Home / Opinion / Incómoda mirada, Julio Calo

Incómoda mirada, Julio Calo

Dios te ha visto tanto en lo público como en lo secreto, él ha sido testigo, sus ojos inevitablemente te ven

Freepik

Piloteaba mi nave, no era un taxi y tampoco un Volkswagen del año 78. Aquella mañana salí muy temprano de casa, la radio me acompaña como es costumbre, me ayuda por cuestiones de trabajo, pero también para hacer más entretenido el camino. Mientras esperaba el cambio de color en un semáforo sentí que alguien me observaba ¿alguna vez has tenido esa sensación de que alguien te está viendo? curioso busqué y efectivamente pude ver a una persona abordo de un autobús que me veía fijamente con interés y me sonrió, no miento fue un momento sumamente extraño y me hice el desentendido, segundos después volteo de nuevo y su mirada seguía clavada en mí, quería que el tráfico avanzara para despegarme de la incómoda situación.
El semáforo cambió a verde y continué hacia mi destino, pero darme cuenta de que alguien me veía sin yo notarlo de inmediato me hizo sentir invadido, claro la persona en el otro transporte no me hizo nada, más que verme, si es que realmente yo era el centro de su atención, «qué bueno que no me piqué la nariz», pensé.
Dios me ha visto, no porque quiera invadirme sino porque su sobrenaturalidad le permite observarlo todo, ha visto mi esfuerzo por honrarlo, pero también me ha visto fallarle, aún en aquellas ocasiones en las que pretendo estar oculto de la mirada de las personas, los ojos de Dios han estado allí. «Porque Dios observa atentamente lo que hace la humanidad; a todos los ve» (Job 34:21).
Imagino que alguna vez lo he hecho sonreír con mis intentos y buenas acciones, pero saber que sus ojos han visto mi impiedad e injusticia me hace sentir muy incómodo, entender que mi falsedad e hipocresía no son un secreto ante su mirada gloriosa me entristece ¿A caso Dios debería dejar de verme o debería yo procurar vivir en integridad ante su mirada? integridad que muchas veces ha sido marginada por satisfacer mis deseos que no siempre glorifican a Dios y que se ha visto amenazada por una vida doble y por secretos que no están ocultos ante la mirada más importante que yo podría recibir. «Recuerda que el Señor mira todo lo que hacemos, no pierde de vista ninguno de nuestros actos» (Proverbios 5:21).
Esos ojos han visto todo, los historiales borrados, aún aquellas páginas abiertas en modo privado, los mensajes que no debiste enviar y que luego desapareciste de la bandeja, los ‘likes’ que das con una cuenta secreta, Dios te ha visto tanto en lo público como en lo secreto, él ha sido testigo, sus ojos inevitablemente te ven, aún en este momento mientras escribo puedo percibir su mirada sobre mí y estoy convencido que mientras lees también te ve con ternura y si pudieras escuchar su voz entre tanto ruido del mundo, él te dice: «Aún te veo con amor» ¿Cómo vivirás ante tal mirada?

Julio Calo
Comunicador y publicista
elblogdejulio.com

About Verdad y Vida

Check Also

Cómo estamos pensando, Ramón Tovar

Gota: “Y estos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.