Conocer de Cristo sin conocerlo

0
17
Generada por IA / Freepik

Conocer de Cristo es una cosa y conocer a Cristo es otra

El apóstol Pablo antes de convertirse al cristianismo fue un destacado hombre de letras que dedicó su vida a estudiar la ley de Dios. Como era muy inteligente y estudiante destacado, rápidamente alcanzó altos niveles de influencia, respeto, autoridad, liderazgo y poder.
Lo curioso del caso es que, a pesar de conocer mucho de Dios, no conocía a Dios. Emprende una feroz persecución en contra de los cristianos y en el desierto Cristo se le cruza en el camino, lo tira al suelo, lo deja ciego e indefenso y se le presenta: Yo soy Jesús, a quien tú persigues.
La vida de Pablo cambió de rumbo y entendió que de nada sirve la academia ni la teología si los pasos del hombre no están siendo dirigidos por el Espíritu Santo y si Jesús no habita en su corazón. Pablo dejó de enorgullecerse de sus conocimientos e inteligencia y expresó: “Por Cristo he abandonado todo lo que creía haber alcanzado. Ahora considero que todo aquello era basura”.
Conocer de Cristo es una cosa y conocer a Cristo es otra. ¿Cuál es tu caso?
Dios te bendiga.

Teófilo Segovia Salazar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí