Home / Opinion / En Dios podemos confiar, Yesica Carreño

En Dios podemos confiar, Yesica Carreño

Conociendo al Dios al cual pertenecemos podemos afirmar que Él es totalmente confiable, a diferencia de algunas personas, cuando Él nos dice algo nunca miente

/ Freepik

“Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra” (Salmo 46:10).
La confianza es la creencia en que una persona o grupo será capaz y deseará actuar de manera adecuada en una determinada situación y pensamientos. Basados en este concepto natural y conociendo al Dios al cual pertenecemos podemos afirmar que Él es totalmente confiable, a diferencia de algunas personas, cuando Él nos dice algo nunca miente.
Seguramente a todos nos ha pasado alguna vez que confiamos en alguna persona, es decir, pensamos que siempre podíamos esperar lo mejor de él o de ella o que siempre actuaría de manera adecuada, pero resulta que su “buen proceder” solo estaba condicionado a algún beneficio que tú le representabas y cuando “parece” que ya no es así, entonces la persona te decepcionó sacando a relucir lo que realmente estaba en su corazón, y ahora a sus ojos ya no eres digno ni de respeto, sino que hace y dice cosas que no esperabas (porque esperabas siempre lo mejor), saca a relucir tus defectos y hasta se burla en público de ti… ¡Wow que decepción! A todos nos ha pasado, al menos una vez en la vida alguien nos ha decepcionado, pero ¿sabes qué?, no todo es malo, Dios utiliza aún hasta esas situaciones incómodas y dolorosas para recordarnos:
¡Ey!, yo soy diferente, solo yo soy confiable, en mí puedes confiar, yo no te voy a defraudar. Y que bueno, Dios es fiel, Él no cambia por lo que tú le representas, pues si vamos al caso no representamos nada, y nada que hagamos o dejemos de hacer afectará su grandeza, poder y gloria, somos humanos imperfectos y Él siendo perfecto decidió bajar de su perfección para venir a buscarnos, solo por amor, verdadero e incomparable amor.
Así que, si estás atravesando un momento incómodo, triste, difícil en el que tú confianza ha sido defraudada, no te desanimes, los humanos somos así, todos imperfectos, más bien alégrate porque en Dios puedes confiar, no intentes defenderte, la defensa de Dios para con sus hijos es mucho mejor que la nuestra propia, descansa en Él, estad quieto/a y conoce, experimenta que Él es Dios (Salmo 46:10).
A Él no tienes que demostrarle nada pues Él te formó y te conoce mejor que nadie; quienes andan en la carne siempre querrán una prueba, algo que les demuestre que realmente tienes valor, lo hicieron con el mismo Señor Jesús mientras estuvo físicamente en la tierra y seguramente lo harán con nosotros sus discípulos, sin embargo, Él no se desestabilizó ni esforzó en demostrar nada, al contrario, veamos en contexto lo que en una oportunidad les dijo:
“Un día, algunos maestros de la ley religiosa y algunos fariseos se acercaron a Jesús y le dijeron: —Maestro, queremos que nos muestres alguna señal milagrosa para probar tu autoridad. Jesús les respondió: —Solo una generación maligna y adúltera exigiría una señal milagrosa; pero la única que les daré será la señal del profeta Jonás” (Mateo 12:38-39. NTV).
La versión RVA-2015 lo dice así: “Entonces le respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: —Maestro, deseamos ver de ti una señal. Él respondió y les dijo: —Una generación malvada y adúltera demanda señal, pero no le será dada ninguna señal, sino la señal del profeta Jonás” (Mateo 12:38-39), es una respuesta un poco fuerte, pero necesaria ante tanta incredulidad. Sigamos el ejemplo de nuestro Señor y ante toda circunstancia, presentemos nuestra causa ante Él, oremos y esperemos, pues en Dios podemos confiar. ¡Dios te bendiga!

Yesica Carreño
Diseñador gráfico

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *