Home / Opinion / Cristo en carne y el diablo, Fernando Regnault

Cristo en carne y el diablo, Fernando Regnault

Aunque la muerte en la cruz parezca una derrota, espiritualmente es la más grande victoria, porque nunca antes un hombre había vivido hasta llegar a la muerte sin haber nunca pecado

“En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios” (1ª Juan 4:2).
Es tan importante que el Verbo de Dios se haya hecho carne, que de creerlo o no depende si eres luz o tinieblas. El apóstol nos mandó a no creer a todo espíritu, sino que probáramos a los espíritus a ver si son de Dios. Bueno, he aquí una prueba, si un ángel se presenta delante de nosotros con un mensaje o una enseñanza, tiene que contestar la pregunta, confesando que Cristo vino en carne.
Ahora bien, ¿por qué al diablo, que sabemos que es mentiroso y falso, no acepta esta verdad ni siquiera para engañar? Porque sabemos que su gran pecado es el orgullo y nunca reconocerá que un hombre lo derrotó a él, junto con todos sus demonios. La Biblia dice: “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:15).
Aunque la muerte en la cruz parezca una derrota, espiritualmente es la más grande victoria, porque nunca antes un hombre había vivido hasta llegar a la muerte, sin haber nunca pecado. Tomando en cuenta que el diablo y los demonios, usaron todas sus armas para hacer pecar a Cristo, pero fallaron en todo. Por eso en esa cruz “despojó a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”. Allí el diablo públicamente lo perdió todo, públicamente porque los hombres fueron testigos, los demonios, el mismo diablo, y los ángeles del cielo, nadie puede negar que no ocurrió, solo el mentiroso.
Por eso el apóstol Juan nos revela: “y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo” (1ª Juan 4:3). El orgullo del diablo le impide reconocer la victoria de Cristo el Señor de señores y Rey de reyes.
¡Dios te bendiga!!!

Fernando Regnault
Maestro de la Palabra
www.abcdelabiblia.com

About Verdad y Vida

Check Also

El resentimiento te duele más que a nadie, Rick Warren

Cuando cedes al resentimiento, terminas actuando de manera autodestructiva. Te lastimas mucho más que a …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *