Home / Opinion / ¿Cuánto peso podemos soportar?, Julio Almedo

¿Cuánto peso podemos soportar?, Julio Almedo

¿Has pensado cuánto podrían pesar nuestros pecados, todas esas malas acciones que no agradan a Dios?

/ Freepik

El peso es un valor que expresa cuánto la tierra atrae a un cuerpo con masa y es directamente proporcional a la gravedad de planeta (10 m/seg2 aprox.). Ahora bien, los especialistas recomiendan que una persona podría resistir máximo un 170 % de su peso corporal, en condiciones normales. Por ejemplo: Si una persona pesa 75 kg, el peso máximo que puede soportar esa persona es 127,5 kg. Para atletas, estos valores varían de acuerdo a sus entrenamientos.
Por otro lado, ¿has pensado cuánto podrían pesar nuestros pecados, todas esas malas acciones que no agradan a Dios? De ser así, sería posible estimar el mayor peso de pecado que podríamos soportar como personas. Pero, lo verdaderamente sobrenatural es cómo Jesús, enviado por nuestro Padre celestial, vino para que todo aquel que crea no se pierda, más tenga vida eterna (Juan 3:16). Para esto, Él cargó todos nuestros pecados, sin encontrarse pecado en él; incluso aquellos que aún no hemos cometido (Isaías 53:5-6). Esta cantidad de peso es incalculable. ¡Cuánto peso Señor!
No todo quedó allí, como cuentan algunos. Agreguemos el peso de gloria con el hecho de la cruz, porque no solamente cargó nuestros pecados, también sometió al pecado, no lo mataron, Él entregó su vida. Resucitó al tercer día, ascendió al cielo y allí reina. ¡Totalmente grandioso!
¿Alguien podría afirmar que no tiene peso de pecado? Y ver el sacrificio de Jesús en la cruz insensiblemente. Podrá levantarse todos los días y pretender llevar una vida exitosa, pero todo eso es pasajero. Esto significa que estaría muerta, lo cual es totalmente cierto, pues un muerto, muerto está y no sabe si algo pesa o no. Pero cuando Jesús nos redime el pecado, pasamos de muerte a vida. Tal como lo enseña Romanos 3:23-25.
Si sientes que te falta algo, es hora de entregar su corazón a Dios, recibir perdón, vivir en arrepentimiento genuino y comenzar una vida verdaderamente guiado por el Espíritu Santo. Allí es donde comenzará a sentir peso de culpa por los pecados cometidos día a día. Como lo señala 1ª Pedro 2:24, “Cristo mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, para que nosotros muramos al pecado y vivamos una vida de rectitud. Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados”. Debemos vivir en santidad y orar siempre al Señor, amándonos y perdonándonos los unos a los otros.
El Señor renovará nuestras fuerzas cada mañana, cuando busquemos su dirección y su verdad. Todo lo podemos soportar en Cristo, fuera de él nada podemos hacer.

Julio Almedo
Articulista

About Verdad y Vida

Check Also

La Iglesia, ¡la voz de Cristo en la tierra!, Manuel M. Noriega

Somos la boca de Dios en la tierra, para proclamar su verdad, voluntad, promesas, bendiciones …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.