Home / Opinion / Primeros principios de la economía bíblica (25 y 26), Vladimir Martínez

Primeros principios de la economía bíblica (25 y 26), Vladimir Martínez

Afirmamos que el derecho de propiedad implica la obligación de usar e intercambiar la propiedad de uno de maneras no perjudiciales para la vida, la salud, la libertad y la propiedad de otros

/ Freepik

25. Afirmamos que la propiedad privada y la libertad personal (civil y religiosa) se hallan entrelazadas de manera tan profunda que la destrucción de una debe exigir o causar la destrucción de la otra.
Negamos que el pueblo y las personas que dependan para su sostenimiento del gobierno civil tengan toda la libertad que Dios ha propuesto para ellos.

26. Afirmamos que el concepto bíblico del derecho de propiedad debe incluir el derecho de comprar, vender o comerciar la propiedad libremente dentro de los límites de las leyes morales de la Escritura; que el intercambio libre y honesto de ideas, bienes y servicios es un derecho básico de los seres humanos, en cuya atmósfera son capaces de alcanzar lo máximo de su trabajo; que la libertad de intercambio incluye el derecho a iniciar y cumplir contratos (Éxodo 20:15; Mateo 20:1-15; 2 Samuel 24:24); y que el derecho de propiedad implica la obligación de usar e intercambiar la propiedad de uno de maneras no perjudiciales para la vida, la salud, la libertad y la propiedad de otros.
Negamos que los intercambios bajo coerción de la propiedad (excepto la restitución o la penalidad forzadas por un crimen) sean justos; que el establecimiento obligatorio de precios o condiciones de intercambio sea algo justo; que el derecho a usar e intercambiar la propiedad de manera libre proteja los usos y el intercambio caracterizado por el fraude, el robo, la violencia o la amenaza de violencia, conspiración (un tipo de fraude), o perjuicio para la vida, la salud, la libertad y la propiedad de otros; y que alguno deba inhibir los intercambios libres de bienes y servicios en tanto que se trata de hacer cumplir leyes en contra del fraude, el robo, la violencia o la amenaza de violencia, conspiración y perjuicio para la vida, salud, libertad o propiedad de otros (Lucas 12:13-21, 48; Hechos 5:1-10).

Vladimir Martínez
Pastor, ingeniero estructural y politólogo

About Verdad y Vida

Check Also

La Biblia no contiene la Palabra de Dios, sino que es la Palabra de Dios, Fernando Regnault

Líderes que se han dejado contaminar por el diablo, dicen que la Biblia contiene la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *