Cristo revelado en medio del desastre en Turquía

0
13
La limpieza de los restos de un edificio derrumbado, Diyarbakır, Turquía / Wikimedia

“Cientos han escuchado el evangelio. Decenas han creído y ahora, gracias a la ayuda, incluso los turcos se encuentran con Jesucristo”

La limpieza de los restos de un edificio derrumbado, Diyarbakır, Turquía / Wikimedia

(Christian Aid).-

Las oportunidades en Turquía para compartir a Cristo tanto con los refugiados sirios como con los turcos están surgiendo incluso aparte de las conversaciones evangélicas que tienen lugar con las víctimas de los devastadores terremotos de febrero.
Los dos terremotos que azotaron Turquía el 6 de febrero, los más mortíferos desde 526 d.C dentro de lo que ahora son las fronteras del país, fueron seguidos por otros que destruyeron más edificios y vidas el 20 y 27 de febrero. Los terremotos dejaron a cientos de miles de turcos viviendo como refugiados en su propio país y agravaron el sufrimiento de los refugiados de Siria.
Los trabajadores nativos dieron un paso adelante con alimentos, agua y mantas para los turcos que se quedaron sin hogar mientras atendían a los refugiados sirios repentinamente privados de electricidad, proporcionando mantas, calcetines y otra ropa de abrigo. También proporcionaron calor espiritual cuando se acercaron a las víctimas para orar por ellas.
Esos esfuerzos han llevado a oportunidades del evangelio, pero los obreros del ministerio estaban viendo crecer tales aperturas incluso aparte de los desastres. Un refugiado sirio que recibió ayuda, aceptó a Cristo y comenzó a trabajar con un ministerio nativo que distribuía ayuda recibió recientemente una llamada a las 10 p.m. de uno de sus compatriotas: un refugiado que había llevado a su hijo enfermo a la sala de emergencias de un hospital.
“Quería que yo también fuera al hospital”, dijo el trabajador, y agregó que asumió que el refugiado necesitaba que tradujera. “Dijo que el médico quería reunirse conmigo. Estaba sorprendido y un poco preocupado por qué el médico me llamaría”.
Cuando el trabajador fue al hospital, se sorprendió de que el médico lo saludara tan respetuosamente, ya que muchos turcos han llegado a despreciar a los sirios en medio de la afluencia de refugiados, dijo.
El médico le dijo: “Usted había distribuido agua limpia para estos niños sirios, pero el agua se ha ido y ahora están bebiendo agua de pozo. Debido a esta agua de pozo, muchos niños se están enfermando. Por favor, traigan más agua limpia para ellos”.
Los temores del trabajador se desvanecieron y le aseguró al médico que traería más agua, dijo.
“Cuando estaba a punto de salir de la habitación”, dijo, “el médico me dijo: ‘Los cristianos están brindando este apoyo, ¿no es así?’”.
El trabajador le respondió: “Sí, y yo también soy cristiano”, y le explicó por qué se había hecho cristiano y por qué los cristianos ayudaban a los refugiados.
Cuando su conversación llegó a su fin y el trabajador se iba, el médico le preguntó en voz baja: “¿Tienes un Nuevo Testamento turco contigo?”.
Llevaba uno con él y le dijo al médico: “Déjame dártelo”.
El líder del ministerio nativo dijo que este incidente lo alentó mucho.
“Durante años nos han apoyado y a través de su apoyo, miles han visto el increíble amor del Señor Jesús”, escribió a Christian Aid Mission. “Cientos han escuchado el evangelio explicado claramente y han tomado y leído la Biblia. Decenas han creído y ahora, gracias a su ayuda, incluso los turcos se encuentran con Jesucristo”.

AMOR INIGUALABLE

Si bien los niños refugiados han dado la bienvenida a los trabajadores humanitarios durante mucho tiempo, sus actitudes hacia Cristo no siempre han sido tan cálidas, pero eso está cambiando.
“Los niños aquí están conociendo al Señor Jesús con más amor y respeto”, dijo el líder del ministerio. “Vienen a Él con corazones puros llenos de amor por Él. Al mismo tiempo, cuando complacemos a los niños, las familias también son felices”.
Las familias de refugiados estaban especialmente agradecidas por los artículos de socorro cuando llegó el primer frío amargo del invierno. Las madres lloraban mientras pedían mantas, ropa, fórmula para bebés y agua limpia, mientras que los ancianos pedían analgésicos, dijo el líder del ministerio.
“A través de su apoyo, Dios está bendiciendo y proveyendo para todas sus necesidades”, dijo.
Para aquellos que muestran interés, la ayuda viene con Biblias en árabe y otros recursos del evangelio, y los trabajadores también oran por aquellos dispuestos a recibirla.
“A través de su apoyo, estamos ayudando a los refugiados, encontrando oportunidades para presentarles el amor incomparable de Cristo y orando para que el evangelio sea escuchado y aceptado”, dijo el líder. “Su apoyo está ayudando al testimonio y evangelismo de la iglesia. Estamos eternamente agradecidos por todos ustedes”.◄

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí