‘Represión transnacional’: ¿China está tratando de erosionar la libertad de expresión en la cultura occidental?

0
23
Imagen referencial / Andy Wong-AP

China es reconocida por el Departamento de Estado de EE. UU. como un país de especial preocupación por participar en violaciones atroces de la libertad religiosa

Imagen referencial / Andy Wong-AP

(Samantha Kamman – The Christian Post).-

El Partido Comunista Chino (PCCh) está utilizando una variedad de tácticas para erosionar la libertad de expresión y religión en toda la cultura occidental mientras busca silenciar a los críticos en los Estados Unidos y en otros lugares fuera de sus fronteras, advierten los expertos.
El jueves (20), el centro de estudios de política conservadora Hudson Institute, con sede en Washington DC, organizó un debate sobre cómo China participa en la “represión transnacional” a través de la intimidación y la propaganda en suelo estadounidense, apuntando a minorías religiosas como los cristianos, los musulmanes uigures, los budistas tibetanos, los practicantes de Falun Gong y otros críticos de las políticas del PCCh.
La conversación fue moderada por Nina Shea, abogada de derechos humanos y directora del Centro para la Libertad Religiosa del instituto. Los participantes de la discusión fueron Levi Browde, director ejecutivo del Centro de Información de Falun Dafa; Olivia Enos, directora en Washington de la Fundación Comité por la Libertad en Hong Kong; Ian Oxnevad, investigador principal de asuntos exteriores y estudios de seguridad en la Asociación Nacional de Académicos; y Ying Chen, director de Shen Yun Performing Arts.
Chen dijo que el propósito de la compañía de música y danza china con sede en EE. UU. operada por el movimiento religioso Falun Gong es compartir la “cultura tradicional que no está contaminada por el comunismo” de China, valores que el PCCh ha trabajado para borrar en las últimas décadas.
Como resultado de su mensaje, Chen dice que el gobierno chino ha trabajado duro para frustrar las actuaciones de Shen Yu a nivel mundial.
Según su sitio web, Shen Yu comprende 20 piezas que muestran diferentes leyendas y dinastías chinas a través de la música y la coreografía.
Dado que Shen Yu muestra la cultura china al público sin la influencia del PCCh, Chen dice que casi todos los teatros que han mostrado Shen Yu se han enfrentado a la presión de consultores o embajadas chinas cercanas a través de llamadas telefónicas, correo o visitas, exigiéndoles que cancelen la función.
“También tratamos de que nuestra audiencia tenga la oportunidad de experimentar el espíritu y los valores tradicionales de China”, dijo Chen. “Sin embargo, algunos de esos valores y creencias son exactamente lo que el Partido Comunista Chino ha tratado de erradicar durante décadas para poder fortalecer su gobierno”.
Citó el ejemplo de la espiritualidad y enfatizó que la civilización china siempre ha sido espiritual, citando las tres principales religiones del país: el confucianismo, el budismo y el taoísmo.
Todas estas religiones se consideran los “tres pilares de la sociedad china”, según Chen, y agregó que estas ideas han estado “profundamente arraigadas” en el sistema de creencias chino durante miles de años.
“Y ciertamente exponemos algunos de los crímenes contra los derechos humanos que el PCCh todavía está perpetrando hoy mientras hablamos”, agregó Chen.
La campaña de presión también incluye calumnias contra la empresa de espectáculos, agregó.
Muchos miembros de la compañía también han recibido visitas del grupo de seguridad nacional, y la madre de 69 años de una de las bailarinas de Shen Yu fue sentenciada a cuatro años de prisión. La madre había sido arrestada varias veces antes de eso y pasó un tiempo en centros de detención debido a su fe.
En un momento, Browde comentó que Shen Yu Performing Arts ha estado bajo vigilancia, con drones volando por encima y cámaras fuera de las entradas y salidas. El propósito es tomar fotos de las personas que entran y salen para que el PCCh pueda decir a qué familias apuntar.
Chen enumeró varios incidentes que parecen haber sido esfuerzos dirigidos a frustrar la producción a lo largo de los años.
En Ottawa en 2010, el neumático delantero de un autobús turístico de Shen Yu tenía varios cortes.
El conductor notó que la llanta parecía haber sido cortada de cierta manera para que no explotara hasta que el autobús estuviera en marcha, lo que podría haber causado que el autobús perdiera el control y lesionado gravemente a los 47 pasajeros a bordo.
Unos días más tarde, alguien cortó las llantas de otros autobuses turísticos, lo que obligó a la compañía a tener sus autobuses vigilados las 24 horas a partir de ahora cuando salgan de gira.
Browde cree que el gobierno de EE. UU. debería hablar con personas como Chen, que están en la “primera línea” de la opresión infligida a los críticos del PCCh en EE. UU.
“Porque las tácticas y la naturaleza multifacética de lo que está haciendo el PCCh aquí mismo en suelo estadounidense va mucho más allá, honestamente, de lo que el gobierno de EE. UU. entiende o es capaz de hacer en este momento”, dijo. “Y para ponerse al día, para adelantarse a esa curva, necesitan hablar con las personas a las que apuntan y son mucho más hábiles para enfrentar ese desafío”.
Oxnevad sugirió formas para que los colegios y universidades eliminen la presencia del PCCh en el campus al hacer cumplir la Sec. 117 de la Ley de Educación Superior de 1965, que contiene requisitos de información para donaciones extranjeras. También propuso una política de financiación proporcional que haría que las universidades fueran menos elegibles para el dinero de los contribuyentes estadounidenses por cada fuente de dólares extranjeros.
Enos, de la Fundación Comité por la Libertad en Hong Kong, advirtió que se ha vuelto difícil distinguir entre el PCCh y la autoridad de Hong Kong. Instó a Estados Unidos a promulgar sanciones. También hizo un llamado a países como EE. UU. para que ofrezcan refugios seguros a quienes enfrentan persecución.
China es reconocida por el Departamento de Estado de EE. UU. como un país de especial preocupación por participar en violaciones atroces de la libertad religiosa. China solo reconoce cinco religiones aprobadas por el estado (budismo, taoísmo, islamismo, protestantismo y catolicismo) y arresta regularmente a quienes participan en iglesias y congregaciones clandestinas que no se someten al control del PCCh.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí