La persecución cristiana en Asia obliga a los creyentes a vivir bajo amenazas, “cantamos himnos en voz baja”

0
10
Viven con el miedo de que los puedan denunciar y que la policía los arreste en cualquier momento / Puertas Abiertas

Colaboradores de Open Doors visitaron una pequeña iglesia de Asia Central, y vieron como los creyentes han tenido que adaptarse para poder sobrevivir a una sociedad que persigue la fe de manera hostil

Viven con el miedo de que los puedan denunciar y que la policía los arreste en cualquier momento / Puertas Abiertas

(BibliaTodo).-

El equipo fue con total discreción para proteger a los creyentes locales de más ataques en un barrio con edificios de la era soviética, en donde los recibió el pastor Tahir.
Según Open Doors, quien cambió el nombre del pastor por razones de seguridad, Tahir era miembro de la KGB, servicio secreto ruso, y que ahora se dedica a fortalecer la fe de otros para que puedan mantenerse en la fe a pesar de la persecución.
Asimismo, el pastor pidió oraciones por su pueblo, para que Dios les dé la fuerza para continuar en el camino de la fe.
Open Doors contó que los cultos se desarrollan de forma secreta y que poco a poco las personas se acomodan juntas en una sala pequeña; familias, hombres y mujeres, jóvenes y viejos.
“Cuando comienza el servicio, los hombres se sientan en un lado, las mujeres en otro lado y los niños en otro rincón de la sala”, dijo uno de los colaboradores, detallando que algunos son tradicionales y otros son más modernos.
Aún así, viven con el miedo de que los puedan denunciar y que la policía los arreste en cualquier momento.
Parte de su mecanismo para no ser descubiertos, es cantar los himnos en voz baja mientras conviven entre hermanos.
“Nos sentamos en tapetes en el piso y compartimos mensajes de aliento”, dijo un colaborador.
“Les decimos que hay cristianos de todo el mundo orando por ellos. También dijimos que no están solos, ya que muchos cristianos también son perseguidos en otras regiones”, agregó otro colaborador.
“Después de dos horas, cada uno se fue a su casa. Nos fuimos con un sentido real de su sufrimiento y esperanza. Nuestros hermanos y hermanas en Cristo que viven al frente de la persecución verdaderamente comprometen su futuro al Señor”, finalizó.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí