“Introducirán encubiertamente herejías destructoras”, Fernando Regnault

0
11

El fruto de los falsos maestros son las herejías. Estos falsos maestros traerán a la iglesia enseñanzas que parecen espirituales, pero que desviarán al pueblo de la Verdad

Freepik

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina” (2ª Pedro 2:1).
El fruto de los falsos maestros son las herejías. Una herejía es una enseñanza que contraría a la Palabra de Dios. Estos falsos maestros traerán a la iglesia enseñanzas que parecen espirituales, pero que desviarán al pueblo de la Verdad. Lo peor de todo es que estos falsos maestros usualmente no saben que lo son, sino que piensan que tienen una nueva revelación de Dios.
Muchas veces son creyentes con poco tiempo en el Señor, que no se someten a la autoridad de la Palabra, que como Pedro creen que en la carne se pueden hacer las cosas espirituales. Estos sin una base bíblica, prestan atención a predicadores falsos profetas, luego llevan lo oído a la iglesia. Santiago advirtió sobre esto: “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación” (Santiago 3:1).
Hoy las iglesias están llenas de creyentes que han oído muchas predicaciones, pero realmente no conocen la Palabra, que se dan de maestros, pero no tienen profundidad con Dios. Creyentes que su alimento espiritual viene de internet, pero no de doblar rodillas, en ayuno, oración, y escudriñar la Palabra. Ponen a enseñar a los que quieren, sin tener ninguna madurez, ni profundidad espiritual.
Muchas veces son creyentes rebeldes, que conocen la Palabra, pero no la viven, que tienen versículos para justificar todos sus errores. Hay que poner a enseñar a creyentes de buen testimonio, hombres y mujeres de oración, que sean amantes de la Palabra tal como está escrita. Lamentablemente estos rebeldes a la sana doctrina, terminarán “atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina”, y desviando de la Verdad a quienes verdaderamente habían creído.

“Y AUN NEGARÁN AL SEÑOR QUE LOS RESCATÓ”

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina” (2ª Pedro 2:1).
Siempre me he preguntado ¿cómo alguien que aceptó a Cristo como su Salvador, y sabe que es Él el único camino al Padre, puede negarlo conscientemente? Porque la mayoría de los que están en caminos equivocados, no están allí conscientemente, sino bajo engaño, ellos piensan que están en la Verdad, esa es la trampa del diablo.
Ahora bien, nuestro texto inicial está hablando de creyentes a quienes el Señor rescató, y que negarán su nombre. Esto está bien claro cuando dice: “negarán al Señor que los rescató”, no hay duda de que eran salvos y habían creído en el único Nombre dado a los hombres en que podemos ser salvos.
Quiero llamar la atención, sobre qué fácilmente meten en la iglesia prácticas y costumbres raras que cambian lo que hemos creído en un principio. Muchas iglesias le han cambiado el nombre a su Salvador, ahora le llaman Yashua, porque se ha hecho una moda y creen que es más espiritual. Pero esto es enseñanza de hombres, está fuera de la Biblia, no encuentro ese nombre en mi Biblia.
Qué responderían ante Dios esos creyentes cuando les pregunté: ¿ese nombre yo no te lo dí, por qué cambiaste el nombre de Jesús, si sabes que en ningún otro nombre hay salvación? Es que sólo basta que un líder conocido, saque una moda de doctrina para que miles lo sigan, sólo porque se trata de alguien de cierta reputación.
Pablo escribió que a él los de reputación lo tenían sin cuidado, él no se llevaba por la reputación. Hoy muchísimas alabanzas dentro de la iglesia que no son para Jesús, sino para Yashua, y es un strike que el diablo ha metido a la iglesia. Pero si ese nombre no está en la Biblia, si está bien claro cuál es el único Nombre digno de adoración, y el único en quien hay salvación. ¿Por qué aceptas que los hombres te digan que ahora es otro? Yo no me moveré de lo que he creído, ni me saldré de lo que la Biblia dice, es Jesús de Nazaret.
¡Dios te bendiga!

Fernando Regnault
Maestro de la Palabra
www.abcdelabiblia.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí