Home / Destacadas / Silvilio Pérez: “En toda revelación que Dios nos daba, mostraba siempre que el pueblo debía arrepentirse”

Silvilio Pérez: “En toda revelación que Dios nos daba, mostraba siempre que el pueblo debía arrepentirse”

“Parte de las revelaciones que ya hoy son una vivencia, porque otras no se han cumplido, son públicas por las redes sociales (YouTube) para que el pueblo el día de hoy pueda tener esas palabras”, señaló el pastor Pérez Vivas

Dicho en palabras del pastor Silvilio Pérez Vivas: “gracias a Dios siempre ha habido un remanente en Venezuela que ha creído, aceptado y se ha puesto del lado de Dios”

(Ernesto González – Verdad y Vida).-

Dios ha usado a un grupo de hombre y mujeres consagrados para Él, con la finalidad de exponer y testificar las profecías dadas por el Señor a la nación venezolana.
Silvilio Pérez Vivas, quien no es venezolano de nacimiento, pero se desempeñó en el ministerio pastoral en una iglesia del estado Falcón, constituye por la gracia del Altísimo, este agregado de ministros, quien se remonta al  año 1986 para hablar de sus primeras revelaciones dada a él por Dios sobre Venezuela, haciendo énfasis que no entendía en aquel entonces lo que Dios le estaba manifestando sobre el país.
Pérez Vivas describe la similitud de sus vivencias en territorio venezolano con el profeta Amós, haciendo la salvedad que aún en los tiempos actuales no se considera involucrado en el ministerio profético.
«Dios nos metió, así como lo hizo con el profeta Amós —el profeta Amós no era profeta—, yo no estaba dentro de esa escala de profeta, ni aun en el presente me califico como profeta, esa palabra tiene mucho peso y responsabilidad; es más, cuando hablo lo que Dios me reveló lo digo con temor y respeto, porque cosa terrible es equivocarse en estos asuntos y tomar posesión por nuestras propias emociones, eso es peligroso espiritualmente. A mí me decían lo mismo que Amós: ¡vete de Venezuela!, que me fuera a profetizar y llevar tragedia a mi tierra, pero si Dios habla uno no puede callar, es un fuego, por más que se levanten y vengan amenazas uno no puede callar. Eso nos pasó a Ángel Hernández y a mí, a pesar de todos los desprecios dentro de los propios colegas, porque lo que más duele es cuando los colegas se interponen a lo que Dios hace por medio de uno», narró.
El pastor Pérez Vivas habla sobre el descreimiento que imperaba en la década de los 80 y 90, puesto que la lógica humana percibía incongruencia a lo que Dios decía sobre el devenir en la nación, ya que la realidad de aquel entonces en cuanto a prosperidad y riquezas era abundante.
«Lamentablemente la iglesia en ese tiempo comenzó a descuidarse y nos llevó a olvidarnos que nuestra dependencia no era de la tierra venezolana que producía, se olvidó de darle a Dios la gloria y el reconocimiento, así como también el lugar que merece en todo tiempo. En medio de la prosperidad y todas esas bendiciones, Dios comienza a tratar conmigo; dicho sea de paso, antes de tratar conmigo ya años antes habían pasado otros predicadores, evangelistas y misioneros que Dios enviada de muchos lugares del mundo a hablarle a Venezuela con una visión clara de lo que venía para la nación», admitió.
Lo que resalta una vez más y lo confirma el pastor Silvilio Pérez es el alto porcentaje de incredulidad del pueblo cristiano y más aún de los integrantes de los ministerios constituidos por Dios en Efesios 4:11-16.
«Uno de los graves problemas era que el pueblo no creía en los profetas; porque los mensajes que Dios daba eran mensajes que enfocan todo lo contrario de lo que era Venezuela. Cuando aparece un hombre de Dios con una visión y una Palabra del Señor eso causaba rebelión, y no digo rebelión dentro del mundo inconverso, porque el mundo inconverso en este particular no cuenta, lo que cuenta es la iglesia, y la primera actitud negativa nació dentro del pueblo ministerial de la iglesia. En otras palabras, la primera guerra que libraron los hombres de Dios en aquella ocasión, la libraron contra la misma iglesia y cuando digo la iglesia no hablo en sentido general, sino en un alto porcentaje», afirmó.
«Mucho pueblo de Dios se levantó en forma negativa, no había aceptación de que Dios pudiera hablar de esa manera en esos tiempos, en una nación como Venezuela con tanta prosperidad, algunos ministros me decían que era imposible que tales cosas pudieran suceder en un futuro; porque no se vislumbraba por ningún lugar de la lógica humana que Venezuela pudiera caer en lo que Dios estaba diciendo que venía para ella y que tristemente nuestros ojos hoy lo pueden ver y lo podemos vivir», reafirmó.
Destaca la existencia del pequeño remanente de Venezuela, el cual siempre ha oído, aceptado y valorado lo que Dios ha dicho y demandado a los habitantes de este país para Él.
«Gracias a Dios siempre ha habido un remanente que ha creído, aceptado y se ha puesto del lado del Señor, hoy estamos en contacto con ese remanente y el mismo es el que se ha mantenido en pie de lucha y creyéndole a Dios en todos los tiempos; ese remanente sí estuvo allí y nos abrió las puertas y estuvo a nuestro lado», recordó.
Silvilio Pérez Vivas, nos describe su testimonio con las primeras revelaciones y visiones que Dios le mostraba, enfatizando que él no entendía nada de lo que estaba percibiendo, hasta que le preguntó al Señor por el significado de las mismas y le fue develado.
«Dios me saca de mi quietud, comienza a darme en el año 1986 un sin fin de revelaciones, primero no entendía lo que estaba viendo y contemplando, porque eran tantas tragedias que Dios me mostraba, humanamente me quedaba atónito, hasta tal punto en donde le tuve que preguntar a Dios ¿qué era lo que me estaba mostrando?, era una constante cada vez que mis ojos se cerraban o doblaba rodillas, o cuando estaba tranquilo veía visiones, revelaciones en sueños, todo era trágico, Dios me mostraba un comunismo radical que venía al país, muchos símbolos, cuando consultábamos esto a los pastores era algo que chocaba contra la creencia de la iglesia, pero Dios estaba hablando y cuando Él habla es difícil callar o retener lo que nos muestra», argumentó.
Al compartir las experiencias con su consiervo Ángel Hernández, fue el momento donde se consensuó y dio por sentado realmente lo que Dios estaba revelando para Venezuela a través de sus profetas.
«En una ocasión hice contacto en la sierra de Coro, estado Falcón, con el pastor Ángel Hernández, le expliqué lo que me estaba sucediendo y fue cuando él me dijo: “eso mismo me está pasando a mí,  Dios me mostró los tres golpes”; entonces Dios nos confirmó que él y yo debíamos recorrer los estados de Venezuela y hacer notorio lo que venía para la nación, fue entonces cuando nos comunicamos con el ejecutivo de las Asambleas de Dios en Caracas y les explicamos a ellos las cosas que Dios nos estaba mostrando, recibimos un ok para hacer clamor por Venezuela y llevar el mensaje profético a la nación, de esa manera ya salimos con los permisos de las Asambleas de Dios y uniendo al pueblo de todas las denominaciones y niveles, reuníamos grandes cantidades de masas donde llevamos la Palabra; por supuesto, todo lo que Dios nos mostraba era fuerte de digerir y duro para decir y escuchar, pero era lo que Dios mostraba. Dicho sea de paso, parte de esas revelaciones que ya hoy son una vivencia, porque otras no se han cumplido, son públicas por las redes sociales para que el pueblo el día de hoy pueda tener esas palabras», señaló. (En YouTube están colgadas en videos que fueron grabados en formato de VHS).
Pérez Viva relató haber sido señalado con descalificativos como el “profeta del terror”, donde las ofensas venían apegadas al ser un extranjero buscando fama, asimismo nos explicó cómo fue su primera visión del ataúd con el tricolor nacional.
«Veía un ataúd donde la cubría por completo la bandera de Venezuela y dentro estaba un cuerpo putrefacto, le pregunté al Señor: ¿qué significa esto? Él me dijo: “eso es Venezuela, que pronto iba a caer en una mortandad y putrefacción”; Dios me decía que Él le pedía a su iglesia que clamara por el que estaba dentro del ataúd, que Él tenía la potestad de restaurarlo, levantarlo y darle vida, pero que dependía del clamor y arrepentimiento de su pueblo. En toda revelación que Dios nos daba, nos mostraba siempre que el pueblo debía arrepentirse», reseñó.
«Dios llamaba al arrepentimiento y a la humillación de la iglesia en general, a volverse a Él. Él siempre mostraba lo que venía para la iglesia y para la nación, Dios nunca dejó de decir que todo iba a ser momentáneo, que Él iba a restaurar y a dar vida, a levantar, pero iba a ser inevitable que el país pasara por todas estas revelaciones que Él estaba dando, por cuanto tenía un pueblo rebelde ante su voz. Note usted algo, a nosotros nos daban el calificativo de “los profetas del terror”, unos lo decían por detrás, otros de frente, otros me trataban con humillación: “ese extranjero negrito lo que está buscando es fama”; el diablo buscó todas las maneras de que me callara”, señaló.
En este mismo sentido, el reverendo Silvilio Pérez Vivas, rememora otra visión dada por el Altísimo a su persona, en este momento donde el pastor se encontraba exponiéndola, se quebrantó en gemidos y llantos, afirmando: “¡eso pronto va a suceder dice Jehová!”.
«Recuerdo una de aquellas revelaciones que Dios me dio, veía como un río de sangre corría por los pueblos, usted sabe que cuando llueve las aceras se llenan de agua y corre el agua por las calles, así mismo veía correr sangre, pero no solamente eso, sino que sobre aquella sangre iba flotando manchada, cubierta de sangre, la bandera de Venezuela; yo decía: “¡Dios es la nación!, ¡el símbolo patrio!, ¿Dios qué es esto?”, Dios me decía: “eso es lo que le espera a la nación pero, yo voy a rescatar a la nación”. Y vi un ángel que descendió del cielo como un rayo y tomó la bandera de Venezuela y la sacudió, y cuando la sacudió, toda la mancha y humedad de sangre que estaba en la bandera desapareció y ese ángel levantaba la bandera y la movía en lo alto».
En este momento de la descripción el revendo empezó a hablar en lenguas y en medio de gemidos y llantos exclamó: «¡eso pronto va  a suceder dice Jehová!, ¡se levantará la bandera y las naciones la verán y los pueblos la verán!, y aquel ángel levantó la bandera y aunque la sangre seguía corriendo, la bandera seguía en alto, dando a entender que desde su altura todo ojo vería la prosperidad de la nación, eso es lo que le espera a Venezuela y es lo que este remanente, debemos, incluyéndome con ustedes, aunque no soy venezolano, debemos demandar en humillación ante Dios. Él me decía en aquella ocasión, “así levantaré yo a Venezuela”; en otras palabras, lo que usted ve, será cosa momentánea, viene una gran victoria, crecimiento, prosperidad, de todo lugar la gente correrá para ver, conocer y vivir la bendición de Venezuela», aseguró.
El pastor Pérez Vivas, argumenta que todo lo que se dijo por parte de Dios para Venezuela ha tenido y está teniendo pleno cumplimiento profético; enfatizando que a pesar de estar sucediendo todo lo vaticinado por Dios al país, aun exista ceguera espiritual hacia las profecías. Apegado a esto, relató un suceso donde un pastor desacreditaba las profecías dadas a estos hombre y mujeres de Dios, incluyéndolo a él.
«Todo lo que Dios dijo en el ayer ha tenido pleno cumplimiento, es increíble que todavía haya personas, y me refiero a hombres y pueblo de Dios, que todavía en este tiempo siguen cerrados, gracias al remanente que sigue atento y está dispuesto a dar el todo por el todo en cuanto a lo que Dios haga y está haciendo, Dios sigue dando su Palabra. En una ocasión me encontraba en Chicago pastoreando, estamos hablando del año 2000, y un pastor de Venezuela muy conocido en las Asamblea de Dios, estaba conmigo en la iglesia, y hablábamos de las cosas que Dios dijo en Venezuela y le dije a él: “ya llegó el momento en la cual se va a remecer el árbol en Venezuela y todo lo que Dios dijo va a comenzar su cumplimiento”, y este pastor me respondió: “tú todavía estás creyendo que en Venezuela van a suceder las cosas que ustedes hablaron, ¡Venezuela es Venezuela!, Venezuela nunca verá el comunismo, Venezuela nunca caerá de su prosperidad, Venezuela tiene sus riquezas que provienen de ella misma, no crea en eso”. Me estaba diciendo a mí que no creyera en lo que Dios me estaba revelando, lo que le faltó decirme fue que me hablaba el diablo, porque le dije: “dejémoslo así, no entremos en discusión, esperemos en Dios”».

“No podemos esperar que se cumplan las cosas y que vengan las calamidades para creerle a Dios”

«Posteriormente cuando pasaron los años y cuando se reveló el expresidente con sus maldades a la nación, y el comunismo alzó su bandera, ese pastor me llamó de Venezuela llorando y pidiéndome perdón, me decía “perdóname Vivas, perdóname por mi ignorancia, tan pronto pisé mi tierra todo lo que dijiste comenzó a suceder”. Ese pastor me pidió perdón como muchos otros me llamaron pidiendo perdón, diciéndome que Dios sí había hablado, pero no podemos esperar que se cumplan las cosas y que vengan las calamidades para creerle a Dios», agregó.
Cabe destacar que el pastor Silvilio Pérez Vivas, aclara que, así como la mente humana veía imposible que aconteciera para el país lo que está en pleno desarrollo, asimismo la mente humana ve imposible la restauración y florecimiento de la Nueva Venezuela, sin embargo, desde la posición de Dios no existen imposibles.
«En aquel entonces Dios hablaba del juicio que venía, hoy Dios está hablando del levantar de Venezuela, y aunque en nuestra mente humana sea imposible, nosotros, los que tenemos la visión y le creemos a Dios junto con este remanente, creemos que va a suceder. La Venezuela que muchas generaciones no vivieron, la van a vivir duplicada, en cuanto a la prosperidad de la nación, eso viene y va a suceder, no solamente en lo económico, sino en lo espiritual, eso traerá que los ojos de la misión del mundo en Cristo Jesús, miren y corran a Venezuela, verán hombres y mujeres de Dios de todo lugar que vendrán a restablecer espiritualmente a Venezuela, de todos los extremos: norte, sur, este y oeste correrán a Venezuela como ríos, su prosperidad y crecimiento en tanto a lo económico y espiritual será repentina, Dios nos  mostraba los juicios y la solución para Venezuela», ratificó.
En cuanto a los destinos gubernamentales de la nación venezolana, clarificó que Dios particularmente a él no le ha mostrado nada, no obstante, deduce que Dios usará un hombre conforme a su corazón.
«Nunca me ha mostrado particularmente nada, es de suponer que Dios ha de escoger un hombre que le tema y le oiga a Él, Dios da los gobernantes según el pueblo lo necesita para la época y la ocasión; en estos momentos Dios ha dado a estos gobernantes para cumplir su propósito, pero he de entender que cuando esto cambie, Él va a traer un hombre conforme a su corazón», concluyó.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Secuestradores liberan a 2 de los 17 misioneros secuestrados en Haití

La organización Christian Aid Ministries emitió un comunicado el domingo diciendo que no podía dar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *