Home / Internacionales / Los profesionales médicos cristianos tienen mucho que ofrecer a un mundo doliente

Los profesionales médicos cristianos tienen mucho que ofrecer a un mundo doliente

El viaje de corto plazo como voluntario del doctor Louis Yu con World Medical Mission en el hospital AIC Kijabe abrió sus ojos a las vastas necesidades alrededor del mundo / SP

(Samaritan’s Purse).-

KENIA.- Cuando el sol salió sobre las montañas de Kenia señalando un nuevo día para el pueblo rural de Kijabe, marcó el último día del doctor Louis Yu, un voluntario de corto plazo con World Medical Mission en el hospital AIC Kijabe.

Caring for many hurting people, and especially young patients, at Kijabe stretched Dr. Yu’s faith.
Después de empacar su maleta y arreglar el cuarto de visitas para el siguiente invitado, hizo un último viaje a cuidados intensivos pediátricos antes de salir para revisar a una de sus pacientes más jóvenes, una niña que tuvo un serio accidente de auto dos semanas antes. Quedó con huesos rotos y pulmones dañados. En medio de las máquinas y los murmullos del personal del hospital que hablaban de otros pacientes, el doctor Yu llegó a su cama y la encontró contenta y en camino a recuperarse.
Salió del hospital con una mezcla de gozo y alivio, listo para regresar a casa en Estados Unidos y reincorporarse a su programa de residencia en medicina familiar en la escuela de West Virginia University.
“Realmente fue un honor pasar aquí un mes”, dijo. “Este hospital es maravilloso. El personal muy amable. El viaje me ha inspirado a seguir trabajando duro y me ha enseñado lo que no sé y lo que debo seguir aprendiendo en mi último año de residencia. Me voy espiritualmente refrescado, al igual que académica y hasta físicamente”.
Fue su primera vez sirviendo fuera del país en un hospital misionero, una oportunidad única para adquirir experiencia practicando medicina en un nuevo ambiente. Sirvió en cuidados intensivos pediátricos, equipos de obstetricia y ginecología y en una miomectomía y hasta una laroscopía de una vesícula biliar, así como una laporotomía exploratoria.
Algunos de los casos médicos que trató fueron sepsis, convulsiones, desnutrición, infertilidad y cáncer de colon. El doctor Yu ayudó a estos pacientes en su tiempo en Kijabe. También vio de primera mano el cuidado médico tan necesario en estas áreas donde los pacientes a veces no tienen acceso al tratamiento necesario.
“Vemos a muchos pacientes que presentan casos crónicos que duran meses, incluso años, y que no atienden por falta de acceso al tratamiento correcto y la falta de recursos”, dijo el doctor Yu.
Las necesidades espirituales son urgentes también. Muchos mueren sin conocer a Jesucristo
“Ves mucho dolor físico, y también mucho espiritual”, dijo el doctor Yu. “Cuando vas a las camas de los pacientes oras por ellos. O antes de empezar un caso, oras por ellos. Solo espero haber ayudado a los pacientes, y que por mis acciones puedan ver a Jesús”.

LA FE GUÍA EL CAMINO

El camino del doctor Yu para llegar donde está hoy es diferente al de otros. Después de graduarse de la escuela de medicina en 2011, tuvo dificultad en encontrar un programa de residencia, pero quería servir a otros de algún modo, así que pasó tiempo como bombero y en ayuda para desastres, e incluso fue parte de un equipo de Samaritan’s Purse para ayuda en desastres en 2016.
“Ahora veo que Dios usó ese tiempo para solidificar y clarificar porqué quería ser un doctor”, dijo el doctor Yu. “¿Fue por motivos egoísta? ¿Por presión social?”
Mientras intentaba responder algunas de estas preguntas y ver el siguiente paso para ser doctor, la madre del doctor Yu murió repentinamente en 2017 mientras él estudiaba para su examen.
“Fue el peor tiempo de mi vida”, dijo. “Pero Dios realmente lo usó. Fortaleció mi fe. Me permitió seguir perseverando, estudiando, pasando el examen y obteniendo una residencia”.

“ES NUESTRO DEBER COMO MÉDICOS EL VENIR”

Ahora en sus días de residente ve pacientes en la clínica, visita asilos, enseña y trabaja en las tareas de un curso que está tomando de acupuntura, todo parte de cumplir con el llamado que Dios ha puesto en su vida para usar los dones para servir a los demás.
“No importa dónde naciste o dónde vives. Todos merecemos el derecho de buena medicina”, dijo el doctor Yu. “Por eso trabajo de esto. Creo en un gran Dios. Él eligió la cruz y quiero seguir su ejemplo para guiar con un corazón de siervo. No puedo imaginar no querer servirle cada día y como pueda”.
Después de finalizar su residencia, espera regresar a hospitales misioneros, algo que piensa que todo doctor, enfermo o trabajador de la salud cristiano debe explorar.
“En verdad animo a los médicos a venir en misiones de corto plazo y servir en un hospital misionero”, dijo el doctor Yu. “Hay una gran necesidad de aprendizaje, así que si te gusta enseñar es un gran lugar para enseñar a residentes e internistas”.
“También puedes dar un poco de descanso a los que trabajan aquí, porque puede ser agotador debido a la carga de trabajo.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Consulta teológica mundial para unir la educación teológica formal y no formal para capacitar a los líderes de la iglesia en todo el mundo

500 educadores de más de 90 países que representan a más de 200 ministerios diferentes …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.