Home / Opinion / El anticristo que vendrá… Fernando Regnault

El anticristo que vendrá… Fernando Regnault

Aunque el anticristo engañará al mundo entero, su principal objetivo es engañar a Israel, será recibido por muchos judíos, que abandonarán el pacto con Dios

/ Freepik

“El cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” (2ª Tesalonicenses 2:4).
Muchos falsos cristos, han estado apareciendo a lo largo del tiempo de la iglesia, han hecho mucho daño, sobre todo a los que desconocen la Palabra de Dios. Ahora bien, como dice la Biblia, un falso cristo, es alguien que trata de hacerse pasar por el Cristo verdadero, con engaños y señales mentirosas.
Hoy el diablo promueve la idolatría, como un acto de rebeldía contra Dios, pero cuando esté aquí el anticristo, en los segundos tres años y medio de la gran tribulación, se opondrá contra todo culto, y todo tipo de idolatría. Dice así: “se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto”. Porque dirá que Jesús era un impostor, que él es el verdadero mesías, que él es el verdadero Dios, y nadie ni nada debe ser adorado, sino él. Por esto exigirá la adoración, que la Biblia enseña que solamente se debe dar a Dios, este personaje perseguirá con violencia y muerte, todo culto que no sea para él.
Tiene que ser así, porque los judíos rechazan a Jesús como Mesías, Jesús profetizó que, el anticristo vendría en su propio nombre, no en el del Padre celestial, y sería aceptado por Israel, veamos: “Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis” (Juan 5:43).
Es que, aunque el anticristo engañará al mundo entero, su principal objetivo es engañar a Israel, será recibido por muchos judíos, que abandonarán el pacto con Dios. Los judíos pidieron señales a Jesús, y el Señor no se las quiso dar, pero el anticristo tendrá un personaje, el falso profeta que hará muchas señales, y ellos le seguirán por las señales y no por lo que enseñe.

SERÁ TIEMPO DE ANGUSTIA

“En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro” (Daniel 12:1).
El profeta Daniel nos habla de los últimos tiempos, y lo hace con palabras similares a las que usó Jesús, en referencia a la Gran Tribulación, diciendo: “será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces”. Será tan fuerte la opresión sobre Israel, que Dios tendrá que mandar al arcángel Miguel, para defender y sostener a Israel. En varias partes de la Escritura dice, que es el arcángel Miguel la autoridad designada para Dios para proteger al pueblo de Israel.
El propósito del diablo es destruir a Israel, para que Dios no pueda cumplir sus promesas a Abraham y para que todas las otras promesas hechas a Israel no se cumplan. Pero cuando Dios promete, cuando el Señor abre una puerta, nadie la puede cerrar. Así que podemos ver, que a pesar de las infidelidades de Israel, allí está Miguel defendiendo a ese pueblo. Que si puede ser tocado por sus enemigos, es por su rebeldía e infidelidad, pero Dios tiene allí un remanente fiel. Podrán ser tocados, pero nunca más serán derrotados, ni nunca más nadie los sacará de esa tierra que Dios les dio como herencia perpetua.
Israel ve a la iglesia de Jesucristo con celos, no les caemos bien a los ortodoxos, porque a vista de ellos nos hemos apoderado de su herencia. Hablamos de los personajes del Antiguo Testamento como nuestros antepasados, decimos que Abraham es nuestro padre, y ellos rechazan fuertemente a Jesús. Pero la Iglesia los ve con amor, porque sabemos que ellos tienen un velo que les impide ver la Verdad de Dios, la Iglesia los apoya y clama a Dios por Israel.
¡Dios te bendiga!!!

Fernando Regnault
Maestro de la Palabra
www.abcdelabiblia.com

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (31 y 32), Vladimir Martínez

Negamos que Dios desee que el gobierno civil redistribuya la propiedad tomándola del rico para …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *