Espíritu Santo nos está formando y preparando para una visitación poderosa de los últimos tiempos y el más grande despertar de Cristo en su Iglesia / Freepik

El presente trabajo, fruto de una investigación y reflexión, nos ofrece 12 principios que destacan en un genuino avivamiento, el que la Iglesia está esperando para antes de su traslado al cielo

Creo profundamente que el Espíritu Santo nos está formando y preparando para una visitación poderosa de los últimos tiempos y el más grande despertar de Cristo en su Iglesia / Freepik

El Espíritu Santo ha puesto en mi corazón la necesidad de estudiar sobre el mover de Dios en los últimos 250 años en su Iglesia y cuáles son los principios de un verdadero avivamiento.
Cada vez que la Iglesia parece que está a punto de desfallecer, el mundo comienza a sobresalir y la oscuridad parece que va a ganar, es en esos momentos de la historia que el Espíritu Santo manifiesta un kayros o visitación poderosa trayendo un despertar glorioso de su Iglesia.
Hace años viene resonando en mi corazón un pensamiento que creo viene de Dios: ¡Es tiempo de evangelizar a mi Iglesia, que mi Hijo Jesucristo sea el centro de su mensaje y lo primero en su corazón!
Cuando escuchamos: Es tiempo de evangelizar a mi Iglesia… Sé que suena algo extraño, o por lo menos a mi me ha retumbado ese pensamiento. Hace unos años atrás cuando venía a vivir a los Estados Unidos, el Espíritu Santo habló a mi corazón esa palabra y en ese momento no tenía tanto sentido como ahora puedo entender. Si vemos a nuestro alrededor, en estos tiempos es cuando más iglesias, televisoras, radios, editoriales y prensas cristianas existen, también es una de las épocas más inmorales, grises y apáticas que la Iglesia ha vivido en los últimos años. No es dicho por mi, sino por las investigaciones de la Asociación Mundial Evangélica y otras organizaciones cristianas que en otro tiempo vivieron un avivamiento. Muchas organizaciones, según ellos, han confundido crecimiento, prosperidad o proyección mundial como una señal de avivamiento, pero el fruto de la influencia de esas organizaciones o iglesias no han inspirado en lo absoluto un cambio significativo en las sociedades o comunidades donde se desarrollaron.
Entendiendo que desde Pentecostés y a través de nuestra historia como Iglesia de Cristo, ha habido tiempos donde se ha producido un verdadero avivamiento del Espíritu, despertando a su Pueblo, llenándolos de Amor, Verdad y Poder, siendo un catalizador de conversiones y formación de genuinos discípulos de Jesús, transformando sus comunidades e incluso naciones.
Esto me llevó a buscar más del Señor, orar para que el Señor nos ayude a poder entender cuál debe ser nuestra posición y asignación con Dios para un nuevo despertar de su Iglesia. El Espíritu Santo me puso a leer, orar y meditar lo que otros hombres y mujeres de Dios en los pasados 250 años vivieron en sus vidas, congregaciones o ministerios, siendo un canal de avivamiento o despertar espiritual. En mi estudio desde Jonathan Edwards hasta el Avivamiento de Seúl, Corea del sur, pude ver algunos principios o señales que eran comunes del mover de Dios en esos avivamientos.
Creo profundamente que el Espíritu Santo nos está formando y preparando para una visitación poderosa de los últimos tiempos y el más grande despertar de Cristo en su Iglesia, ¡vistiendo a la novia para la Boda del Cordero que ya está próxima a empezar!

Principios de un avivamiento:
1- Un hambre y deseo de escuchar la Palabra de Dios: Una de las señales o principios de un verdadero avivamiento es el desatar de un hambre profundo por oír las verdades del evangelio y la Palabra de Dios. La gente que es tocada por el Espíritu Santo, despierta un deseo de conocer profundamente el mensaje de Jesús, sus enseñanzas, las verdades bíblicas, el conocer la voluntad de Dios y su Verdad. No son simples espectadores de un mensaje, sino hambrientos oidores que quieren conocer y vivir profundamente la Palabra de Dios.

2- Un genuino arrepentimiento: El Espíritu Santo marca las vidas de los avivados con una profunda convicción de pecado y de juicio desde lo más profundo de sus almas, colocando un sentido de urgencia y desesperación para alejarse del pecado y pedir perdón a Dios, convencidos que sus vidas deben morir a todo lo que es maldad o pecado, renunciando de manera radical y transcendente a todo lo que el mundo o las tinieblas ofrece, buscando a Dios con una desesperación santa de arrepentimiento y una nueva vida en Cristo. Sus vidas giran 180 grados hacia Dios.

3- Corazones llenos del Temor de Dios y Santidad: otra señal o principio de un verdadero avivamiento es que el Espíritu Santo llena los corazones de los creyentes con un profundo amor o temor de Dios. Entendiendo que temor de Dios no es miedo a Dios, sino un profundo amor por Él que desata el temor de ofenderle o separarse de Dios. El miedo a Dios aleja a la persona de Dios porque oculta algo por causa del pecado pero el temor a Dios es producido por el Espíritu Santo y la Palabra de Dios y genera el deseo profundo de amar lo que Dios ama y odiar lo que Dios odia, es un temor de nunca ofender a Dios para permanecer en gozo y paz dentro de su Presencia, lleva al creyente a vivir una vida santa agradable a Dios aunque eso le cueste la vida misma.

4- La oración como estilo de vida: Un despertar a orar y tener intimidad con Dios es desatado en el corazón de la Iglesia. No hablamos de una vida de oración religiosa o rutinaria en la carne, sino de una vida desbordante en el espíritu lleva a un deseo continuo de tener intimidad con Dios haciendo de la oración, la intercesión o el clamor algo común, natural e e intenso en al vida del creyente. La oración es una de las señales en las iglesias avivadas, no solo en la vida íntima del creyente sino en la vida de la congregación como comunidad de fe.

5- Una verdadera adoración: La Adoración es más que una canción en un avivamiento, la Iglesia adora a Dios con su estilo de vida, en santidad, obediencia y servicio a Dios, su adoración es desbordada de amor, sinceridad y comunión con el Espíritu Santo, los corazones rendidos son las evidencias visibles de una vida consagrada a Dios, como ofrenda de adoración. Los cantos y servicios de adoración dejan de ser solo un momento musical o emocional de un show, para convertirse en un encuentro de adoradores que desbordan sus corazones juntos en la presencia de Dios.

6- El amor de Dios sobre abunda en los corazones: El Espíritu Santo derrama y manifiesta por la Gracia de Dios un amor genuino, maduro y sincero que viene de Dios que se manifiesta entre los hermanos, y también hacia los perdidos. El mundo puede ver un amor ágape profundo en el creyente que habla sin palabras que Cristo es quien reina en sus vidas.

7- Una Fe y confianza en Dios por encima de los límites humanos: El Espíritu Santo da crecimiento a una Fe madura y sobrenatural en el corazón de los creyentes, creciendo tan fuerte como un árbol de mostaza, contagiando a otros e incluso al mundo a poner su fe y confianza sólo en Jesús y su Palabra. La Iglesia camina por encima de los límites humanos, físicos o existenciales por la Fe de Dios manifestada en ellos.

8- El Mensaje de la Iglesia es Cristo: un verdadero despertar del Espíritu lleva a la Iglesia al evangelio de Cristo y el mensaje de la cruz. Es Cristo el centro de sus predicación, ejemplo, maestro y modelo como Iglesia.

9- Unidad en el espíritu: otra señal de un verdadero avivamiento es que la gente se une en un mismo sentir, no por intereses particulares, conveniencias u ofrecimientos humanos. La verdadera unidad es producida un mover del Espíritu Santo de forma sobrenatural que produce el crecimiento de las congregaciones u organizaciones, uniendo a personas con un mismo sentir espiritual, creencias, valores y principios, en una misma fe y un mismo espíritu. Esta unidad hace que el mundo crea que Jesús es el único Señor, Salvador, el Hijo de Dios y reciba el evangelio, expandiendo a la iglesia de forma sobrenatural, exponencial y perdurable en el tiempo. Es más que una emoción, es una convicción de unidad y cuerpo que sobrepasa culturas, fricciones o límites humanos.

10- Señales, Sanidades y Milagros: Una marca poderosa de un mover del Espíritu Santo en un avivamiento es que la Iglesia opera en los dones del Espíritu. Los milagros, sanidades, señales y maravillas son manifestadas. Las obras del diablo y del pecado como la enfermedad, maldiciones, ataduras, vicios, inmoralidad, opresión, escasez, etc., son destruidas y en su lugar Dios manifiesta con poder su salvación, sanidad, liberación, restauración, transformación y capacitación de las vidas a expuestas a la Palabra de Dios y su Presencia.

11- Evangelismo, gran comisión y misiones: otro mover poderoso que despierta en la Iglesia es el evangelizar a los perdidos, hacer de ellos discípulos de Cristo desde lo local hasta lo último de la tierra. Todos los creyentes desean ser formados y discipulados y llenos del Espíritu Santo para participar de forma comprometida y activa en la gran comisión.

12- Un desarrollo de líderes y ministros llenos del Espíritu Santo: Otra Señal de un verdadero avivamiento es que la Iglesia se capacita a sí misma no sólo para hacer la gran comisión, sino formando líderes que preserven en la Verdad y llenos del Espíritu Santo para ayudar a formar a otros y mantener este fuego encendido. Muchos son llamados al ministerio y se establece la formación ordenada de muchos nuevos líderes y ministros. Muchos institutos y universidades llenas del Espíritu Santo y Poder, ayudan a la formación bíblica y las verdades del Evangelio de Cristo a una nueva generación de liderazgo que expandirá y cuidará a la siguiente generación, guardando lo que el Espíritu Santo ha iniciado y los principios que preserva ese mover.

He tratado de resumir las características más comunes de la Iglesia en los aviamientos de los últimos tiempos, con el fin de inspirarnos a buscar de Dios, creer y vivir por fe estos principios, con la confianza, que, si el Espíritu Santo lo hizo con ellos, también puede hacerlo con todos nosotros, dirigiendo y manifestándose en nuestras vidas, ministerios y congregaciones ¡en el más grande avivamiento de los últimos tiempos!
El Espíritu Santo dice a la Iglesia: ¡Prepárate, renueva y limpia tus vestiduras, búscame y cree que vengo pronto a mi Iglesia para despertarla, transformarla y vestirla con Poder para el más grande avivamiento y luego llevar a la novia a la más majestuosa Boda con su amado y Señor Jesucristo!
Aleluya. Damos toda la gloria a Dios.

Dr. Manuel M. Noriega A.
Apóstol
Global Christian Church

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí