¿Qué daña el corazón de una persona? Otoniel Font

0
19

Lo que te daña tu corazón es cuando te vuelves codicioso y comienzas a poner en el filtro de tu vida los pensamientos erróneos y el pensamiento erróneo con la codicia es que Dios tiene algo bueno que no te quiere dar

Cuidado con el deseo de “tener más”, no tiene nada de malo superarse y crecer, pero estos deseos hay que mirarlos con lupa, pues pueden convertirse en pensamientos erróneos. Empezando por la duda y seguido por la codicia, son dos pensamientos que llenan nuestra mente y que poco a poco nos van alejando de Dios.
En Génesis capítulo 3, dice: “Pero la serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho, la cual dijo a la mujer: ‘¿conque Dios os ha dicho no comáis de todo el árbol del huerto?’; y la mujer respondió a la serpiente: ‘del fruto de los árboles del huerto podemos comer, pero del fruto del árbol que está en medio del huerto Dios dijo ‘no comeréis de él, para que no muráis’’. Entonces la serpiente dijo a la mujer: ‘no moriréis, sino que sabe Dios que el día que comáis de él serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios’”.
Ya ellos eran como Dios, pero ahora le dice que van a ser como Dios sabiendo el bien y el mal. Mira que dice el verso 6: “y vio la mujer que el árbol era que bueno para comer y que era que agradable a los ojos y que árbol codiciable para alcanzar sabiduría”.
¿Cuál fue el problema de la mujer? La codicia. ¿Cómo se describe ese árbol? Bueno para comer.
Ahora vamos a Génesis 2 el verso 8 y el verso 9, dice: “Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén al Oriente y puso allí al hombre que había formado y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista”. ¿Cuántos árboles en el huerto del Edén eran deliciosos? Todos.
La historia tiene un propósito, quiero enseñarte la reacción tuya ante los problemas y las dificultades.
¿Cómo reaccionamos? Hermanos todos los árboles eran buenos, ¿qué hizo aquel árbol diferente? Si todos eran hermosos en varias cosas.
Número uno, que al ser humano tú le dices que no haga algo y eso es lo que quiere hacer. Dile a tu hijo que no pinte la pared después te dice a lo último es que no me pude resistir.
Tú le dices a alguien no hagas algo y eso es lo que va a hacer, es la naturaleza humana, ahora ¿por qué se vuelve ese árbol codiciable? Mira el concepto, lo que más daña el corazón de una persona es la codicia.
¿Cómo alguien que lo tiene todo tiene codicia? Porque pensamos que codicia es tener más, por eso es que dicen que los ricos son malos, pero si fuéramos a considerar Adán y Evan eran bien ricos, lo tenían todo, ¿cómo alguien que lo tiene todo puede ser codicioso?, lo que te daña tu corazón es cuando tú te vuelves codicioso y comienzas a poner en el filtro de tu vida los pensamientos erróneos y el pensamiento erróneo con la codicia es que Dios tiene algo bueno que no te quiere dar.
Tus hijos se vuelven codiciosos cuando los amigos le dicen: ‘tu papá no te quiere dejar ir allá porque él sabe que te vas a divertir’ y se le mete en la cabeza al niño y ahora quiere algo que no le conviene.
Simplemente porque tu mente ha cambiado y aquel que te dio todo no es el problema, no es Dios el problema, eres tú y lo que te saca del huerto del Edén es ese pensamiento.
Es el pensamiento de que Dios no quiere hacer esto por mí y si Dios fuera tan bueno haría esto por mí, pues estás en el infierno de tu propia mente.

Otoniel Font
Pastor, escritor y conferencista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí