Órdenes estrafalarias

0
4
Generada por IA / Freepik

Hay ciertas órdenes de Dios que desde el punto de vista lógico o humano resultan “agarradas por los cabellos”. Pero, aun siendo así, todo seguidor de Jesucristo está obligado a obedecerlas sin murmurar

Uno de los principales requisitos que deben cumplirse para agradar a Dios es obedecer ciegamente sus instrucciones. Cuando esas instrucciones son normales, lógicas o racionales, es fácil obedecerlas. Pero hay ciertas órdenes de Dios que desde el punto de vista lógico o humano resultan “agarradas por los cabellos”. Pero, aun siendo así, todo seguidor de Jesucristo está obligado a obedecerlas sin murmurar.
En cierta ocasión Jesús tenía que pagar los impuestos y, al parecer, no tenía liquidez, y le da una orden a Pedro “ve al mar a pescar con anzuelo. Ábrele la boca al primer pescado que pesques, y allí encontrarás una moneda. Llévala y dásela a los que cobran impuestos. Ese dinero pagará tu impuesto y el mío”.
Imaginarse la cara de poema que puso Pedro ante una orden tan rara, extraña y estrafalaria no tiene precio. Pero Pedro la obedeció sin protestar y de buena gana. Por algo fue uno de los discípulos favoritos de Jesús.
Dios sigue dando órdenes a sus hijos. Hoy nos recuerda una de ellas: “Perdona y ama a tu enemigo”. ¿Ya lo hicimos?
Dios te bendiga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí