Entendiendo a Dios

0
2
/ Freepik

A Dios no hay que entenderlo, sólo obedecerlo

La mente humana jamás podrá entender a Dios. El hombre siempre se sentirá frustrado porque las respuestas de Dios casi nunca llegan de la manera como se espera en el contexto normal o natural. Pero quien es guiado por el Espíritu Santo espera con calma que Dios actúe a su manera y en su tiempo.
Narra la Biblia que el general sirio Naamán se presentó ante el profeta Eliseo para que este orara por él y Dios lo sanara de una lepra que lo estaba aquejando. Pero como Eliseo ni siquiera lo atendió personalmente, sino que ordenó que se zambullera siete veces en el río Jordán para ser sanado, Naamán se sintió humillado y burlado con esa orden y enfurecido se negaba a acatarla.
“Pensé que Eliseo saldría y se pararía delante de mí, pediría en el nombre del SEÑOR su Dios y luego pasaría la mano sobre mi cuerpo para sanar la lepra”, comentó Naamán; quien finalmente se tragó sus palabras e hizo las cosas a la manera de Dios y al instante fue sanado. A Dios no hay que entenderlo, sólo obedecerlo.
Dios te bendiga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí