Home / Opinion / Consecuencias de tener al Espíritu Santo contigo, Otoniel Font

Consecuencias de tener al Espíritu Santo contigo, Otoniel Font

Cuando una persona tiene una relación con el Espíritu Santo, se da cuenta de que el poder del Espíritu Santo es algo que el mundo no puede detener

/ Freepik

Tener una relación con el Espíritu Santo, va más allá del ámbito espiritual, porque las consecuencias que tiene son tan positivas para tu vida que se nota en cada ámbito. Pero debes hacer una única tarea, creer, creer en su poder.
Así que lo primero que yo quiero que tú entiendas es que la obra del Espíritu Santo te va a dar confianza en tu vida como nunca antes. Vas a caminar con una seguridad poderosa, por eso necesitas tener una relación con Él. Porque cuando Él te hable, te va a decir: “Tranquilo, papi, él es el dueño del oro y de la plata. Eso aparece, ve allí y pide de allí. Atrévete a decir: ‘Pero, Señor, ¿cómo?’. Atrévete, ve allí, Yo voy contigo. Yo soy el que voy a hablar, Yo soy el que te voy a respaldar, Yo soy el que voy a decir”. Atrévete a tomar esa decisión.
Tú te vas a dar cuenta de que una persona que está llena del Espíritu comienza a caminar con una seguridad y una confianza como nunca antes en su vida.
Número dos: cuando una persona tiene una relación con el Espíritu Santo, se da cuenta de que el poder del Espíritu Santo es algo que el mundo no puede detener. No hay nada que el mundo pueda hacer para contrarrestar el poder del Espíritu Santo, ni aún tú mismo en una dimensión. Porque el espíritu puede tener autoridad sobre las lenguas y sobre tu comportamiento en el servicio o en el culto, pero cuando el Espíritu Santo dice que va a hacer algo, lo va a hacer.
Y yo sé que cuando entramos en estos temas para alguna gente es complicado, pero el día que Dios puso sus ojos sobre tu vida y dijo que tú serías salvo, no hay nada que te detuviera ni que lo detuviera, Él te persigue y no importa cuán lejos tú corras, allí está Él. Allí te busca, allí te saca y cambia tu vida para siempre. Porque ni tú mismo lo puedes detener.
Cuando nosotros miramos Ezequiel capítulo 37, ¿qué es lo que pasa? El profeta está parado frente a los huesos secos y el Señor dice: “Háblale a los huesos”. Él no fue consultor con el pueblo de Israel, él no le dijo: “Muchachos, ¿ustedes creen que hoy pueden oír un mensaje y llenarse de fe y venir aquí y vamos a llenar?”. No, “háblales a los huesos y mira cómo yo tomo esos huesos y los pongo derecho. Se acabó.
Y ahora háblale al Espíritu y ahora viene espíritu sobre ellos, porque tienes que hablarle tú, porque ellos dicen que están destruidos. Ellos dicen que no son nada, pero diles a ellos que yo digo que esto es lo que ellos son, esto es lo que ellos son y se van a poner de pie.
Hay un pacto condicional y uno incondicional en nuestras vidas. El incondicional es cuando Dios dice a alguien: “Te voy a bendecir, te voy a prosperar”. Tú no tienes que hacer nada, no es que no tienes que hacer nada para prosperar, es que no importan tus decisiones: Dios va a cumplir su palabra. ¿Cómo lo sé? Porque a Jacob se lo dijo: “Le dije, le juré a tu papá y a tu abuelo que los iba a prosperar y que te iba a prosperar a ti”.
A veces queremos hacer tan grandes a los hombres que los hacemos dioses. Óyelo bien: tus decisiones no van por encima de la decisión de Dios. Siempre la gente habla del libre albedrío, que poderosas son tus decisiones, que tienes poder sobre tu destino. Mira, hermano, tú no tienes poder sobre tu destino para nada. El destino tuyo está en las manos de Dios, que Él es el que dice lo que va a hacer, cómo Él va a hacer, cómo Él quiere hacer. Tú lo que tienes es que tener esa relación con Él, punto y se acabó. Yo sé que eso está duro de tragar, pero otro día lo estudiaremos mejor.

Otoniel Font
Pastor, escritor y conferencista

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *