Home / Destacadas / La obra misional en la era del coronavirus: importantes interrupciones, pero muchas siguen siendo fuertes

La obra misional en la era del coronavirus: importantes interrupciones, pero muchas siguen siendo fuertes

“Nuestro sentido general es que Dios nos ha bendecido enormemente, a pesar de los eventos globales que uno pensaría que de inmediato detendrían las misiones”, señaló Alex Kocman

Un capellán de la Asociación Evangelística Billy Graham comparte las Escrituras, 2020/ Asociación Evangelística Billy Graham

(Michael Gryboski-CP – Verdad y Vida).-

Un cristiano en Praga, República Checa, comparte el aliento de la Biblia en las calles. Debido a la pandemia de COVID-19, el país se encuentra en estado de emergencia y bloqueo. Las personas muestran signos de depresión, ira y desesperanza. Los cristianos de Praga están tomando las calles, con máscaras y practicando la distancia social, para compartir la Palabra, repartir Biblias y compartir la esperanza que se encuentra en Cristo. | Foto de IMB

A principios del año 2020, cuando los cierres por coronavirus eran bastante recientes, los expertos en el trabajo de la misión se reunieron en un podcast para discutir el posible impacto del COVID-19 en sus esfuerzos.
Organizado por ABWE International a fines de abril, el episodio del podcast de misiones examinó cómo el trabajo de la misión se vería afectado, posiblemente a largo plazo, por la pandemia.
Los expertos en el podcast expresaron diversas preocupaciones sobre temas como el futuro de las misiones a corto plazo y qué tan bien se mantendrá la financiación de las organizaciones.
Varios meses después, representantes de múltiples organizaciones misioneras y una megaiglesia que supervisa muchas misiones en el extranjero, tienen experiencias para informar sobre cómo la pandemia los está afectando.
The Christian Post habló con varios grupos misioneros sobre temas que incluyen cómo están capeando la pandemia y las posibilidades futuras de trabajo misionero en el extranjero.

‘DIOS NOS HA BENDECIDO TREMENDAMENTE’

A pesar de un tiempo conocido por la recesión económica y la incertidumbre financiera, varios grupos de misiones informaron tener estabilidad financiera e incluso observar algunos aumentos en las donaciones.
ABWE International, un grupo misionero anteriormente conocido como la Asociación de Bautistas para el Evangelismo Mundial, ha visto una cantidad sorprendentemente alta de apoyo durante la pandemia.
Alex Kocman, director de avance y comunicaciones de ABWE International que formó parte del podcast de abril, dijo a CP que “este año será uno de los años financieros más sólidos de ABWE hasta la fecha”.
“Una vez más, nos alegra la fidelidad de Dios”, dijo Kocman. “Algunos misioneros vieron una disminución en el apoyo mensual, pero esto no ha resultado en que se retire personal del campo”.
“Al mismo tiempo, a quienes recaudan apoyo les resulta más fácil construir sus equipos de apoyo a través de reuniones de Zoom con líderes de la iglesia, amigos y otros partidarios”.
Kocman señaló que, si bien los viajes misioneros de corta duración estaban “paralizados”, los misioneros de larga duración “han continuado desplegándose en el campo este año”.
“Nuestro sentido general es que Dios nos ha bendecido enormemente, a pesar de los eventos globales que uno pensaría que de inmediato detendrían las misiones”, continuó.
Kocman hizo referencia al ministerio Live Global de ABWE, una entidad lanzada antes de los cierres pandémicos que se centra en el uso de tecnología para conectar a cristianos en lugares remotos.
“Live Global estaba excepcionalmente preparado para el ministerio en una pandemia”, explicó. “Estamos atónitos por la providencia de Dios”.
Brian Albrecht, presidente de MissionGO, un grupo misionero fundado en 1943 y con esfuerzos de alcance en más de 55 países, dijo a CP que sus finanzas eran estables a pesar de una caída en las donaciones.
“Para el fondo general, que es el presupuesto administrativo que mantiene las cosas en marcha, esas donaciones se han reducido, pero hasta ahora hemos sido muy felices, hemos estado agradecidos, hemos estado orando y Dios nos ha bendecido y usado nosotros”, dijo Albrecht.
Albrecht señaló que MissionGO tenía “reservas” para sus finanzas, por lo que “no tenían ningún problema” con la posibilidad de “cerrar el negocio” debido a la reciente disminución en las donaciones.
Por el momento, según Albrecht, su organización ha podido pagar las cosas sin recurrir a las reservas, ayudado en parte por el programa de protección de cheques de pago del gobierno.
“Obtener apoyo en este momento es algo difícil”, reconoció, “porque, si las personas están preocupadas por sus ingresos personales y si la familia va a estar segura, será más difícil para ellos ser generosos para ayudar a los misioneros y organizaciones sin fines de lucro. causas “.
El presidente de Training Leaders International, Darren Carlson, cuya organización se fundó en 2009 y busca brindar capacitación teológica a iglesias de todo el mundo, informó una disminución en las donaciones.
Carlson, quien fue uno de los expertos en el podcast de abril, le dijo a CP que esta disminución en el apoyo se debió “a que no hay viajes a corto plazo para recaudar dinero”, y agregó que esto también significaba que los gastos habían disminuido.
“Pero en general, las donaciones siguen siendo bajas”, enfatizó. “Basándome en hablar con otras organizaciones como la nuestra, diría que las donaciones han bajado un 30 %. Algunas organizaciones han tomado fondos de APP para compensar esto”.
El presidente de Radius International, Brooks Buser, quien anteriormente formó parte del podcast de abril, dijo a CP que su organización “lo ha hecho bastante bien”, pero cree que esta estabilidad puede deberse en parte a que ellos no son una “agencia de envío”.
“El radio es un poco diferente”, explicó Buser. “Somos una escuela de capacitación y nuestro objetivo específico es capacitar a las personas para que lleguen a algunos de los grupos lingüísticos más difíciles de alcanzar”.
“Así que gran parte de nuestro apoyo no se ha visto afectado por las personas que buscan involucrarse y que van a estar con nosotros en las buenas y en las malas”.
La Junta de Misiones Internacionales de la Convención Bautista del Sur, que se fundó en 1845 y tiene su sede en Richmond, Virginia, obtuvo fuertes donaciones en línea este año.
Según la portavoz de IMB, Julie McGowen, del 1 de junio al 1 de octubre. El 31 de diciembre de 2019, vieron un aumento en las donaciones digitales del 47 %, mientras que, en el mismo período de este año, tuvieron un aumento adicional en las donaciones digitales del 42 %.
“La IMB está impulsada por un legado de generosos partidarios cautivados por una visión aparentemente imposible de que todos conozcan a Cristo”, dijo Chris Kennedy, director de avances de la IMB, en un comunicado enviado por correo electrónico a CP.
“A lo largo de nuestros 175 años de historia, estos donantes sacrificados han mirado más allá de las dificultades actuales con esperanza y han continuado o incluso ampliado su ofrenda fiel en los tiempos más difíciles. Creemos plenamente que mantendrán esta generosidad en nuestras circunstancias actuales”.

Buser of Radius tiene la esperanza de que la distribución de nuevas vacunas aprobadas para su uso contra COVID-19 pueda brindar más oportunidades para el trabajo misionero

UN ‘OTRO MUNDO’ PARA LAS MISIONES

Al igual que con muchos otros aspectos de la vida, las misiones en el extranjero se vieron profundamente afectadas por la pandemia de coronavirus y los posteriores cierres y restricciones en las reuniones sociales.
La portavoz de la IMB, Julie McGowen, le contó a CP cuánta incertidumbre tenían cuando se informó por primera vez de la enfermedad en el este de Asia en 2019.
“Las primeras etapas en el este de Asia fueron extremadamente desafiantes porque la situación llegó rápidamente y no teníamos información sobre lo que vendría por delante”, explicó McGowen.
“Muchos en el campo misionero se enfrentaban a la inseguridad de cómo se verían afectados sus ministerios durante la primavera. Tras la experiencia que adquirimos en el este de Asia, el personal de Europa se lanzó a la siguiente crisis en toda regla, que hemos visto extenderse por todo el mundo”.
IMB no estaba exento del coronavirus, ya que se informaron múltiples casos de COVID-19 entre su personal en todo el planeta, y la gran mayoría presentaba síntomas leves.
“Nuestra gente ha sentido el trauma de manera diferente, dependiendo de las formas en que la población particular que los rodea se ha visto afectada”, dijo. “En todos los lugares donde se ha ubicado nuestro personal, están agradeciendo al Señor por los recursos que tienen a mano para responder a la crisis, ya sea en sus propios hogares, o recursos adicionales que han podido utilizar para ayudar a otros y para reunirse necesidades”.
Los grupos de la misión informaron que tuvieron que acortar algunos viajes y traer personas de regreso a los Estados Unidos debido a los problemas de salud pública derivados de la pandemia.
Albrecht de MissionGO dijo que la pandemia “ha cambiado mucho las misiones durante este último año” y “provocó varias interrupciones aquí, allá y en todas partes”.
“Hemos tenido que rescatar a varios misioneros”, dijo Albrecht. “Las embajadas estadounidenses nos ayudaron mucho, finalmente pudimos llevarlos a casa. Una persona estaba muy enferma y tuvo que regresar y obtener un tratamiento médico decente fuera de África”.
Albrecht también habló sobre un misionero del Medio Oriente que estaba en los Estados Unidos cuando comenzó la pandemia y tuvo que regresar a Amman, Jordania, para estar con su familia.
Según Albrecht, trabajaron con una embajada para llevarlo de regreso a casa, donde tuvo que estar en cuarentena durante 14 días en un hotel de cinco estrellas en Ammán, que tuvo que pagar él mismo.
“Tenemos misioneros en todos estos lugares diferentes y resulta que los diferentes gobiernos tienen diferentes reglas y regulaciones, pero el resultado es que la gente no puede moverse”, explicó.
“En los países africanos, el transporte aéreo interno está cerrado. No puedes ir de un lugar a otro, tienes que conducir por la jungla. Tenemos menos gente haciendo eso. Y entonces hay muchas interrupciones y muchos problemas de esa manera”.
Albrecht recordó cómo un viaje misionero reciente a la República Democrática del Congo, cuya tasa de infección sigue siendo bastante pequeña, involucró múltiples pruebas para los participantes, así como un secuestro de dos días.
“Están probando a todos los que ingresan al país y hay que ponerlos en cuarentena”, dijo, y señaló que el equipo de la misión recibió una “dispensa especial” de las reglas habituales de cuarentena.
“Hicimos que las personas fueran examinadas dos veces antes de que subieran al avión, luego las hicieron cuando aterrizaron, y tuvieron que secuestrar durante dos días y luego porque tuvieron que conducir a través de la jungla, que fue otro viaje de tres días, decidieron que eso era lo suficientemente bueno para que cuando llegaran a su destino, si realizaban la prueba sin la enfermedad, se les permitiría hacer su trabajo”.
Melissa Vandermey, directora de comunicaciones de MissionGO, describió algunos de los desafíos para el trabajo misionero en el frente interno, a saber, el proceso de contratación.
Antes de la pandemia, según Vandermey, un candidato a misionero normalmente iría a “recaudar fondos a tiempo completo y hacer reuniones cara a cara en cafeterías de restaurantes, etc.”.
“Y ahora tienen que recaudar fondos en todo Zoom. Así que es un mundo completamente nuevo que nuestros misioneros tienen que enfrentar”, señaló.
Vandermey habló recientemente con los misioneros con base en Francia y cómo iban a regresar a los Estados Unidos en unas pocas semanas para las asignaciones en el hogar que implican la recaudación de fondos.
“Dijeron ‘será muy interesante una vez que lleguemos a casa porque será: ¿cómo nos conectamos con la gente a través de Zoom, etc.?’”, agregó. “Es un mundo completamente diferente”.

UN ‘ESTANCAMIENTO’ PARA LAS MISIONES DE CORTA DURACIÓN

Un tema importante reportado por múltiples grupos fue la caída en las misiones a corto plazo, como las que duran solo un par de semanas y a menudo involucran esfuerzos filantrópicos como la ayuda médica.
Albrecht de MissionGO explicó que su organización canceló todos sus viajes misioneros a corto plazo que habían sido planeados para mediados y finales de año, con la esperanza de que puedan ser reprogramados para 2021.
“Algunos viajes se pueden reorientar y reprogramar con vuelos y otras cosas”, agregó Albrecht, advirtiendo que muchos de los que se inscribieron en un viaje este año tendrán problemas de programación el próximo año.
Por ejemplo, Albrecht citó que muchas misiones a corto plazo involucran a graduados universitarios recientes o estudiantes que estaban planeando realizar un viaje misionero durante las vacaciones de verano.
“Ese verano ibas a dejar eso a un lado para ir y hacer esa actividad, pero ahora estás un año más tarde y, con suerte, has encontrado un trabajo y te estás estableciendo más”, dijo. “En la mayoría de los lugares donde encuentras un nuevo trabajo, no puedes tener muchas vacaciones, por lo que no puedes tener tiempo libre para ir”.
MissionGO planea, siempre que sea posible, “reutilizar” un viaje misionero a corto plazo para las personas que estaban planeando viajar al extranjero este año y que aún estarán dispuestas y podrán hacerlo el próximo año.
“Probablemente habrá gente nueva o gente diferente o una mezcla de las dos que estarán en marcha este año”, dijo. “Tenemos mucha gente que es maybes, pero el problema es que hay tanta incertidumbre ahora que no sabes qué traerá el próximo año”.
Buser of Radius cree que las “repercusiones” a más largo plazo en las misiones, especialmente en lo que respecta a la disminución de las misiones a corto plazo, “porque las misiones a largo plazo se ven afectadas por las misiones a corto plazo”.
“Las personas son desafiadas y contratadas a través de viajes de corta duración y estos se han detenido casi por completo durante los últimos seis meses”, explicó Buser. “Así que el efecto dominó se producirá en el futuro, de dos a cinco años”.
Si bien las misiones de corto plazo vieron “un estancamiento a principios de este año” debido a un aviso del gobierno de Estados Unidos contra los viajes globales, Kocman de ABWE International dijo que han “podido mover más personal” desde que el aviso se levantó en agosto.
En lo que va del año, ABWE International tenía 176 trabajadores a corto plazo movilizados y tenía lo que Kocma describió como un “récord” de 71 misioneros de mediano y largo plazo designados.
“En un año normal, el número de trabajadores temporales sería mucho mayor”, reconoció. “Hemos lanzado proactivamente un esfuerzo para abrir un nuevo centro para misiones a corto plazo que está siendo desarrollado por Jason Phillips, nuestro director ejecutivo más recientemente nombrado.
“Estamos entusiasmados con la oportunidad de dar vida a nuestros esfuerzos de movilización a corto plazo”.

‘UN RAYO DE ESPERANZA EN MEDIO DE UN AÑO DESAFIANTE’

La Iglesia Bíblica Immanuel, una megaiglesia sin denominación con sede en Springfield, Virginia, era una iglesia que tenía un extenso alcance misionero que cerró durante la pandemia.
Según Michael Connor, pastor de Misión y Alcance en Immanuel, su iglesia tenía 27 misiones internacionales y normalmente realizaba alrededor de una docena de viajes de corta duración al año.
“Cancelamos todos los viajes a corto plazo para 2020. No sucedió ninguno”, explicó Connor a CP, diciendo que la pandemia golpeó a Immanuel “bastante severamente”.
“Y también teníamos varios de nuestros trabajadores internacionales que necesitaban salir del país en el que se encontraban debido a los cierres de COVID o no habían podido regresar allí”.
No obstante, Connor expresó cierto optimismo sobre el futuro de las misiones y explicó que un impacto a largo plazo fueron los “métodos mejorados de comunicación remota”.
“Creo que será una ganancia no solo para las misiones, sino para la vida de la iglesia en general”, comentó. “Reuniones remotas, Zoom cara a cara, Skype: creo que habrá más contactos virtuales en el futuro”.
Recientemente, varias compañías farmacéuticas importantes han hecho anuncios de que han desarrollado vacunas COVID-19 altamente efectivas que comenzaron a distribuirse ya.
Buser of Radius tiene la esperanza de que la distribución de nuevas vacunas aprobadas para su uso contra COVID-19 pueda brindar más oportunidades para el trabajo misionero.
Señaló que, dado que las vacunas desarrolladas por Moderna y Pfizer requieren un almacenamiento a baja temperatura, “va a ser difícil entrar en ubicaciones rurales de países del tercer mundo con acceso realmente cerrado”.
“Creo que va a haber una creciente necesidad de que los cristianos, de personas que se preocupan por esas partes del mundo, participen. Así que creo que va a resultar en, si Dios quiere, la apertura de algunas puertas”, dijo Buser.
Carlson sintió que los esfuerzos para frenar la propagación del coronavirus por parte de algunos gobiernos podrían usarse para dificultar la operación de los misioneros en el extranjero, citando el “rastreo de contactos” como ejemplo.
“Creo que un resultado realmente malo del rastreo de contactos es que los gobiernos ahora están rastreando a los extranjeros más de cerca y escudriñando itinerarios y contactos”, dijo Carlson. “Hay países ‘cerrados’ a los que será muy difícil avanzar”.
“E incluso si los estadounidenses se vacunan, ¿podrán reunir personas en otro país legalmente?”
Mientras tanto, IMB está “desarrollando planes y pensamientos sobre cómo avanzar” con misiones internacionales a medida que la vacuna COVID-19 se usa ampliamente, dijo McGowen.
“Creemos que Dios bendecirá nuestro trabajo de nuevas formas después de la pandemia, a medida que veamos nuevos esfuerzos que se han apoyado completamente en la oración, y a medida que nos relacionamos con nuevos socios para asociarnos en los próximos días”, afirmó.
“También esperamos que haya una gratitud por la libertad de operar de una manera más normal que hará que el trabajo pospandémico sea aún más satisfactorio que el trabajo prepandémico, cuando pudimos hacer lo que decidimos con pocos obstáculos”.
También vio un gran potencial en el uso de lugares en línea para el trabajo misionero, y señaló que “los trabajadores bautistas del sur están pasando más tiempo orando personalmente y con otros a través de Internet”.
“La gente está llegando al Señor a través de nuevas vías como las redes sociales en mayor número que antes de la pandemia”, destacó.
“Este es un rayo de esperanza en medio de un año desafiante”.

La oficina de la Junta de Misiones Internacionales de la Convención Bautista del Sur en Richmond, Virginia/ The Christian Post

About Verdad y Vida

Check Also

Líbranos del mal

La Biblia nos revela el origen y la historia del bien y del mal, y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *