Cuida lo que tienes

0
2
Cuida lo que tienes, y si es tu llamado, cuídalo más / Freepik

Es fácil descuidar algo cuando las motivaciones cambian, cuando otra cosa llama la atención o cuando ya no le damos el mismo valor

Conocido es el dicho, “el que no cuida lo que tiene, a pedir se queda”. Y aquel que advierte que “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. En este sentido es seguro que las pérdidas son abundantes —tanto objetivas como subjetivas— debido a que, como “nadie escarmienta en cabeza ajena”, muchos aprenden muy tarde esta verdad.
En la vida cristiana sucede igual. Es como si la luz no terminara de iluminar el oculto rincón donde yace esa inexplicable necedad que debilita el consejo divino originándose nuevas y lamentables pérdidas. Es por esta debilidad que Pablo —por previsión más que por negligencia—, le dirige a Arquipo una solitaria admonición al final de su carta a los Colosenses: “Cuida el ministerio que has recibido del Señor para que lo cumplas” (Colosenses 4:17). En ella hallamos tres claros elementos. Uno, debía ser cuidadoso. Es la apelación a la responsabilidad personal. Dos, debía darle valor a su servicio porque lo había recibido del Señor, y tres, debía cumplirlo dedicándole el tiempo necesario.
Es fácil descuidar algo cuando las motivaciones cambian, cuando otra cosa llama la atención o cuando ya no le damos el mismo valor. El militar británico y fundador del movimiento Scout, Robert Baden Powell escribió: “Jamás se fracasa tratando de cumplir con el deber, y sí cuando se descuida”. Esto nos recuerda la exhortación dirigida a Timoteo animándole a no descuidar el don que se le había dado (1ª Timoteo 4:14 y 6:20).
Mucho son los descuidos y el deterioro que por esta causa sufren las relaciones, la familia, la espiritualidad, la vida personal, el trabajo y los ministerios que Dios ha dado. “Cuidar es querer” decíamos antes, ¿por qué no hacerlo vigente hoy?
Amigo, cuida lo que tienes, y si es tu llamado, cuídalo más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí