Home / Opinion / Muerte prematura, Teófilo Segovia Salazar

Muerte prematura, Teófilo Segovia Salazar

/ Freepik

El hijo pródigo que narra la Biblia es un joven nacido en un hogar donde se practicaba la obediencia a la palabra de Dios. Pero aquel joven decide hacer su vida a su manera y saca a Dios de su agenda.
Tiempo después regresa a su casa paterna con “las tablas en la cabeza” y su padre lo recibe, perdona y pronuncia una frase muy interesante: “este es mi hijo que estaba muerto y ha resucitado; estaba perdido y es hallado”.
Deja claro esta parábola de Jesús que toda persona que decide desarrollar su vida sin atender los mandamientos divinos, para Dios está muerta y perdida. Mientras se mantenga de espaldas a Dios sin obedecer sus mandamientos estará viva físicamente, pero espiritualmente, que es lo que realmente vale, está muerta.
Revisemos cuidadosamente cómo se está desarrollando nuestra vida, no vaya a ser que sin darnos cuenta hayamos sacado a Dios y sus mandamientos de nuestra agenda diaria. Si ese es el caso estamos a tiempo de volver a los brazos del padre en obediencia y santidad.
Dios te bendiga.

Teófilo Segovia Salazar
Pastor y comunicador

About Verdad y Vida

Check Also

La buena voluntad de Dios para mi, Ramón Tovar

Si queremos ser exitoso permitamos que la voluntad de Dios sea hecha en nuestras vidas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.