Eres tú quien determina lo que es razonable, Otoniel Font

0
14
/ Freepik

Prosperidad es tener los recursos necesarios para honrar a Dios y tener el estilo que tú decides, el estilo de vida que tú quieres

/ Freepik

¿Quién determina lo que es razonable para ti? No es Dios ni las personas que te rodean quienes determinan lo que es razonable para tu vida, si no eres tú quien tiene ese poder.
En el mundo espiritual y en las cosas de Dios, no es ni Dios quien determina lo que es razonable para ti. Tú eres quien determina lo que es razonable, siempre a los cristianos se nos dice que el dinero es malo, pero son la misma gente que dice eso que nos piden que se lo demos a los pobres, pero si es malo para mí, también es malo para el pobre.
Hay tanta envidia y tantos celos en nuestra sociedad, que envidiamos el estilo de vida de otros y a veces no queremos trabajar lo que otros han trabajado y no estamos dispuestos a hacer lo que tenemos que hacer, Dios provee para todos.
Pero lo que yo no puedo permitir es que por mi decisión de mi estilo de vida yo deje de honrar a Dios.
Probablemente, usted ha observado concursos donde te ofrecen la provisión de un año o para toda una vida de un producto en particular. Por ejemplo, creo que hay un producto en Puerto Rico que están ofreciendo, si tú compras un auto te dan un año de gasolina gratis o te dan el cambio de filtro o aceite. Hay otro concurso donde si tú ganas, te vas a tener por un año la provisión para Burger King para una hamburguesa.
Porque fíjese la diferencia, una cosa es tener one year supply, una provisión de un año de equis producto, pero más agresivo es aquel que dice te voy a dar productos para toda una vida.
Ahora, un poco de controversia porque el espacio de tiempo de una vida es relativo, si el que se gana el premio es un joven de 20 años y entendamos que viva hasta los 100 años, serían para ese joven, si se lo gana una persona de 80 años y que viva hasta 100 toda una vida serían 20 años.
Y, por supuesto, cuando alguien promete algo así, hay unas reglas legalmente que tienen que seguir, incluso en letras pequeñas, para que usted no lo lea. Estas son algunas de las reglas básicas que usan estos concursos.
Número uno, la compañía es la que determina el suministro del producto para el ganador, en otras palabras, no es la persona que recibe el producto, sino el que lo da, el que determina.
Número dos, tiene que publicar por escrito cuánto exactamente en producto es. Y número tres, tiene que publicar cuánto es el valor. Y, por último, número cuatro, tiene que publicar cómo será entregado distribuido al ganador.
Imagínese que usted se gane una hamburguesa para toda la vida y que le lleguen todas las hamburguesas a su casa el mismo día, porque no sabe cómo es que las van a entregar.
Estos premios tampoco son transferibles, tú te lo puedes ganar, pero no quiere decir que tus hijos lo van a consumir por el resto de la vida, así que tiene que estar bien especificados lo que va a pasar, tiene que establecer claramente los requisitos para que el ganador lo pueda reclamar,  tiene que pasar lo que se llama la prueba razonable, esto quiere decir que una persona razonable tiene que estar de acuerdo con lo que la compañía ofrece y establezca, tiene que haber un grado de razonabilidad.
En realidad, estos términos son muy subjetivos.  Por ejemplo, hay compañías que han hecho esto y los resultados de lo que ellos han regalado.
Así como Yerys regaló un año de mantecado para un ganador y un año de mantecado o de Ben Angelices, una pinta semanal, así que por 52 semanas tú recibes una pinta, pero desde ahora observemos un caso, para una persona que no come helado una pinta es demasiado porque no come helados, para uno que come helado una vez a la semana una pinta es lo suficiente, pero para uno que come dos helados por semana o al que le gusta el helado uno por semana no es que suficiente.
Pero, ¿quién determina eso en el mundo natural? Lo determina la empresa que lo da porque puede ajustarse a las necesidades de todo el mundo, ni tienen provisión indefinida de sus productos.
Otro ejemplo es Soundbar, tiempo atrás ofrecía al ganador un año de barras de proteína. Ellos determinaron que barras de proteína suficiente para un año es una por día y que simplemente vas a tener de tres sabores diferentes para que no te aburras del mismo sabor diario. Pero volvemos a lo mismo, el que no come esas barritas una por día es demasiado, el que las come dos veces al día, una al día no sería suficiente y el que las come verdad una al día no va a proveer sus necesidades.
Lo que quiero es que vea el problema que esto trae, porque es la compañía la que determina lo que es razonable.
Y lo que es razonable con las cosas de Dios, es que en el mundo espiritual y en las cosas de Dios no es ni Dios quien determina lo que es razonable para ti. Tú eres quien lo determina.
Uno de los problemas más grandes de nuestra sociedad es la crítica, la envidia, porque lo que para la gente lo que no es razonable, para otros lo es, entonces hay una crítica constante, aquel que prospera y progresa, para algunos deben tener menos.
¿Quién determina lo que es razonable para ti? ¿Quién determina lo que tú deberías tener o lo que no deberías tener?
Dios tiene abundancia eterna, a Dios no se le van a acabar las hamburguesas, no se le va a acabar los chicles ni el mantecado. Si tú quieres comerte un mantecado hoy y uno mañana, lo único que te va a decir es que no sigas comiendo así, porque después te vas a poner diabético, pero Dios no tiene escasez.
Yo quiero que tú entiendas la importancia del mensaje de prosperidad, prosperidad es tener los recursos necesarios para honrar a Dios y tener el estilo que tú decides, el estilo de vida que tú quieres.
Hay tanta envidia y tantos celos en nuestra sociedad que envidiamos el estilo de vida de otros y a veces no queremos trabajar lo que otros han trabajado y no estamos dispuestos a hacer lo necesario para lograrlo y automáticamente nuestra mente dañada pensamos en lujos, pero estilo de vida tiene que ver con muchas cosas.
Por ejemplo, ¿quién nos da a nuestros hijos? Dios es el autor de la vida, ahora ¿quién escoge cuántos hijos tienes tú? Tú eliges cuántos hijos quieres, yo quería cinco junto a mi esposa.
¿Y qué pasó? Bueno, años atrás no había para ir pensando que me iba a poder a comprar un carro pequeño de dos asientos, tenía que ir a la onda y comprarme una minivan, aunque no me gustan las mini. ¿Por qué tienes que comprar una minivan? Porque con cuatro hijos una guagua escolar es lo único que funciona, no hay otra, pero yo no puedo estar molesto y decir que no era el carro que quería.
Porque, al fin y al cabo, el que escogió tener cuatro hijos fui yo. Así que son cuatro universidades, para colmo Dios me dio cuatro hijas. Así que son cuatro quinceañeros, son cuatro bodas.  ¿Qué puedo hacer fui yo el que escogí?
Ahora la pregunta es: ¿Dios provee para cuánto? Dios provee para todos. Pero lo que yo no puedo permitir es que por mi decisión y mi estilo de vida yo deje de honrar a Dios, esa es la diferencia.
En otras palabras, honro a Dios primero con lo que Él me pide que yo haga y luego puedo escoger el estilo de vida que deseo vivir. Y el que escoge un estilo de vida de una forma Dios le provee, Dios le provee para eso, de esa manera si nosotros lo entendemos nunca tendremos envidia y celebraremos lo que Dios hace con otras personas y podemos saber el día que deseamos avanzar, el mismo Dios que provee para uno, provee para todos.
Esa debe ser nuestra conciencia en el día de hoy, Dios no tiene límites en lo que nos puede dar.

Otoniel Font
Pastor, escritor y conferencista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí