Home / Opinion / ¿Mi manera de hablar inútil? Ramón Tovar

¿Mi manera de hablar inútil? Ramón Tovar

Si Jesucristo es el guarda de nuestros labios, Él será quien determine lo que sale por ellos

/ Freepik

Gota: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca” (Efesios 4:29).
Palabra corrompida: la palabra que se traduce “corrompida” se refiere a algo descompuesto que pudre todo lo que le rodea, como la fruta rancia o la carne putrefacta. Un cerebro y un corazón corrompidos por la maldad, el vicio, la envidia, etc., no pueden menos que transmitir al exterior, por la boca, la corrupción interior.
Como puede verse por el contrario “para edificar… para beneficio”, la conversación corrompida no es solo la que contiene chistes vulgares o referencias a la lujuria, sino todo lo que puede causar daño al prójimo: quejas, calumnias, expresiones de envidia y resentimiento contra otros hermanos, críticas destructivas e infundadas.
Las frutas podridas huelen muy mal y son inservibles. No queremos estar cerca de ellas, y mucho menos comerlas. Lo mismo ocurre con el lenguaje corrompido. Sean chistes de color subido, palabras obscenas, cuentos sucios o lenguaje grosero, de ninguna manera debe caracterizar eso a un cristiano.
Valor: El Salmo 141:3 nos dice cómo eliminar tal lenguaje: “Señor, ponle a mi boca un guardián; vigílame cuando yo abra los labios”. Si Jesucristo es el guarda de nuestros labios, Él será quien determine lo que sale por ellos.
Dios le bendiga.

Ramón Tovar
Pastor y columnista
tramon63@gmail

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *