Home / Venezuela / Ecoanalítica: Pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo es de casi 90 %

Ecoanalítica: Pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo es de casi 90 %

Las más recientes estimaciones del Cendas-FVM indican que una familia de cinco personas en Venezuela necesita 126 salarios mínimos mensuales para adquirir la cesta alimentaria, cuyo costo fue de 491 dólares en agosto

La caída del sueldo, en un país donde casi todo se cobra en dólares, afecta principalmente a los trabajadores públicos y los pensionados / EFE

(El Nacional – Verdad y Vida).-

CARACAS.- Tras 18 meses desde la última vez que se aumentó el salario mínimo, la pérdida del poder adquisitivo de este es de casi 90 % en medio de un contexto de inflación y devaluación, según el economista Asdrúbal Oliveros, socio director de la firma Ecoanalítica.
Tomando en cuenta la tasa oficial del dólar, el salario mínimo de 130 bolívares equivale a 3,8 dólares, monto que apenas alcanza para comprar un kilo de queso duro. La caída del sueldo, en un país donde casi todo se cobra en dólares, afecta principalmente a los trabajadores públicos y los pensionados.
En entrevista con Unión Radio, Oliveros subrayó que hoy en día se puede comprar 10 % de lo que se adquiría hace 18 meses con el salario mínimo. “Es una pérdida significativa cuando la comparas con la pérdida del sector privado, que también ha perdido valor, pero no en la misma proporción”, expresó el economista.
Señaló que esta situación afecta principalmente en dos sentidos a quienes viven del salario mínimo: primero, que el sueldo se ha mantenido fijo en un país de altísima inflación, y segundo que no reciben compensación en moneda dura, que podría proteger un poco frente a la devaluación.
“Por las dos vías estás afectado y genera esta situación de extrema vulnerabilidad que tienen los trabajadores de la administración pública. Es cierto que los trabajadores de la administración pública tienen unas bonificaciones que intentan compensar la pérdida. O que en la mayoría de los ministerios y organismos públicos se entregan ayudas en términos de bolsas de comida. Pero incluso con ese contexto la pérdida es importante”, dijo el socio director de Ecoanalítica.
Según aproximaciones que maneja Oliveros, pues hace años que el Instituto Nacional de Estadística no publica cifras del mercado laboral en Venezuela, en la masa laboral del país entre 25 % y un tercio son trabajadores del sector público. Se estima que son entre 2 y 3 millones.
Por otro lado, continuó el economista, están las personas en condiciones de pobreza crítica a extrema (40 %), es decir, que no pueden garantizarse ni siquiera la alimentación. “No quiere decir que el otro 60 % esté bien, no quiero que se me malinterprete, sino que ese 40 % está en condiciones muy críticas”, aclaró.
Recordó que hace unos meses realizaron un trabajo de campo para una empresa del sector privado en el que preguntaron a empleados del sector público si tenían otra fuente de ingreso. 72 % de los encuestados respondió que sí. Una proporción extremadamente alta, subrayó Oliveros. “Casi tres de cada cuatro trabajadores de la administración pública señalan tener otra fuente de ingreso. Es lógico porque obviamente no alcanza”, dijo.
Según las más recientes estimaciones del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), una familia de cinco personas en Venezuela necesita 126 salarios mínimos mensuales para costear la cesta alimentaria, cuyo costo fue de 491 dólares en agosto.
El ente independiente explicó que el mes pasado, cuando el salario equivalía a 3,98 dólares, una familia requirió 7,86 salarios más que en julio para adquirir una canasta calculada con precios de 60 productos básicos.

LA IGLESIA TAMBIÉN ESTÁ SEVERAMENTE AFECTADA

La Iglesia de Cristo no escapa ante está difícil situación económica de Venezuela, pues como es sabido, la Iglesia cristiana es sostenida por los aportes voluntarios de sus miembros, quienes al ver extremadamente mermados sus ingresos, se les imposibilita apoyar la obra de Dios o reducen drásticamente sus aportes, lo cual en ambos casos afecta directamente la labor social y espiritual de las congregaciones.
Urge que el gobierno nacional aplique un aumento salarial justo de manera urgente para que el venezolano puede levantar su nivel de vida y las instituciones que están severamente afectadas, como lo son la Iglesia y las fundaciones cristianas, puedan continuar con la labor social y espiritual en favor del más desposeídos, que es a final de cuenta quienes más sufren por esta ostensible merma, como bien lo explicó el economista Asdrúbal Oliveros, de la firma Ecoanalítica.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Visión de “los tres golpes”

“Dios me puso en un púlpito, en un lugar que se encontraba lleno de ministros, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *